Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Que hable la Tierra

Que hable la Tierra:  3

Por: FERNANDO ORTOLÁ EGEA

PRESENTACIÓN
 
Quien dibuja en los campos de cultivo tuvo un contacto conmigo en Abril del 2009. Él dibujó los 3 principales gráficos de mi filosofía personal y desde entonces ha seguido desarrollando mis gráficos, respondiendo a mis preguntas y dándome su mensaje.

Quiere ayudarnos a alcanzar la meta de la tecnología humana que es la nave dimensional  y para ello con sus dibujos nos explica de qué se trata la nave dimensional, para qué sirve y cómo se fabrica.

Mi interpretación de sus dibujos la he dividido en varios volúmenes.
 
1- La creación del universo:

 
Expongo como el estableció contacto conmigo y traduzco su explicación acerca
de la evolución de la vida en nuestro universo.
 
2- La historia más vieja del mundo   
y    3- Que hable la Tierra:
 
El contenido de ambos volúmenes trata de la interpretación de uno solo de sus dibujos hechos en los campos de cultivo.
Es un gran dibujo que se hizo en 3 fases y que contiene 5 líneas largas de escritura desconocida que con ayuda de las
formulas cenuitas he traducido.

En el texto él explica la evolución de la vida de los humanos en nuestro planeta Tierra, desde sus principios hasta nuestros días y parte de nuestro futuro hasta que alcancemos relativamente pronto el inicio de nuestra estancia en una dimensión más elevada.

Hacia la mitad de la traducción del texto continuo interpretando las formas y figuras de las rocas y acantilados de un lugar de la costa mediterránea en los cuales está representado y gravado uno de los momentos históricos a los que se refiere el texto del dibujo en los campos de cultivo, relatando detalles fotografiados y esculpidos de la gran batalla armagedónica que sufrió la humanidad en esa época remota y describiendo a los combatientes que participaron en su contienda, quienes eran y los ideales que defendían cada uno de ellos.
 
4- Manual para la construcción de una nave dimensional:

 
El con sus dibujos continúa refiriéndose a la evolución de la vida y se adentra en la construcción de una nave dimensional.
 
5- El hijo del emperador:
 
Continúa desarrollando los temas anteriores y se refiere además a la evolución social de nuestro mundo, sugiriendo soluciones.

Una amplia sección de este volumen está dedicada a la traducción del texto de otro de sus dibujos en el que aparecen tres líneas en las que explica el nacimiento de la forma de vida a la que él pertenece que es de una dimensión superior a la nuestra y que nació de una forma humana similar a la nuestra, en tiempos remotos y en otro lugar de nuestra galaxia.

FRAGMENTO DE, Que hable la Tierra:

EL PODER DE LOS DESEOS

 
La esencia creadora en el plano del espacio de la quinta dimensión en el que estamos es la esencia E, cuyos atributos son entre otros: las emociones y los deseos.

Por eso a la materia del mundo o universo en el que vivimos no la podemos alterar con la mente (esencia S) sino con las emociones y los deseos (esencia E). Las emociones (E) y no la mente (S) son el poder que crea la materia del mundo en el que vivimos, la transforma, la conduce y finalmente la realiza. Es decir que la Hallera (Hace, LLEva y REaliza).
 
Otro atributo muy común de la esencia E es el amor.
 
Es fácil observar cómo es el amor quien hace la materia del universo en el que estamos. Del amor que hay entre un padre y una madre nace un hijo.  Sin ese amor el hijo (la materia) no podría nacer.

Todo cuanto hay en este universo, toda su materia, todos sus seres, tanto animados como inanimados, han nacido del amor que hay entre un padre y una madre.
 
Resulta gracioso ver a alguien que intenta hacer levitar a un plato que ha puesto en el centro de una mesa, concentrándose en él, con un aspecto serio, con el entrecejo fruncido y la frente dirigida hacia el objeto como apuntándole con una especie de pistola con la que le da al plato la orden de que vuele. ¡Vuela!
 
Está intentando hacer volar al plato a través de su poder mental. (S) Si el plato se tratase de un ser aparentemente vivo,... ¿Cómo se sentiría ante las frías y serías ordenes mentales de alguien que le está pidiendo que vuele? Probablemente reaccionaría en contra y posiblemente aún volaría menos, es decir, que como reacción se hará más pesado, más pegado a la mesa, al suelo y a la tierra y con muchas menos ganas de volar de las que ese plato podría tener habitualmente si se tratase de un ser vivo.
 
Pero si para hacer volar al plato, en vez de usar el poder de la mente (esencia S) se usa el poder del amor (esencia E), entonces si el plato se tratase de un ser aparentemente vivo, al menos sí que se sentiría motivado a hacer lo que le piden, a intentar volar por encima de la mesa.
 
Para ello deberíamos de dirigirnos hacia el plato con un aspecto relajado, feliz y sonriente y pedirle con buenas palabras que si por favor quiere pegar un vuelo para nosotros.   ¡...Por favor,...querido plato... puedes concedernos la gracia  de contemplar tu bonito y maravilloso vuelo sobre la mesa...por favor...platito bonito...!
 
Seguramente que así el plato se sentiría más motivado a volar, y seguramente que su peso se haría más ligero, recibiría cierta elevación, es decir, que pesaría menos sobre la mesa, el suelo y la Tierra. 
 
Lo mismo nos sucede a los seres humanos, si alguien nos insulta nos sentiremos más pesados y pegados al suelo de la Tierra, más hundidos, la misma expresión lo indica: el sentirse “hundidos”.
 
Pero si alguien nos alaga remarcando nuestras cualidades, nos da la sensación de despegarnos del suelo, de hacernos más livianos, la misma expresión lo indica: el  “volar” de felicidad.
 
El mismo principio se puede aplicar al plato, al cual haciéndole feliz a través de un buen gesto hacia él, estaremos más cerca de que vuele que si le amenazamos con una fría orden seria y mental, con la cual se sentirá menos “a flote” que antes.
 
Ese ejemplo nos muestra que el amor, las emociones, los deseos y todos los demás atributos de la esencia E y no la mente (esencia S) son el poder que crea, transforma, conduce y realiza (hallera) a la materia del mundo o universo en el que vivimos.

Es decir que en el espacio de la quinta dimensión (o línea azul del texto de Kinomi) es el amor (esencia E) y no la mente (esencia S) quien tiene poder sobre la materia.
 
El amor, las emociones, los deseos,... todo atributos de la esencia E.  No tratándose este de un principio tan sólo religioso o espiritual sino también científico: En la dimensión en la que nos hallamos actualmente (el espacio de la quinta dimensión) el poder transformador de la materia no está en la esencia S sino en la esencia E.
 
Si en el lugar en donde vivo llueve mucho, eso me hace pensar que deseo hallar algo que me proteja para no tener que mojarme cada vez que salgo a la intemperie.  En el caso de no encontrar nada, mi necesidad me conducirá a idearme la forma de fabricar un paraguas. Cuando tenga mi paraguas mi deseo ya no será el de fabricar un paraguas pues el paraguas ya lo tengo, sino que ahora tendré un nuevo deseo: desearé que llueva, que llueva mucho, para así poder poner a prueba mi paraguas.

Mi deseo de fabricar un paraguas se habrá transformado en el deseo de que llueva. Con el primero de estos dos deseos, el deseo de fabricar un paraguas, he creado un paraguas fabricado por mí mismo.

Con el segundo deseo, el deseo de que llueva, he creado la lluvia producida por mí mismo. Con lo cual llego a la conclusión de que la lluvia es producida por mí con mi deseo de que llueva. Es decir que he creado a la lluvia (a un objeto material) con mi deseo, o sea, con la esencia E, ya que el deseo es un atributo de la esencia E.
 
¿Cómo hacer para que la lluvia no sea producida por mí?  Para eso no hay que desear que llueva. Y... ¿Cómo no puedo desear que llueva?

 Para eso no debo desear una protección contra la lluvia, por ejemplo un paraguas. Y ¿Cómo no puedo desear una protección contra la lluvia, un paraguas,... si está lloviendo sobre mi cabeza y me estoy mojando?
 
No queriéndome enfrentar a la lluvia, no viéndola como una enemiga, sino amándola, viéndola como una amiga, deseándola, observando sus cosas positivas.
 
Entonces tu deseo (la esencia E, el poder sobre la materia) actuará sobre la lluvia (ser material) haciendo que llueva menos, o que llueva de un modo armónico y que la lluvia no te moleste sino al contrario, que te guste mojarte de vez en cuando con el agua de lluvia y que  además de agradarte esa sensación, también te cure, te renueve, te sane, te mejore en todos los aspectos, tanto material como interior, reconfortándote como el abrazo de una madre amada (el agua, el mar, la naturaleza, la Tierra, el universo,...), que también ama de igual manera a sus hijos a quienes protege continuamente dentro de su dulce abrazo materno.  
 
Según este principio cenuítico y universal, imaginaos todas las adversidades que nos estamos produciendo a nosotros mismos, tan sólo por el hecho de no amarnos entre nosotros ni al universo en el que estamos.   
 
El que desea armas y las produce para protegerse a sí mismo, con ello él mismo se crea el deseo de tener enemigos que le vengan a atacar, para así poder poner a prueba sus armas. Es decir que con ello él mismo está creando unos enemigos, unos enemigos que antes no existían.  
 
La solución para esto es la misma que la del ejemplo anterior de la lluvia: amar a la gente, amar a los demás, confiar en ellos, al igual que en el ejemplo anterior debíamos de amar a la lluvia y confiar en ella. 

GRACIAS FERNANDO por tu VALIOSO y Esclarecedor  APORTE!
ALF

DESCARGAR TEXTO COMPLETO y COMPLEMENTARIOS

ECO - BUSCADORMAS INFO:
http://www.buenasiembra.com.ar/esoterismo/profecias/interpretacion-de-los-agroglifos-1287.html
 


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional