Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Parravicini ¿Un Contactado?

Benjamín Solari Parravicini nació el 8 de agosto de 1898 en Capital Federal (Argentina).
Espontáneamente comenzó a recibir mensajes proféticos en el año 1936. Una fuerza desconocida, imperiosa, se apoderaba de él y escribía frases de su puño y letra, la que a veces, ni él mismo podía comprender. También realizaba dibujos en trazos gruesos, una especie de profecías dibujadas, actualmente conocidas como "psicografías". Su familia no entendía aquello que, sin buscarlo, había comenzado a sucederle. Lo cierto es que Benjamín agarraba un lápiz y su mano escribía, como si alguien, se lo estuviera dictando.

Al principio, sentía una profunda angustia que no podía explicar, como tampoco nunca pudo explicar de donde sacaba tantos datos y tan rápidamente. Lo único que intuía era que él tenía una misión a la cual no podía renunciar, debía ayudar a la gente, a través de esos mensajes.

Sus predicciones fueron muchas, impensadas para la época en que las anunciaba. Pero vayamos a nuestro tema: Benjamín habla de seres de otras dimensiones que tomarán contacto con los hombres en forma pacífica y los describe como "criaturas de Dios" como nosotros, aunque con mayor inteligencia. Dice que llegarán en el nombre de Cristo.

Menciona un conflicto bélico entre China y Rusia que conmovería al mundo (esto también lo anuncian los mensajes de la Virgen de Fátima).

En cuanto al fin de este milenio, Don Benjamín vaticina "espanto para el planeta" (enfermedades como el SIDA, Ebola, adicciones, droga, guerras - habiendo dibujado los lugares exactos - magnicidios, genocidio, persecuciones y perversiones, conflictos religiosos, quiebres económicos abruptos, etc.)

Sin embargo, asegura que todo esto "es necesario" para que la humanidad "cambie" y "retome el rumbo" perdido. Dice que luego de "un gran dolor", se purificará. Anuncia un renacimiento espiritual de toda la raza humana, previo arrepentimiento y reconversión a "originarse en el Cono Sur Argentina" para dar lugar a "un hombre nuevo" dotado de una nueva estructura universalista basada en el amor, la luz, el servicio, el perdón y la mancomunión entre todas las razas, credos y posiciones sociales, cuya misión será: "amarse los unos con los otros" y donde reinará la paz por 1.000 años ( como está profetizado en la Biblia).

En 1936 escribió: "arrepentimiento final en el final"; en 1938 aseguró: "las almas vagarán en 1999". En ese mismo año vio una terrible imagen y dijo: "llegará la locura en masa, el trastorno cerebral será generalizado en el final del siglo". Muchas veces, Benjamín visualizaba escenas tan espantosas, quedando horrorizado por varios días. Se le venían a la mente fechas, años, lugares con una velocidad y precisión tal, que él no alcanzaba a comprender. Su familia sentía que sufría en soledad ante algo que no podía dominar y a lo cual, tampoco podía renunciar.

En 1939 predijo: "la Iglesia será en prueba grande; luego habrá un nuevo corazón, la iglesia será renovada totalmente después de la discordia del final de milenio" (La fecha coincide con el gran jubileo de la Iglesia Católica). En el mismo año (1939) anunció: "fenómenos celestes anuncian la llegada de Cristo". Fe en la Fe. Será en el 2002. ¡La voz de Cristo llega ya! "Familia regresa en el 2002" ¡Gloria a Cristo! Elevación de la Tierra en el 2002.

"Ante el caos, el amor se verá en las puertas que supieron padecer. Una nueva alquimia aparecerá: ella será el amor al prójimo. Se hablará de ello pero no cuajará hasta el 2002. Religiones se llamarán a la tarea ¡mas no cuajarán! Políticos se llamarán a la tarea ¡mas no cuajarán! Una sola palabra cuajará en ello y será ¡Cristo!"

"Año 2002. El año 2002 será el principio de la era de amor. Todo ser se amará sin concupiscencia (apetito desordenado de los placeres deshonestos y deseos exagerados por los bienes materiales). El hombre habrá olvidado esto y la mujer conocerá su deber. Almas nuevas poblarán la tierra y todas serán superiores, trayendo la quinta dimensión. Se hablará mentalmente y se vivirá en Cristo Dios".
Benjamín Solari Parravicini menciona en muchos de sus textos la llegada de seres de otros planetas, "serán portadores de paz y vendrán en nombre de Jesús". "Llega el tercer milenio. Con él ,el renacer de la verdad".

Antes de su muerte (en la década del '70) dijo: "Hermanos, el tercer milenio llegará con el renacer bueno y será en Cristo" (Curiosamente, treinta y tres años antes, en 1937, había dicho lo mismo, siendo estos los años de Jesús). "El hombre del Evangelio dirá: no habrá amor sin fe. ¡y será la fe!"

"¡En el cambio del cambio, ya la hora doce es!" "Allí, llegará el canto en luz, llegarán los justos, llegará el sol, llegará el amor, porque llegará Jesús". Aquí, vuelve a mencionar "llegarán", refiriéndose a seres de otras dimensiones.

Don Benjamín fue profeta en su tierra para la cual dejo esperanzados mensajes: "Argentina mostrará luego de la prueba al hombre nuevo y el hombre nuevo enseñará". "El hombre en Argentina comprenderá lo que no comprendió por ser siempre abundancia. ¡De nuevo será! Argentina, Tierra de Promisión, el mañana de la humanidad".

"Cerebros vivos hablarán con cerebros astrales y darán al mundo la hora a empezar y hablar del cerebro vivo morador de atmósferas, de latido del universo. De uránico avasallante. Del ojo en el levante del unicornio volador de la cabellera estática del espacio. De las hienas de las arenas corrientes del pentágono azul y de sus tres estrellas, de la forma de clases y de los sistemas solares de las lácteas".

 "Cerebros pensantes astrales llegarán a la tierra y la ayudarán"

 "Aparecerán volando las alturas círculos de luces, trayendo seres extraños de otros planetas. Sí, sí, serán los que vinieron a poblar la tierra, se dirá, y se dirá bien. ¡Sí! Los que se llamaron ángeles en el Antiguo Testamento, o la voz de Jehová, serán. Y de nuevo se les verá y se les verá y se les escuchará" (escrito en 1938).

 "Los mares serán invadidos por los seres de otros mundos que llegarán en sus barquillas anfibias. Llevarán de la Tierra, para Ganímedes y su gemelo Europa, algas, allá se precisa como alimentación. Carecen de grandes mares. Llegarán" (escrito en 1938).

En 1936 escribió: "En las cinco horas de la hora lunar, llegará la espacial nave de Ares y dirá. Pasada la tribulación nuevamente llegará el sol, el pájaro celeste de pecho blanco y se posará en la argentada tierra salvada y cuidada por Dios. ¡Llegará el constructor!"

En 1938 agregó: "Los seres serán telepáticos con el correr del tiempo. Existen ya, y ya saben de su cualidad y la esconden. Día llegará que será a toda luz y no asombrará"

"La playa del "URCO" en el Plata, dará la nueva luz y el mundo le observará" (¿Se estará refiriendo al Cerro Uritorco y su radio de influencia?).
En 1938 dijo: "Faz de faces. El Urco llegará con su crisol de razas y dirá. La abierta pampa salvada será cuna del 2002".

 "Victoria total del hombre sobre el mal en el 2002"

El último papa Pedro, cierre del papado, reinará sin mente sobre el nuevo "Ministro de Dios". "Cristo Mundus" se dirá y será Cristo en el mundo. El vendrá en El desde el cataclismo final. El mal será aquietado y en el nuevo mapa geográfico se verá al Sahara azul, como el Pacífico en vergel". "La luna habrá opacado ante el Sol, ya iluminando la nueva luna la Amnis"

"El hombre del 2002 será cerebral, fortificará ciudades metalizadas. El oro no existirá. La lucha por la existencia no existirá. Será el hombre perfectamente organizado. Habrán desaparecido los mandones, puesto que la ambición, lujos, etc., no habrá ya. El amor al prójimo será verdad y el mundo vivirá en abrazos. Por mil años el mal será desterrado del mundo, y en esos mil años la paz será en amor, y los hombres conocerán y visitarán a sus hermanos planetarios. El cerebro del 2002 será el que hoy impera en Venus".

"El sublime ser será en el año 2002. El mundo cambiado ostentará nuevas tierras, nuevos vergeles, un solo idioma, un solo gobierno universal, y un solo Dios - Cristo. Las tierras vírgenes, que fueron hasta el Cataclismo cosmópolis gigantes, serán cultivadas con las nuevas cementeras aparecidas junto a los mares. Los animales de "carneo" ya no serán. Se vivirá del mar. Pan y Peces se dirá, más se comerá en comprimidos, puesto que la gula habrá desaparecido"...


Benjamín Solari Parravicini (Pelón) escribió más de setecientas profecías de diversos tipos.

Su único discípulo vivo es Pedro Romaniuk, quién (en su libro "Cono Sur") lo recuerda de esta manera: "Personalmente fue él preparándome para que pudiera yo estar en condiciones de comprender la profundidad y trascendencia de "esas psicografías". Actuando como "puente" o "canal" de energías mentales superiores, Solari Parravicini transcurrió gran parte de su existencia terrenal. Mi amado Maestro Benjamín ha sido inspirado, desde niveles muy superiores a los nuestros, para captar imágenes del futuro y luego difundirlas en los momentos más oportunos..."
Bien podríamos decir que Solari Parravicini fue... un "Nostradamus argentino".

Artículo publicado en el Boletín Más Allá del Contacto, editado por:
Carlos Alberto Iurchuk
Argentina

Fuente: Extraido de http://www.alterguia.com/


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional