Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Biocombustible, energía del futuro

En una estrategia de crecimiento sustentable, el aparato productivo exige una oferta de más energía a mejores precios.

Y en función de la actual matriz energética del país, el autor sugiere el uso de los biocombustibles, renovables y ecológicos. Para lograrlo propone una estrategia integral de largo plazo sobre la producción de ese tipo de combustibles.

Es imposible mantener y aumentar la producción de bienes y de servicios sin el uso, directo o interrelacionado, de una cada vez mayor cantidad de hidrocarburos y/o sus derivados, de electricidad en sus diversas formas de generación, y de otras fuentes energéticas.


Los componentes de la matriz energética del mundo tienen hoy dos cualidades que son ya críticas en el presente y se agravan en el futuro inmediato. Una de ellas el agotamiento del stock (en términos físicos o económicos) de los hidrocarburos en un período impreciso pero de cumplimiento seguro; y la otra es el fuerte efecto que producen en la contaminación del ambiente.

Así, resulta prioritario, para la calidad de vida del hombre y por encima de los racionales intereses económicos, encontrar energías alternativas que reúnan las condiciones de ser renovables y no contaminantes.

Esta situación está presente cuando observamos la actual matriz de la oferta de energía primaria de nuestro país, que está compuesta de la siguiente manera: petróleo: 39%; gas natural: 47%; carbón mineral: 1%; hidroelectricidad: 6%; energía nuclear: 2%; biomasa: 5%.

Por otra parte, las estimaciones oficiales sostienen que la relación reservas/producción de petróleo está en torno a los 9 años; y la relación reserva/producción de gas natural cercana a los 12 años.

Los actuales proyectos del Poder Ejecutivo, para implementar regímenes promocionales para la exploración y explotación de hidrocarburos; y de creación de recursos para la formación de fideicomisos destinados a obras de infraestructura de gas y de electricidad; así como los fondos fiduciarios para el transporte eléctrico federal (Ley 24065) y para atender inversiones en transporte y distribución de gas (Decreto 180/2004), y los programas de los presupuestos anuales de la administración nacional, son acciones válidas, aunque solo para la matriz energética actual y el mediano plazo.

Por esto, deberíamos plantearnos dentro del marco de las denominadas "políticas de Estado", la formulación de programas integrales y armónicos para el desarrollo de nuevas fuentes de energía y de combustibles, que sean factibles natural y económicamente. Y especialmente con las características de ser renovables y no contaminantes.

Hasta ahora, aunque de manera inorgánica, se realizaron acciones para el desarrollo, aplicación y uso de la energía eólica, solar y de biocombustibles. Pero los resultados son poco significativos.

 

Estrategia integral

El decreto 1396/2001 declaró de interés nacional la producción y comercialización de biodiesel de origen vegetal, tanto como combustible puro como para ser mezclado con otros de origen mineral. La norma contempla incentivos impositivos y estabilidad fiscal para el fomento de las inversiones en la producción y comercialización de biodiesel, también hay beneficios para el almacenaje y obras complementarias.

Otro decreto, 548/2003, introduce la alconafta en el reglamento de la ley 23.966 de impuestos a los combustibles, con un tratamiento impositivo diferencial para incentivar su uso.

En ambos casos los objetivos propuestos han sido limitados y tal como esta planteado su desarrollo, no existen posibilidades de ampliar los resultados. En el marco de una "política de Estado" se hubiera avanzado más.

Por eso insistimos en que debemos formular una estrategia integral de largo plazo, mediante un plan nacional de promoción y desarrollo de la bioenergía. Debería integrar armónicamente programas de nuevas fuentes de energía (eólica, solar) y de combustibles alternativos (biogás, biodiesel, bioetanol), para complementar y sustituir gradualmente la composición de la actual matriz energética nacional.

Y no debemos omitir las posibilidades que nos puede brindar el Protocolo de Kyoto, con respecto de los mecanismos de desarrollo limpio. Habrá que evaluar, además, la utilización de todos los insumos alternativos y no sólo de los más conocidos y de producción masiva. En este sentido, la participación del INTA y de otros organismos de investigación científico-técnica, son imprescindibles para conocer las cualidades del cártamo, la colza, el girasol, el maíz, la remolacha, la caña de azúcar, los desechos orgánicos, los residuos vegetales, entre otros, así como también de la silvicultura, y especialmente la incorporación de tierras marginales o sin explotar.

Seamos eficientes en incentivar y promover con las herramientas fiscales existentes, el desarrollo de nuevas regiones productivas, ampliarlas orgánicamente y no limitarnos exclusivamente a la facilidad de la pampa húmeda, la que ha logrado un alto nivel de productividad y que ahora debería constituirse en la principal fuente de materia prima para ampliar significativamente el desarrollo de la industria nacional de agroalimentos, y de otras manufacturas de origen agropecuario.

Utilizar esas materias primas con otros destinos, provocaría la perdida de productividad de la creciente industria agroalimentaria y de manufacturas de origen agropecuario.

Por todo lo anterior, consideramos necesario un replanteo del actual proyecto de biocombustible que está en el Congreso. El Estado debe convocar a un gran debate —con la participación de los organismos científicos y técnicos pertinentes y de todos los sectores económicos y no económicos relacionados con la energía—, y a partir de eso formular una estrategia integral de largo plazo sobre la producción de biocombustibles renovables y no contaminantes.

Por: Juan Carlos Tomasetti. ECONOMISTA. INSTITUTO ARGENTINO DE SERVICIOS PUBLICOS.

Fuente: clarin.com

 

La producción de biocarburantes creció más de un 25% en Europa durante 2004

En 2004, se produjeron 2.424.440 toneladas de biocarburantes en la UE, lo que supone un 25,7% más que en 2003 (incluidos los nuevos Estados miembros). Casi un 80% de esa producción corresponde a biodiesel y el resto es bioetanol, según datos del Barómetro de EurObser’ER.

4 de julio de 2005

La Unión Europea es la principal región mundial con un sector de biodiesel propio. Cuenta con 11 países productores desde 2004, gracias a la incorporación de tres países entre los nuevos Estados miembros (la República Checa, la República Eslovaca y Lituania). La producción se ha acercado a los 2 millones de toneladas, frente al millón y medio producidas en 2003.

El mayor crecimiento entre los años 2003 y 2004 se ha producido en España, que ha pasado de 6.000 a 13.000 toneladas. No obstante, estamos muy lejos de países como Alemania, Francia o Italia, que en 2004 produjeron 1.035.000, 348.000 y 320.000 toneladas, respectivamente.

 

Bioetanol

Durante el año 2004, la producción de etanol destinado a biocarburante para automóvil aumentó de 424.750 a 491.040 toneladas; es decir, hubo un crecimiento del 15,6 %. España, Francia y Alemania no consumen directamente el bioetanol, sino que lo transforman en ETBE (5 etil ter-butil eter), compuesto a partes iguales por etanol y un derivado del petróleo, el isobutileno. El ETBE se usa como aditivo de las gasolinas e incrementa el número de octano.

España lidera la producción de bioetanol y de ETBE en la UE, con 194.000 toneladas y 413.000 respectivamente, muy lejos del segundo productor que es Francia. El grupo español Abengoa es el fabricante más importante de bioetanol de la Unión, con una producción de 226.000 toneladas, y es el quinto de Estados Unidos, con una producción de 325.000 toneladas.

 

18 millones de tep para 2010

Si comparamos la tendencia actual y los objetivos de la Comisión Europea, parece que el objetivo del Libro Blanco para 2010 (18 Mtep) –que corresponde aproximadamente con la Directiva europea sobre biocarburantes (5,75 % en el sector de los transportes para 2010)–, no se alcanzará. Teniendo en cuenta el desarrollo actual, el Barómetro de EurObser’ER estima una producción de 2,8 millones de tep en 2005 y de 9,4 millones de tep en 2010.

Sin embargo, la situación puede evolucionar muy rápidamente. La puesta en marcha de industrias de biocarburantes en otros países de la UE, como en el Reino Unido, Portugal, Bélgica, Finlandia, la República Checa y otros, asociada a la supresión del trámite de autorización en países como Francia e Italia, pueden permitir a Europa alcanzar los objetivos fijados. El potencial está ahí y la industria de los biocarburantes está lista; el resto es cuestión de voluntad política.

Más información:
www.energies-renouvelables.org
www.eufores.org

 

Otras fuentes

ENEL y ENAP se unen para desarrollar la geotérmica en Chile

La Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) de Chile y el Ente Nazionale per l’Energia Elettrica (ENEL) de Italia han suscrito un acuerdo que permitirá el desarrollo de proyectos de exploración y producción de recursos de geotermia en la zona centro-sur del país andino

10 de abril de 2005

El acuerdo establece la creación por parte de ambas empresas de una nueva sociedad –Empresa Nacional de Geotermia– con un reparto de las acciones en el que Enel tendrá el 51% y Enap el 49%. El objetivo de la nueva sociedad es desarrollar 300 MW geotérmicos.

Las primeras exploraciones comenzarán en breve en las regiones Calabozo y Chillán, ambas ubicadas en la precordillera sobre los 1.200 metros de altitud. Si los resultados son positivos, las plantas podrían empezar a construirse en 2006 y la producción se iniciaría cuatro años más tarde.

Este acuerdo ha sido posible después de que el gobierno chileno aprobara en enero de 2000 la ley de Concesiones de Energía Geotérmica, y permite a ENAP retomar una actividad que ya había iniciado a comienzos de los años 90.

Además de la primera compañía eléctrica del país, ENEL es líder en el desarrollo de recursos geotérmicos para generación de electricidad en Italia, con 700 MW instalados .

Más información
www.enel.it
www.enap.cl

 

 

El Gobierno Vasco y el EVE construirán en Mutriku una central para aprovechar la energía de las olas

La construcción de un nuevo puerto en la localidad guipuzcoana de Mutriku ha sido la excusa perfecta para proyectar una central que estará completamente integrada en el nuevo dique y permitirá producir electricidad a partir del oleaje marino.

2 de febrero de 2005

La planta se instalará en la zona exterior del nuevo dique de abrigo que se construirá en el puerto de Mutriku (Guipúzcoa). Tendrá una potencia de 480 kW y se calcula que la energía generada anualmente será de 970 MWh, lo que supone evitar la emisión a la atmósfera de, aproximadamente, 1.000 toneladas de CO2.

El Departamento de Transporte y Obras Públicas del Gobierno Vasco se encargará de la obra civil mientras que el Ente Vasco de la Energía (EVE) se ocupará de la instalación energética. La inversión total estimada ronda los 3,5 millones de euros.

Columna de agua oscilante

La tecnología utilizada, de la empresa escocesa Wavegen, se denomina columna de agua oscilante (OWC), la más madura para el aprovechamiento energético de las olas. Llevará una configuración multiturbina de 16 unidades cámara-turbina, para una mejor integración de la planta en el dique. En todo el mundo hay dos instalaciones prototipo de estas características, una en Escocia y otra en las Islas Azores. La de Mutriku será la primera que cuente con más de una turbina.

El funcionamiento de una instalación OWC “es sencillo e inocuo para el entorno”, aseguran en el EVE. “Cuando llega una ola la lámina de agua asciende por el interior de las cámaras comprimiendo el aire que hay en el interior y expulsándolo a través de una pequeña apertura superior. Esto hace que el aire comprimido salga a gran velocidad, provocando el giro de las turbinas. Por tanto, es el propio aire comprimido el que acciona las turbinas.

Cuando la lámina de agua desciende crea un vacío en el interior de la cámara succionando aire a través de la apertura superior, impulsando nuevamente las turbinas, que giran en el mismo sentido independientemente de si el aire es expulsado o succionado”.

En Santoña (Cantabria) se está construyendo otra central de oleaje de 1.250 kW promovida por Iberdrola, que utiliza una tecnología de boyas completamente distinta (ver información).

5 MW en 2010
La intención del EVE es contar con 5 MW instalados en centrales de olas para 2010, lo que exigirá una inversión de 15 millones de euros hasta esa fecha. De los cuatro posibles aprovechamientos que se conocen de la energía del mar –energía de las mareas, energía térmica oceánica, energía de las corrientes y energía de las olas– Euskadi no presenta condiciones apropiadas para los tres primeros. “Sin embargo los desniveles de mareas inferiores a 5 metros y un flujo de energía del orden de 30 kW/m de media anual que se registran en Euskadi, hacen factible el aprovechamiento de la energía de las olas mediante tecnología OWC.

Más información:
jrepelde@eve.es
www.eve.es


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional