Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Biodiesel: sustituye al gasoil y es más ecológico

Puede fabricarse a partir de aceites vegetales o grasas animales en pequeña escala y bajo costo

Un grupo de automovilistas canadienses y alemanes anunciaron que intentarán unir Alaska y Ushuaia en 16 días. Hasta aquí no son los primeros ni los únicos, pero hay un detalle que caracteriza la aventura: los vehículos usarán biodiesel. Pero,

¿qué es el biodiesel?

"El biodiesel es un combustible renovable que reemplaza al gasoil. Se elabora a partir de cualquier aceite vegetal virgen o usado, o de grasas animales.

"Su energía específica es ligeramente menor que la del gasoil, pero su elevada lubricidad compensa esta diferencia. Por eso el rendimiento energético de ambos combustibles es esencialmente el mismo", afirma Ricardo Carlstein, titular de Biofuels SA.

En otras palabras, el biodiesel, que químicamente se denomina alcoholester de ácido graso, se produce a partir del aceite de palta, almendro, palmera, girasol, soja o cualquier otro vegetal, de allí la importancia que tiene para nuestro país.

El proceso químico para elaborar el biodiesel es muy sencillo: se reduce a reemplazar la molécula de alcohol pesado que contienen los aceites y las grasas por una de alcohol liviano.

El resultado es un combustible que sustituye al gasoil producido a partir del petróleo, puede mezclarse en cualquier proporción con éste o utilizarse puro. Es importante aclarar que el biodiesel, como su nombre lo indica, sólo sirve para motores gasoleros, que se caracterizan por realizar el encendido por compresión y no por la chispa de una bujía, como en el caso de los motores de nafta.

Ventajas ecológicas

¿Tiene ventajas el biodiesel sobre el gasoil? Según los expertos, además de partir de recursos renovables, se caracteriza por su altísima lubricidad, lo que prolonga la doble la vida útil del motor.

Esto lo hace, también, mucho más ecológico que el gasoil, que alcanza su calidad de lubricación mediante el azufre que contiene, por lo que produce más contaminación y, en algunos países, impide la utilización de los motores diesel equipados con los modernos filtros de partículas.

Además, el biodiesel no genera lluvia ácida ni posee compuestos cancerígenos. Es ciento por ciento biodegradable y su toxicidad es inferior a la de la sal de mesa. Es más, la combustión de biodiesel genera un olor similar al de las galletitas dulces o al de las papas fritas.

Desde el punto de vista mecánico, reduce la formación de carbón en el motor y tiene un número de cetanos, unidad que mide la calidad de ignición del combustible, un 10% mayor que el gasoil.

La reducción de los elementos contaminantes, regulados por las normas Euro, es considerable. Así, con el biodiesel las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y dióxido sulfuroso (SO2) se reducen un ciento por ciento. Las de hollín, entre 40 y 60%, y las de hidrocarburos de 10 a 50%, igual que las del temido monóxido de carbono (CO).

Litros por hectárea

La cantidad de biodiesel por obtener depende directamente del aceite vegetal que se utilice para su producción.

Concretamente, los litros de combustible por hectárea varían según el cultivo de que se trate. Así, por ejemplo, el algodón rinde 270 litros; la soja, 420; el arroz, 770, y el girasol, 800 litros, por mencionar vegetales comunes en la Argentina.

Pero otros cultivos rinden aún mucho más, como la colza, que entrega unos 1100 litros por hectárea en Canadá; el aguacate, 2460 litros; el coco, 2510; el cocotero, 4200, y la palma, que puede aportar 5550 litros.

Pero los vegetales no constituyen la única materia prima de la que se extrae biodiesel, hay otras mucho más curiosas.

"En El Calafate, Santa Cruz, hay una flota de quince Land Rover propiedad de Máximo Maratta que consumen desde hace más de un año el biodiesel que él mismo produce a partir del aceite que los hoteles y restaurantes de esa localidad tiran a la cloaca. Le solucionó un problema a la Municipalidad, porque las cañerías se tapaban y él fabrica biodiesel a costo casi cero", cuenta Carlstein.

Producción en escala

Hasta ahora, la producción mundial de biodiesel siguió el ejemplo de la industria del petróleo, con instalaciones centralizadas de gran tamaño. Pero, en realidad, este modelo no es necesario para el biodiesel, que puede ser producido localmente en pequeña escala, con variados insumos y sin la utilización de tecnologías complejas ni grandes inversiones.

Un equipo tipo como los que ilustran estas páginas, capaz de producir entre 100.000 y 200.000 litros por año, cuesta unos 10.000 euros (unos 36.800 pesos), mientras que uno más grande, para producir entre 200.000 y 400.000 litros anuales, tiene un precio que ronda los 15.000 euros (55.200 pesos).

Pero, ¿cuánto cuesta un litro de biodiesel? "En el peor de los casos, esto es, sin utilizar el glicerol que también queda del proceso de fabricación (se usa en desengrasantes, alimentos balanceados para animales, aceite soluble para máquinas herramientas, garrapaticidas y otros elementos) a los productores agrícolas de Buenos Aires, Santa Fe, Chaco y Entre Ríos que lo fabrican les cuesta entre 0,90 y 1 peso por litro", afirma Carlstein.

"El biodiesel es una realidad, no algo a futuro -continúa-. Soy de la opinión que en los próximos 20 años la producción de este combustible generada en plantas pequeñas y medianas geográficamente dispersas alcanzará un volumen de producción similar al originado en unidades centralizadas."

Los combustibles alternativos, como el biodiesel, vienen marchando a pasos agigantados. Más eficientes y ecológicos que los fósiles.

Inversión a futuro

Planta de producción de biodiesel en gran escala

El último 9 de diciembre, el director General de Repsol YPF para la Argentina, Brasil y Bolivia, Enrique Locutura, anunció en Ensenada, Buenos Aires, una inversión de 30 millones de dólares para la construcción de una planta de última tecnología para producir biodiesel, la que comenzará a construirse en 2006.

En el mismo acto, Locutura inauguró el Centro de Investigación de Biocombustibles de la empresa, que funcionará en el remodelado Centro de Tecnología Argentina (CTA), en el Polo Petroquímico Ensenada.

En dicho Centro de Investigación de Biocombustibles se procede a la identificación de materias primas y su caracterización, de modo de monitorear la constancia de las cualidades de los aceites vegetales, se realiza la evaluación del comportamiento del producto obtenido y se efectúan ensayos en bancos de motores para analizar performances, consumos y emisiones.

La compañía producirá, en principio, biodiesel combinando gasoil tradicional con aceites vegetales (soja, girasol).

Una vez en marcha (finales de 2007), la planta permitirá alcanzar una producción superior a las 100.000 toneladas anuales de biodiesel.

Fuente: www.lanacion.com.ar/

LE LLUEVEN OFERTAS

Exitosa Oil Fox, la pequeña empresa argentina que exporta un millón de…
… litros de biodiésel por mes a Alemania, negocia otro contrato millonario, ahora con Ucrania, mientras recibe una lluvia de ofertas de inversión.

"Ahora nos llueven las propuestas para invertir en nuestra empresa", reveló a Télam Jorge Kaloustian, presidente de la compañía.
El repentino interés en un proyecto que en 2002 estuvo a punto se clausurarse y fue sostenido a pérdida, se debe al resonante contrato que Oil Fox firmó hace dos semanas para exportar a Alemania, la primera venta al exterior de biodiésel argentino.

"Son un millón de litros mensuales, pero en realidad ellos querían diez millones, y me piden que aumente los despachos lo antes posible", reveló Kaloustian.
Los europeos están ávidos de biocombustibles porque la legislación de la Unión exige su uso creciente mezclados con nafta o gasoil y, en el caso del biodiésel, la producción europea de las oleaginosas que son su materia prima -en este caso colza- no puede aumentar al mismo ritmo.

"Los compradores llegaron a la Argentina, dada la gran cantidad que se produce aquí de soja, otra oleaginosa, después de haber estado en China, Malasia, Indonesia, Brasil y Estados Unidos, pero no conseguían buen precio ni las cantidades y calidad requeridas", relató el empresario.

Kaloustian aseguró que sus visitantes se sorprendieron de que aquí se reunieran todas las condiciones, "incluidas 25 de las 26 exigencias técnicas alemanas, muy rigurosas".

"Cuando después de unos meses logramos cumplir la número 26 -relacionada con la cantidad de iodo- no podían creer que lo hubiéramos hecho sin las inversiones que ellos creían necesarias para hacerlo. Y en seguida cerramos trato", comentó.

Como si fuera poco, la semana pasada Oil Fox inició negociaciones también con importadores de Ucrania y "por volúmenes similares, aunque todavía estamos en negociación".

"Estamos abriendo el mercado a Europa del Este. El viernes próximo llegará una delegación de ucranianos para redondear la posible operación", informó.
El empresario aclaró que la exigencia de calidad es igualmente alta en Ucrania, pero algo más flexible en el contenido de iodo, lo que es crítico para el biodiésel argentino, porque es un componente que en la soja está más presente que en la colza.

"Esto nos permite colocar nuestra producción, sin el tratamiento especial que requieren los alemanes; la de otros productores locales, porque he hecho una apertura del juego, y la de las plantas que estoy instalando", explicó.
Aunque admite su entusiasmo porque necesita las inversiones y recibe muchas ofertas, Kaloustián advierte que actuará "con pies de plomo".

"No puede ser de otro modo. Estamos bajo observación de nuestros socios, los proveedores y las autoridades argentinas; de nuestros clientes extranjeros y de quienes puedan sentir que esto interfiere con sus negocios establecidos", argumentó.

Oil Fox cuenta con una planta en San Luis, se propone reactivar otra en combinación con la aceitera Chabás, en la localidad santafesina del mismo nombre, y levantará una tercera en San Lorenzo, Santa Fe.

"Aparecen inversores hasta de debajo de los zócalos. Pero tenemos que actuar con mucha responsabilidad, y estamos gestionando el apoyo en créditos del Banco Nación", reveló el empresario. Fuente: www.26noticias.com.ar

Motor a agua, otro invento argentino

Tal vez porque el bisabuelo construyó en 1889 las primeras chatas para llevar el cereal, los hermanos Solmi siempre estuvieron cerca de los vehículos y sus motores. A tal punto que Víctor y Sergio son dos reconocidos tuercas, corredores de rally. Pero si en la natal San Pedro, los antepasados se hicieron famosos por Las Lloronas, como bautizó el pueblo a los carromatos del bisabuelo (en obvia referencia al ruido que hacían), ahora están sorprendidos por el descubrimiento de la cuarta generación: los llamados motores híbridos que funcionan 70% con nafta y 30% con agua.

Estos hermanos buscan que hasta las marcas fastuosas como Ferrari los adopten. Y aunque creen que tardarán años en imponerse, ya tienen algo para mostrar. En Rosario funciona un colectivo ecológico. Los Solmi reconvirtieron para la firma Las Delicias un ómnibus que circula por las calles de esa ciudad con el motor funcionando con 20% de agua y, el resto a diésel.

El otro ejemplo es la transformación del rompehielos Ice Lady Patagonia, de la Asociación de Exploración Científica Austral. Este barco, que es el único de motor híbrido del mundo, acaba de iniciar una expedición científica a la Antártida. Los Solmi convirtieron el motor de 1.800 hp de potencia para que marche 30% con agua y 70% con diésel .

Lo insólito es que estos hermanos comenzaron a descubrir las propiedades físicas del agua cuando esperaban el lanzamiento de una carrera. Están seguros de tener chances, ahora que el precio del petróleo amenaza nuevos récords y en un país en el que las reservas empieza a escasear. "El mundo que nosotros conocimos, basado en la utilización de combustibles fósiles, dejará de existir", asegura Víctor Solmi.

El uso del agua es una vieja práctica para aumentar la potencia en motores de combustión interna. La aviación lo hizo en la Primera Guerra Mundial. Y cuando aparecieron las turbinas lo abandonó. ¿Será ésta su nueva oportunidad?

Silvia Naishtat.
snaishtat@clarin.com


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional