Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Señales de Contacto

EL VALIENTE RELATO DE LA EXPERIENCIA DE TRASCENDER LA MUERTE.

Desde tiempos inmemoriales el hombre de la superficie de la Tierra intenta trascender la muerte. Ahora llegó el momento de hacerlo.

TRIGUEIRINHO

Primera Parte: La llegada al Valle

"Si el cielo dejase de ser puro, en poco tiempo se disolvería. "

 

Lo que está incompleto será completado

A la hora del crepúsculo, nos encaminamos hacia el Valle de Erks, área de contacto con visitantes cósmicos que hace millones de años frecuentan la Tierra. Íbamos en automóvil por las rutas de la provincia de Córdoba, en la Argentina, rumbo a aquella región montañosa que otrora fuera fondo del océano. En las formaciones rocosas que nos rodeaban se veían marcas de erosión, antiguo trabajo de las aguas del mar. En las montañas, que irradiaban su propia energía y la de los minerales, se habían esculpido rostros humanos, cabezas o cuerpos de animales como también otras formas simbólicas.

Aunque en la ruta no había flores ni tampoco en los alrededores, a medida que nos aproximábamos al área, un perfume de geranio se iba percibiendo cada vez más intensamente en el interior del vehículo. Luego que el perfume se hizo sentir, me fue dado saber que él nos indicaba la presencia de seres cósmicos. Constatando esto, vimos en el cielo, a nuestra derecha, una nave espacial que se mostraba como una estrella brillante. Bastante más próxima que una estrella verdadera, su brillo aumentaba y disminuía, dándonos una señal de su colaboración con el trabajo que allí se iniciaría con nosotros.

Muchos de los puntos brillantes que se ven en la conocida bóveda celeste no son estrellas ni planetas, sino naves extraterrestres o intraterrenas desempeñando tareas. Existen individuos que aprenden a distinguirlas; llegan a contactarlas internamente y a obtener respuestas de ellas. La famosa Estrella de Belén, por ejemplo, mencionada en la Biblia, era en verdad una nave realizando un trabajo sagrado, en un momento especialmente significativo para la evolución de la Tierra.
¨
El automóvil seguía por las montañas, subiendo por un caminito bordeado de vegetación quemada por el fuego, encendido por hombres que aún están lejos de saber convivir con la Naturaleza y respetar la vida. El perfume de geranio permanecía con nosotros y las naves espaciales continuaban acompañándonos. Ahora se veían otras, además de aquella que se nos presentó al comienzo del trayecto. Anunciaban que en poco tiempo habría una gran operación, para que pudiésemos tomar contacto con un sector del trabajo realizado por razas cósmicas en beneficio de este planeta.

Cada vez que la Tierra se aproxima a una transición, se hace visible la presencia de esas naves espaciales. Así fue en los tiempos atlantes, así lo menciona la Biblia y así también ocurre hoy. El intenso trabajo realizado por ellas demuestra que están próximos los tiempos de una operación global. Proseguíamos, entretanto, rumbo a esos contactos, sin crear expectativas ni alimentar en nosotros ningún interés por sensacionalismos o fenómenos. Íbamos al encuentro de lo desconocido con una actitud simple, sin miedo, entusiasmo o emociones. Y, en esa atmósfera de tranquilidad interna y externa, las transformaciones comenzaron a suceder.
¨
Un rápido progreso está ocurriendo en la consciencia de algunos individuos. Mantener una notable calma e imparcialidad ante asuntos que los emocionaban en otros tiempos, es una prueba de ello. Sin embargo, lejos de ser un distanciamiento, ese nuevo estado de ánimo corresponde a una aproximación del ser a lo real, pues, en verdad, sólo es posible comprender profundamente un hecho o una situación interna cuando nos mantenemos imparciales frente a ellos.

Fue con ese espíritu que, al encontrarme con realidades musitadas para mí hasta entonces, me mantuve tranquilo delante de ellas, como si fuesen absolutamente normales para los sentidos. Este relato podrá ayudar a otros individuos a recibir con sabiduría el desapego que actualmente experimentan.

En el amplio horizonte a nuestro alrededor, veíamos armoniosa actividad de naves que se encendían y se apagaban. Entre nosotros había una especie de comunicación sutil, no palpable; se presentaban como si fuesen nuestras antiguas conocidas. Algunas se deslizaban por el espacio físico a sólo pocos centímetros del suelo; silenciosamente atravesaban el valle, desplazándose hacia la izquierda hasta detenerse en lugares específicos, desde donde emitían señales más intensas, como núcleos luminosos que son.

Esas señales obedecen a un código propio y las detenciones forman parte de un trabajo de reconocimiento en coligación con otras naves. El ámbito de actuación de esas naves es muy amplio; transciende el lugar en que se manifiestan y, muchas veces, aun hasta los límites de este sistema solar. Bien a nuestra derecha, en el punto donde se iniciara la operación, una gran nave espacial, brillante, de luz amarillo-anaranjada, comandaba aquella sagrada maniobra.

Mientras tanto, otras, más pequeñas, desaparecían en el interior de las montañas y de las capas subterráneas del suelo. Al encontrarse con un elemento concreto en su camino, una nave extraterrestre o intraterrena puede cambiar de dimensión instantáneamente, pasando a niveles suprafísicos. Posee la capacidad de atravesar cualquier cuerpo material sin producir choques ni fricciones.

Este es uno de los motivos por los cuales, actualmente, pueden transitar armoniosamente tantas naves espaciales en la órbita de la Tierra. Los otros motivos son de orden más sutil, pues la comunicación entre seres de alta evolución es interna y, por lo tanto, infalible, cuando ocurre en planos vibratorios estables. Se tiene noticias de accidentes en ese campo, aunque serían ocasionados por la imprudencia o por la ignorancia de pilotos o astronautas terrestres que ingresan en el campo magnético de alguna nave espacial materializada .

Desde el lugar donde me encontraba, no podía ver las bocas de entrada de esas naves en las montañas, pero percibía que desaparecían ordenadamente. Toda la operación era como una sinfonía dirigida por un experto regente cósmico, representante del Orden de los Universos. Mientras estábamos allí, presenciamos el retomo de más de cien naves que venían de diferentes misiones en diversos puntos de la Tierra. No teníamos informaciones acerca de las tareas que realizaban, pero las naves se daban a conocer, indicando ellas mismas que todo era controlado por una ingeniería sideral, si es que esta expresión puede ser empleada en esos casos de extremo orden y organización suprafísica.

Expresando un código de comunicación sutil, ellas aumentaban y disminuían su luminosidad, permitiéndonos incluso fotografiarlas. Sin ningún recurso técnico especial, nos fue posible registrar realidades existentes en niveles suprafísicos, porque desde las naves enviaban una onda vibratoria a la cámara y a la película, en señal de consentimiento. Hechos como este tienden a ser cada vez más comunes, como se verá en un futuro próximo.

Durante los tiempos que vendrán, las condiciones telúricas, atmosféricas, magnéticas y espirituales de la órbita terrestre exigirán cada vez más el apoyo de seres capaces de comprender las leyes de la supranaturaleza y, por lo tanto, de ayudar a que la vida en la superficie de la Tierra restaure su equilibrio, bastante alterado principalmente en las últimas décadas....

Fases de la purificación

En el camino espiritual, interior, el proceso de purificación pasa por diversas fases. Al comienzo transcurre en el nivel humano, a través de diversas vidas, mas aquí no trataremos esa experiencia puramente humana, sino las etapas siguientes. Sólo a partir del momento que el hombre cambia el estado pensante transciende la primera fase de ese proceso, superando el compromiso con las fuerzas de la materia terrestre y con la propia parte humana y psicológica.

Mientras permanece polarizado en la mente común, vive una mera lucha y alterna diferentes estados de desarmonía; sin embargo, cuando cambia la forma de pensar, descentrándose del propio ego y pasando a percibir necesidades reales y más amplias, de grupos o de la Humanidad, él entra finalmente en otra vibración energética. En este punto es que se torna verdaderamente útil al Plan Evolutivo, y no antes, cuando se encontraba involucrado en cuestiones personales y materiales.

En la primera etapa, la purificación incluye el sufrimiento. Tanto es así que la idea común respecto a ella está ligada a la privación, al dolor, a la miseria y al castigo. No obstante, superándose ese primer estadio, se la comprende de otra manera.

Purificación, para quienes cambiaron el propio estado pensante, quiere decir liberación de todo tipo de vínculos con la Tierra y con la vibración material densa. Para que ocurra, se requiere de la actuación de la energía superior de la mónada, que es quien controla el yo superior y que encarna según las etapas que necesita vivir. En los estadios de desarrollo de la personalidad humana, la orden es identificarse con la materia; luego sigue el principio de consciencia del yo superior, que lleva a un relativo compromiso a través de servicios prestados a la materia; y ya en los estadios de contacto monádicos, la energía cambia y trata de liberarse, para participar de servicios más amplios.

Tengo consciencia de haber pasado por ese proceso liberador, y el trabajo realizado para vivirlo está relacionado, como pude percibir, con la experiencia de una tarea hercúlea que todos necesitan desempeñar antes de liberarse de los lazos más pesados con la materia terrestre. En el mito de Hércules, esa experiencia está bien descripta en el décimo primer trabajo, en la historia titulada "Limpiando establos".

En él. Hércules ya tiene encendida la propia lámpara interior, que es la capacidad de ser conducido por las energías autoconscientes; así, por medio del servicio altruista y de la aspiración a alcanzar los niveles superiores de la consciencia, él percibe que debería llevar la paz a los demás seres. Se sabe que, en el estadio donde se está saliendo de las propias marañas individuales e ingresando en un servicio altruista y grupal, es el momento a partir del cual la luz se enciende y deja de existir para el hombre la posibilidad de un retorno completo a las tinieblas que recientemente dejó. Aunque esporádicamente él pueda encontrarse dentro de ellas, cuando la purificación prosigue él acaba alcanzando el completo despertar.

Un momento importante del proceso de purificación es el descubrimiento del altruismo. Este descubrimiento se hace escalonadamente y, en los primeros estadios, el individuo dona su tiempo libre para trabajar en beneficio de otros. Dona también, en este inicio, parte de los bienes que le sobran. Así pasa el tiempo, dando lo que resta de su presupuesto y distribuyendo lo que le es superfluo. Mas esto aún no es lo verdaderamente útil al plan evolutivo general, que necesita de todo el hombre para poder realizarse.

La energía del altruismo comienza a crecer en el hombre durante toda la primera fase de la purificación, y finalmente él acepta partir hacia áreas oscuras de la consciencia, a fin de regenerarlas. Allí comienza realmente su tarea de "limpiar establos", como describe la historia del mito de Hércules y como vivió mi ser por largos años. Está claro que, al decidir cumplirla, el hombre no siempre es comprendido por sus hermanos de la superficie de la Tierra, que todavía viven para sí mismos. Su actitud incluso es considerada extraña por ellos.

A pesar de la incredulidad de quienes lo rodean, el hombre que está siendo purificado parte hacia el mundo pestilente y lo libera, sin esfuerzo, de la suciedad milenaria. Intuitivamente, descubre que, removiendo lo que obstaculiza la limpieza general, la obra se hará por sí sola. Entre tanto, para que ella sea una actitud verdadera y fructífera, él necesita estar desinteresado de los resultados que pueda obtener de sus trabajos en este mundo y debe procurar mantenerse sintonizado con los propios niveles superiores de consciencia.

De este modo, descubre, en esta primera fase de la purificación (que se desarrolla a lo largo de varias vidas sobre la Tierra), que eliminando obstáculos es como permitimos que algo verdadero se construya, posibilitando, así, la manifestación de la obra creativa -obra que no es personal, sino realizada por una inteligencia superior.

Para los lectores que sientan la necesidad de comprender mejor el punto evolutivo que representa el décimo primer trabajo de Hércules, lo transcribimos en el Apéndice de este libro (a partir de la obra HORA DE CRECER INTERIORMENTE, El Mito de Hércules, Hoy. Allí se describe la trayectoria del hombre que pasó de la purificación personal hacia el servicio al mundo, la trayectoria del hombre que se tomó efectivamente útil al Plan Evolutivo. Es a partir de ahí que él ingresa en las fases siguientes de la purificación.
¨
La segunda etapa de la purificación espiritual conduce al conocimiento de las leyes cósmicas, lo que ocurre como consecuencia de la etapa anterior, descripta en el penúltimo trabajo de Hércules. El pléyade confirmó que el ser interior, que fue liberado y que se encuentra ahora en mundos suprafísicos, está realizando un aprendizaje incomprensible para los que viven la vida terrestre. De mi parte siento reflejos de lo que ocurre "allá", y percibo que mis sentimientos anteriores se han ampliado, sin que haya hecho nada para que ello suceda. Hay algo creciendo, a años luz de distancia.

El pléyade me confirmó también, lo que yo estaba percibiendo: el ser interior que ocupa el cuerpo que está escribiendo este libro "conoce" leyes que de a poco irá transmitiendo a mi cerebro físico. En momentos determinados cíclicamente, cuando las circunstancias estuvieran preparadas, y la necesidad fuera real, esas leyes se divulgarán. Mientras tanto, este traje debe vivir experiencias de purificación en diferentes niveles, totalmente protegido, controlado y guiado, sea interiormente, sea por las circunstancias que lo rodean. La obediencia es necesaria en esta etapa delicada, y las palabras que estoy usando, "totalmente protegido, controlado y guiado", son las exactas para expresar ese estado.

El pléyade afirma que la transmutación monádica, es decir, la substitución de un ser interior por otro, nada tiene que ver con el fenómeno de incorporación de una entidad. Como consciencia intergaláctica y como ser encargado de ayudar en el proceso de sutilización de la Tierra, él manifiesta que toda incorporación es considerada un estadio superado en relación al Hombre Nuevo. Pude comprobar esto en el contacto con Ashtar Asghran, descripto anteriormente; jamás tuve la consciencia de estar "incorporado" por ese ser de la forma como generalmente es descripta en los libros técnicos conocidos, mas sí de estar unido a él.

A propósito de esto, presencié momentos durante los cuales el pléyade estaba contactado con otras galaxias, recibiendo informaciones sobre la situación actual del planeta Tierra, mientras conversaba conmigo. Percibía que aquello ocurría y que él era capaz de dar la misma atención a ambas áreas de la comunicación.

Por lo tanto, lo que los instructores más avanzados del ciclo pasado decían respecto a lo inadecuado de todo y cualquier apego a fenómenos, como el de la incorporación o de ciertas transmisiones que alteran el estado externo del hombre común, puede considerarse una enseñanza básica y precursora de la etapa evolutiva actual.
¨
La tercera etapa de la purificación comienza cuando el hombre se libera de la idea de la muerte. Supe que me había liberado de esa idea cuando vi que el ser interior que vivificó este traje por cincuenta y ocho años había partido sin dar siquiera una señal de lo que estaba haciendo. Esta, tal vez, haya sido la mayor alegría que este traje sintió en toda su vida: la de haber sabido que una esencia espiritual interior se liberara de la limitación de la materia densa, ingresando en otras leyes, suprafísicas. Ahora este traje está ocupado por el ser que aquí está, otra Mónada del único ser cósmico que soy; y mientras dure la tarea de ese ser sobre la Tierra, este cuerpo estará actuando, dentro de la ley del servicio.

Si, cuando tal tarea termine, este traje aún puede ser útil, según la voluntad cósmica y dentro de un plan superior (que incluye el grupo de mis siete mónadas ) podrá eventualmente ser ocupado por otro ser interior, sin embargo esto no ocurre de forma indiscriminada, sino dentro de leyes suprafísicas y superiores que son conocidas por las mónadas incluidas en el proceso -leyes que estarán vigentes en el próximo ciclo de la Tierra.

Así me instruía el pléyade dirigiéndose hacia mi figura externa: "Podrá servir a la Jerarquía de los seres interiores mientras pueda ser un buen instrumento". Estando más purificado que ahora, este traje será más útil y habrá vivido bien, habrá servido y exigirá cada vez menos para su propia subsistencia. Esta es la educación por la cual pasa un cuerpo externo a medida que sirve de instrumento a las mónadas que lo habitan.

Ahora yo podía comprender lo que Helena Blavatsky quería expresar cuando, en el volumen VI de LA DOCTRINA SECRETA , se refería a la "naturaleza múltiple y a los diversos aspectos de la mónada humana" y, para que no haya duda del tipo de transmutación descripta aquí, debo agregar que los cuerpos físicos que se prestan para esos cambios de mónadas, son cuerpos ya bien disciplinados, controlados y que pueden, por lo tanto, colaborar sin mayores resistencias con las tareas que el nuevo yo interno debe realizar.

La cuarta etapa está ligada a la liberación del ser de la ley del nacimiento físico, de la manera como ella, hoy, se expresa en la superficie de la Tierra. La experiencia del nacimiento por el proceso común es dolorosa para el yo interior encarnante, y esa es una condición que deberá ser transcendida por el hombre en general.

El cambio que se dio en ese proceso es el mismo tanto en la liberación de la ley de la muerte como en la liberación de la ley del nacimiento; todo sucede sin dolor, con amor. Dentro de las nuevas leyes, existe pleno conocimiento de lo que ocurre, tanto en el acto de abandonar el cuerpo físico, en el caso del "ser que se retira", como en el acto de ingresar en este mismo cuerpo, en el caso del "ser ahora en servicio".

El primero entra en el mundo sutil, y el segundo viene al mundo material; ambos están en pleno conocimiento de todo lo que sucede, aprueban el cambio y trabajan juntos -uno llevando consigo el cuerpo interior, el otro tomando un cuerpo denso para cumplir la tarea que tiene ante sí.

El ser que dejó este cuerpo y se encuentra en niveles suprafísicos en un planeta que, según las leyes espaciales comunes es considerado distante, está en este momento, aprendiendo a liberarse para siempre de la ley del nacimiento físico. En otros mundos materiales y corpóreos, podría crear el propio vehículo de manifestación sin tener que pasar por el nacimiento como es conocido aquí; y, si un día volviera a la Tierra, no necesitaría más de este traje ni del átomo permanente que esta vestidura material lleva consigo.

Mi ser interior me deja percibir todo esto porque, desde los tiempos en que este traje era un cuerpo de niño, él sabía que toda esta experiencia de nacer y de morir estaba por terminar; sólo que, con su cerebro limitado, lo interpretaba de otra forma, influido como estaba por los mitos, por las supersticiones y por la imaginación humana.

Ahora, sin embargo, este traje sabe que podrá tener diferentes destinos: ser cedido a otro ser interior que pueda y necesite ocuparlo; tener sus átomos físicos, emocionales y mentales restituidos al reservorio general de los átomos de este planeta; ser trasladado durante la próxima operación global preparada por las naves espaciales en beneficio del planeta Tierra y de la humanidad rescatable de su superficie; o vivir en Erks, en Hermandad.

Esta personalidad fue entrenada a no crear expectativas. Cualquier destino que tengan estos cuerpos, para ella estará bien. Con todas sus fuerzas el traje externo también dice "sí" a su Creador y acepta la voluntad mayor. TRIGUEIRINHO

Solicitar gratis, el texto digital completo de: "Señales de Contacto"


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional