Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


El Desmonte, la Pobreza y el Dengue

EL MÉDICO DR. JUAN YAHDJIAN Y EL BIÓLOGO DR. RAUL MONTENEGRO ESCLARECEN SOBRE LA EXPANSIÓN DEL DENGUE Y SUS CAUSAS OCULTAS.

EL MOSQUITO SOBREVUELA NUESTRAS VIDAS Y NUESTROS TEMORES. SE HABLA MUCHO DEL DENGUE Y POR TODOS LADOS. PERO PARA DEJAR DE ECHARLE LA CULPA AL MOSQUITO Y ENTENDER CUÁLES SON LAS CAUSAS, LOS ESPECIALISTAS CUENTAN QUE EL CAMBIO CLIMÁTICO Y EL DESMONTE AYUDAN A PROPAGAR LA EPIDEMIA.

Los medios de comunicación hablan del dengue y ponen el acento, sobre todo, en las cifras. Es decir: cuántas víctimas fatales, cuántos infectados, etc. El Ministerio de Salud de la Nación dice que en lo que va del año 2009, hubo unos 18.900 casos y reconoce cuatro muertos. Hay rumores de muertos y de cifras que se ocultan, de renuncias y alejamientos. Hay testimonios de hospitales desbordados en Chaco y Salta, las provincias, donde el dengue pegó con mas fuerza. Hay bebés en Orán, que llegaron al mundo infectados con dengue.

El desmonte es, según un médico de El Dorado, en la provincia de Misiones, uno de los factores mas importantes para la vectorización del mosquito. "Chaco y Salta son dos territorios cruciales en el mapa del dengue. No es casualidad que la enfermedad empiece en Tartagal, donde la población viene de sufrir una inundación catastrófica, que se relaciona en gran medida con el desmonte", asegura el médico Dr. Juan Yahdjian. Dice que el hecho de que la mayor cantidad de casos se haya registrado en Chaco, también tiene su explicación: "El dengue tiene relación con el cambio climático y con el desmonte. Y el desmonte tiene que ver con la pobreza".

En el Chaco se desmontó en la última década el 40% del territorio y el dengue sacó a luz las profundas condiciones de miseria en las que está sumida gran parte de la población rural. Donde hay mas desmonte, estamos viendo mas dengue. El desmonte a su vez, tiene que ver con el cambio climático. La ruptura de la armonía del exosistema produce inundaciones, tormentas inusuales, sequías y calores, como los que estamos viendo en el norte del país. El monte da vida: guarda el agua, ayuda a purificar el aire, permite aprovechamiento alimentario y medicamentoso. Desaparecido el monte, la vida de todos nosotros se degrada. La lista de consecuencias del desmonte es muy grande y se relaciona con el agua, las posibilidades de tener un reservorio, un clima y una humedad acorde a lo que necesitamos para una buena calidad de vida. Con el desmonte el aire se enrarece, se hace tan seco que cuesta respirar. Si además del desmonte se impone el monocultivo, la tierra los rechaza, y entran en juego los agrotóxicos y venenos.

El dengue es un aviso de que estamos haciendo mal las cosas. La enfermedad tendría que ser una oportunidad para cambiar. ¿Qué nos dice esta epidemia? Que hay pobreza. Que el agua en el Chaco llega en cisternas. Que las napas se secan. Que los pozos están secos, por un modelo, que en vez de priorizar el agua, la liquida. Los mas vulnerables hoy al dengue son aquellos, que reciben agua de cisterna. Y reciben agua de cisterna quienes viven en la zona mas castigada por el desmonte. Un balde de agua es un tesoro. Deberíamos tener en cuenta estos factores y ver la posibilidad de cambiar el modelo productivo. Bolivia y Paraguay están avanzando en la reforma del modelo de producción. Pero nosotro seguimos priorizando el dólar y el euro, pero no la vida humana.

LOS PLAGUICIDAS MATAN A LOS ENEMIGOS NATURALES DEL MOSQUITO

del Dr. Raúl Montenegro, profesor titular de Biología Evolutiva, Universidad de Córdoba

El mosquito que transmite el dengue ha extendido su radio de acción, está altamente adaptado a las condiciones de vida humanas y se traslada de pueblo en pueblo cuando las condiciones climáticas se lo permiten. Hoy ha llegado hasta Ushuaia.

En los últimos tiempos se han eliminado ecosistemas. El desmonte impide el desagüe natural de las aguas y aumenta los espacios de cría del mosquito. Uno lo puede observar facilmente cuando llueve mucho en un espacio con pasto, el agua fluye naturalmente; en cambio el cemento hace que se estanque.

También el dengue encuentra su causa en la sojización que destruye los ecosistemas naturales, y suma el uso de plaguicidas que para proteger la plantita, matan también a los enemigos naturales del mosquito.

Interfiere claramente la tropicalización del clima, pero hay un cuarto factor que no suele ser tenido en cuenta: el uso de envases descartables ha aumentado exponencialmente en las últimas décadas y de forma descontrolada. En los Parques Nacionales, los bosques, a la vera de los ríos, la enorme cantidad de botellas, bositas de polietileno y hasta papeles de caramelos hacen que cualquier superficie cóncava acumule agua y sea territorio fértil para la crianza de las larvas del mosquito.

Pero el pánico y la desinformación llevan también a un uso irracional y excesivo de químicos. La sociedad de consumo busca la solución mas rápida y tiende a confiar a priori en las grandes empresas fabricantes. Con la tendencia natural a invadir para intentar dominar el ecosistema, se prioriza el uso de repelentes. Además de que no fueron formulados para su uso continuo y que la pulverización afecta la salud de la población, las próximas poblaciones de mosquitos serán resistentes a estos químicos. Lo ideal es volver al tul y al mosquitero!!

Basado en lo publicado por HECHO en Bs.As. Nº 106, de Mayo 2009.

 MAS INFO: http://www.ensulaberinto.com.ar/2009/04/dengue-pobreza-y-desequilibrio.h...

El glifosato, con más polémica

Un consejo convocado por el Conicet y la Comisión sobre Agroquímicos elaboró un informe en torno del agrotóxico en el que no llega a conclusiones claras y no define si es inocuo o perjudicial. Críticas de académicos y científicos.

 Por Darío Aranda

“Evaluación de la información científica vinculada al glifosato en su incidencia sobre la salud y el ambiente” es el título del informe firmado por el Consejo Científico Interdisciplinario del Conicet y la Comisión Nacional de Investigaciones sobre Agroquímicos. Seis capítulos y 130 carillas que recopila estudios y donde es recurrente una conclusión: la necesidad de investigaciones sobre los efectos del glifosato. No se define si es inocuo o perjudicial. Investigadores y científicos que estudian el tema se mostraron sorprendidos por el documento y señalaron críticas. “El objetivo del informe implica una visión reduccionista y fragmentaria que pretende simplificar una situación compleja, excluyendo al sujeto y parcializando la construcción del conocimiento. El informe es una simple enumeración de bibliografía, con muy poco análisis crítico, reflexivo y comparativo de sus resultados”, aseguró la doctora en Ciencias Naturales Norma Sánchez, profesora titular de Ecología de Plagas de la Universidad Nacional de La Plata e investigadora independiente del Conicet.

El glifosato es el agroquímico base de la industria sojera y está cuestionado desde hace una década por sus efectos adversos en la salud y el ambiente. La presidenta Cristina Fernández creó en enero pasado la Comisión Nacional de Investigación para que estudie la problemática.

El informe analiza temas puntuales y contrapone bibliografías. Lo central: relativiza la absorción dérmica del glifosato, la toxicidad aguda y los posibles efectos cancerígenos. Reconoce que los estudios que señalan al glifosato y sus componentes como dañinos para mamíferos son abundantes y confiables, y admite que las únicas dudas provienen de científicos de Monsanto, la principal empresa involucrada. Los datos sobre abortos espontáneos, fertilidad reducida y malformaciones son aceptados, pero advierte que hay insuficiente información.

También aborda la “experimentación en mamíferos no humanos”, pero pide estudios nuevos. Considera que “la toxicidad sobre organismos terrestres es leve o moderada”. Deja claro que existen residuos del agroquímico en suelos y aguas, pero no define si son tóxicos o inocuos. Observa el mayor riesgo ambiental de la soja transgénica por sobre la convencional y, por la resistencia de malezas, se confirma la creciente necesidad de cada vez mayor cantidad de glifosato y agroquímicos cada vez más potentes.

Las críticas al informe apuntan a que utiliza bibliografía sesgada, recorta la problemática y equipara estudios de Monsanto con trabajos de científicos independientes. El principal cuestionamiento apuntó a la ausencia en el informe del principio precautorio, la exigencia legal, ante incertidumbre, de prevenir posibles consecuencias en la salud y el ambiente. “Esto quiere decir que debe suspenderse la aplicación del producto en cuestión hasta tanto se realizan los estudios pertinentes que demuestran su inocuidad. No es ético ni razonable investigar una vez que el daño ya está hecho y es irreversible”, sostuvo el bioquímico y jefe del Laboratorio de Biología Molecular de la Universidad Nacional del Nordeste, Raúl Horacio Lucero.

El informe del Conicet cita reiteradamente un trabajo de Gary Williams, Robert Kroes y de Ian Munro de 2000. Lo referencia en 32 oportunidades y lo utiliza como escudo ante los estudios críticos sobre glifosato. “La recopilación de Williams fue patrocinada por la empresa Monsanto. El mundo académico lo sabe. Aun así, en el informe muchas investigaciones independientes resultaron invalidadas por las observaciones realizadas por Williams para Monsanto”, lamentó Fernando Mañas, becario del Conicet, especializado en daño genético producido por glifosato, citado en el informe y con tres publicaciones internacionales en la temática.

La página 67 del informe reconoce que, “utilizando la misma información que acepta y difunde Monsanto”, la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos) clasificó al glifosato como perteneciente al “Grupo E” (sin evidencia de efecto carcinogénico en humanos). El investigador Fernando Mañas explicó que “las investigaciones como la de Williams, a pedido de Monsanto, sirvieron para que la gran mayoría de las agencias regulatorias clasifiquen el herbicida como de baja toxicidad. Así actuó también el Senasa”.

Con trabajos publicados sobre el tema, Sánchez introduce otros dos elementos. “El informe presenta una visión netamente productivista cuando habla del uso del glifosato en el sistema productivo. Subestima aspectos ecológicos, sociales y económicos fundamentales y estrechamente ligados a la sustentabilidad agrícola. No se mencionan libros, informes y artículos publicados que fundamentan estos aspectos”, denuncia. “No sólo no completa el análisis de la profusa bibliografía con referato disponible, sino que menciona literatura gris muy sesgada”, advirtió el profesor titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba y Premio Nobel Alternativo 2004, Raúl Montenegro.

Página/12 se comunicó con las distintas instituciones que conforman la Comisión Nacional. Desde la Secretaría de Medio Ambiente no hubo respuesta. La Gerencia de Comunicación del INTA explicó que opinará cuando la Comisión Nacional autorice. Desde el INTI aseguraron que “la institución cree haber realizado todos los aportes posibles a la Comisión desde su mirada de tecnología industrial y su participación dejó de ser operativa. No participa más de la Comisión y, por ende, no firmará ningún informe que fije políticas a futuro que no son de su competencia directa”.

“El informe debió ser sometido a referato”, advirtió Montenegro. “Las conclusiones son inconsistentes y confusas”, resumió Sánchez y lamentó que el informe “parece ignorar que la ciencia es una construcción social que debe cuestionar aspectos éticos y contribuir a alterar políticas de acción que no conduzcan al bien común”.

SOLICITAR GRATIS el texto digital de: LA SOJA, LA SALUD y la GENTE


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional