Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Ingeniería genética extrema

Ingeniería genética extrema

una introducción a la biología sintética

Asunto: La ingeniería genética fue rebasada. Hoy, los científicos ya no mapean únicamente genomas o manipulan genes. Construyen vida de la nada —y lo hacen en ausencia de un debate social y de una supervisión regulatoria. Conocida como
“ingeniería genética con esteroides”, la biología sintética implica amenazas sociales,ambientales y armamentistas que rebasan todos los peligros y abusos posibles de la biotecnología. La “synbio”, como le nombran en el argot compacto de los laboratorios —por el acrónimo en inglés de synthetic biology—, se inspira en la convergencia de biología, computación e ingeniería en la escala nanométrica. Usando una computadora portátil, secuencias genéticas públicas y ADN sintético obtenido por correo, cualquiera tiene el potencial de construir de la nada genes o genomas completos (incluidos algunos
patógenos letales).

Los científicos predicen que en el lapso de 2 a 5 años será posible sintetizar cualquier virus. La primera bacteria de novo hará su debut en 2007. En cinco o diez años los genomas de bacterias simples se sintetizarán rutinariamente y no será gran cosa ensamblar un genoma “de diseño”, insertarlo en una célula bacterial vacía y —voilà— dar a luz a un organismo vivo y auto-replicante. Otros biólogos esperan reconfigurar los conductos genéticos, sus rutas o las secuencias de reacciones químicas mediante lo cual los organismos existentes puedan ejecutar nuevas funciones —como por ejemplo producir fármacos o químicos de gran valor.

Impacto: un pequeño grupo de científicos de las empresas, incluido el aventurero de los genes, J. Craig Venter, está montando compañías de biología sintética con fondos gubernamentales y capitales de riesgo. Su propósito es comercializar nuevas partes, dispositivos y sistemas biológicos que no existen en el mundo natural —algunos de los
cuales fueron diseñados para ser liberados en el ambiente. Quienes proponen esto insisten en que la biología sintética es la clave para producir biocombustibles baratos, la cura de la malaria y remedios para el cambio climático —objetivos afables para los medios de comunicación, que intentan adormecer las preocupaciones del público respecto de los riesgos de la tecnología y la controversia que suscitan. A fin de cuentas, la biología sintética significa instrumental más barato y accesible para construir armas biológicas, patógenos virulentos y organismos artificiales que pueden implicar graves
amenazas para la gente y el planeta.

El peligro no es únicamente el terrorismo biológico, sino el “errorismo biológico”.

Pese a los llamados en favor de una biología abierta que comparta sus fuentes y permita su utilización más libremente, los científicos académicos y corporativos buscan obtener patentes monopólicas sobre los productos y los procesos de la genética sintética. Al igual que con la biotecnología, el poder para hacer vida sintética puede terminar concentrado en manos de las principales firmas multinacionales. Conforme se haga más barata y más rápida la síntesis genética, será más fácil sintetizar un microbio que buscarlo en la naturaleza o extraerlo de un banco de genes. Las muestras biológicas,
secuenciadas y almacenadas en forma digital, se moverán instantáneamente por todo el globo para ser resucitadas en los laboratorios de las corporaciones a miles de kilómetros de distancia —una práctica que podría erosionar el futuro respaldo hacia la conservación genética y que crearía nuevos desafíos en las negociaciones internacionales sobre diversidad biológica.

Políticas: En 2006, algunas organizaciones de la sociedad civil rechazaron las propuestas de que la biología sintética se autorregule, algo que plantea un pequeño grupo de entusiastas de la síntesis biológica. Y el rechazo viene porque primero debe existir un amplio debate sobre las implicaciones sociales, económicas y éticas de la synbio. El debate no puede limitarse a la bioseguridad (el bioterrorismo o las armas biológicas) ni a las medidas de seguridad biológica (en los espacios de trabajo o el ambiente). Las herramientas para sintetizar genes y genomas son ampliamente accesibles y avanzan a toda velocidad. No es adecuado regular la biología sintética a nivel nacional. Las decisiones deben ser consideradas en un contexto global, con amplia participación de la sociedad civil y los movimientos sociales. En apego al Principio Precautorio, el Grupo ETC considera que, por lo menos, debe prohibirse de inmediato la liberación al ambiente de los organismos sintéticos de novo hasta que se haya emprendido un amplio debate social y se establezca una estricta gobernanza de dichos asuntos.

Definición: Biología sintética (conocida también como Synbio, Genómica Sintética, Biología Constructiva o Biología de Sistemas): es el diseño y la construcción de partes biológicas nuevas, nuevos dispositivos y sistemas que no existen en el mundo natural. Es también el rediseño de sistemas biológicos existentes para que ejecuten tareas específicas.
Los avances en las tecnologías nanoescalares —la manipulación de la materia al nivel de átomos y moléculas— contribuyen a los avances de la biología sintética.

¿es lo sintético el pecado original?

Las técnicas de ingeniería genética son abismalmente primitivas, parecidas a intercambiar al azar partes entre
automóviles con el fin de producir un auto mejor. No obstante, nuestra ignorancia se desvanecerá; pronto, la ingeniería biológica será una realidad.

Carta al New York Times, 12 de diciembre de 2000, enviada por Rob Carlson, biólogo de sistemas y autoridad científica en ingeniería eléctrica de la Universidad de Washington.1

La ingeniería de transgénicos –con la que se producen tomates o maíz con características diferentes a su naturaleza- es ya noticia vieja. Conforme cumplen treinta años las técnicas para empalmar ADN recombinante, una nueva generación de entusiastas de la biotecnología extrema se mueve a la siguiente frontera en la manipulación de la vida: construirla de la nada. A eso le llaman biología sintética.

Bajo el viejo paradigma de la transgenie, la ingeniería genética era un asunto de cortar y pegar, donde los biotecnólogos reacomodaban, entre las especies ya existentes, piezas de ADN —la molécula autoensamblante que instruye a los organismos vivos cómo efectuar todos los procesos biológicos. La diferencia es que hoy los biólogos en sistemas tienen herramientas parecidas a un procesador de palabras.

Están en el “inicio de la transición entre ser capaces de leer... el código genético... a los primeros estadíos de ser capaces de escribir el código”.2 Utilizando sintetizadores de genes, escriben las “frases” del código del ADN, una “letra” a la vez. Pueden añadir nuevas letras que nunca han existido en la naturaleza, reacomodarlas según nuevas “redes genéticas” y empaquetarlas juntas en un “chasís” artificial que vaya y se multiplique.

...si alguna vez pensaron en una ciencia que garantizara la alarma y la indignación del público, ésta es. Si la comparamos con la biotecnología y la ingeniería genética convencionales, son mucho más atemorizantes los riesgos que implica la biología sintética. Philip Ball, editor consultor de Nature.3

SOLICITAR GRATIS EL TEXTO DIGITAL DE: Ingeniería genética extrema

Estas y otras publicaciones están disponibles sin costo
en nuestro sitio electrónico
http://www.etcgroup.org

http://noticiasdislocadas.com/economia/boletin-de-prensa-asalto-a-la-bio...


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional