Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Teletransportación

TELETRANSPORTACIÓN

Hace unos años publicamos un caso de lo que hasta entonces parecía un fenómeno de teletransportación ocurrido a una joven y su madre mientras conducían un automóvil por el sector de Hato, Tejas, en la carretera 2, jurisdicción de Bayamón, a las 7:00 pm.
Ambas iban desde San Juan hacia el municipio de Florida, donde la joven llevaba a su madre, que padecía una grave depresión mental, para que su tío cuidase de ella. El padre de la joven había muerto recientemente y su madre no pudo recuperarse del golpe emocional que esto le produjo, cayendo en un grave estado de depresión que literalmente "la estaba llevando a la muerte". La joven desesperada había orado a Dios pidiendo que su madre fuera sanada, pues ella no podía soportar que muriese también. Sacándola de una residencia médica donde la atendían decidió llevarla a casa de su tío, y una vez allí la dejaría, junto al automóvil para que lo utilizaran en caso de ser necesario. Otra persona les seguía en otro vehículo, para recogerla en casa de su tío y regresarla a San Juan.

Pues bien, como decíamos, al llegar al punto detrás del centro comercial, en Hato, Tejas, de pronto vieron que todo se obscureció y desaparecían de su vista la carretera, los árboles, el alumbrado eléctrico, todo. Un extraño zumbido invadió el ambiente y comenzaron a sentirse extrañas. La hija recordaba que "sentía el automóvil muy liviano. La carretera no se sentía y estaba muy confusa. Le preguntaba a mami qué pasaba, pero ella no contestaba, se mantenía mirando hacia el freno, como en trance". Por otro lado, su madre decía lo mismo sobre ella. Una misteriosa iluminación blanca azulosa invadió el interior del vehículo y lo próximo que recuerdan es estar aún en el automóvil y ver cómo los árboles, carretera y postes del alumbrado, aparecen de nuevo ante ellas, ¡pero están llegando al pueblo de Arecibo y no saben cómo llegaron hasta allí! Al mirar sus relojes ven que son las 9:30 PM. Dos horas y media habían transcurrido y no recordaban qué pasó durante ese lapso de tiempo. Por años se preguntaron que había ocurrido, pero esta situación cambió al someterse ambas damas por separado a varias sesiones de hipnosis regresiva en el verano de 1994. A continuación presentamos las deliberaciones derivadas de las mencionadas sesiones de hipnosis.

LLEVADAS A LA LUZ

Para evitar que se contaminasen las informaciones de ambas, se decidió que cada una se llevaría a regresión hipnótica por separado y que ninguna sabría lo que la otra había dicho hasta terminar las sesiones. De este modo nos asegurábamos de que la información de cada unas surgía de forma independiente y libre de influencias derivadas de detalles ofrecidos por una o la otra.
Las sesiones de hipnosis fueron efectuadas por el reconocido hipnólogo Manuel Méndes del Toro, con la ayuda de este servidor (Jorge Martín). Para efecto de este artículo llamaremos a las damas Myriam Rivera (la hija) y Sonia Rivera (la madre), ya que por ahora preferimos mantener el anonimato.

La primera en someterse a hipnosis regresiva fue Myriam. A continuación presentamos en forma resumida, lo que recordó. Tras la inducción hipnótica. Myriam recordó estar conduciendo su vehículo Montecarlo de 1974 por el sector de Hato Tejas, justo detrás del centro Comercial Bayamón Oeste, cuando todo se volvió oscuro a su alrededor, no se sentía la carretera y sólo se notaba una leve neblina alrededor del vehículo, a la vez que se sentía un fuerte zumbido. Una luz blanco azulada bañaba al vehículo desde arriba, y Myriam preguntó a su madre que ocurría, que no entendía lo que pasaba. Su madre, Sonia, no le respondía, parecía estar en trance. Entonces un brillante rayo de luz blanca entró al auto por la parte derecha y arropó a su madre ¡y esta desapareció!.

Asustada y confundida miró hacia afuera y vio que, suspendido sobre el automóvil estaba un gran objeto volador, metálico gris-plateado de forma redonda. En ese momento otro rayo de luz la envolvió a ella, y asustada, se encogió en la esquina del asiento y protegió su rostro con sus brazos ¡y se encontró saliendo del auto a través del techo, traspasándolo como si no existiera! En este punto Myriam exclama en medio del llanto y temor. ¿Qué es esto? ¿Qué es esto? (Llanto desesperación). ¿Dónde esta mami? Myriam está encogida, paralizada, en la misma posición en que se puso al protegerse de la luz. Al mirar atrás vio que el automóvil estaba flotando en el aire a gran altura, muy cerca del objeto, y que abajo, en la distancia, se veían las diminutas luces del alumbrado eléctrico y de residencias. Aterrada, continuaba llorando y preguntando qué pasaba, pues no entendía lo que ocurría. Llena de temor miró hacia arriba y vio que se abría hacia abajo una puerta en el costado del objeto volador. Entonces vio con asombro que en la abertura de la puerta estaba parada una figura muy extraña, muy alta. Era un ser humanoide de unos seis pies de estatura del tipo de los llamados "Grises", muy blanco, muy delgado. El ser tenía la cabeza grande y un poco redondeada, ojos obscuros no muy grandes y un gesto y miradas dulces. La boca era casi imperceptible, muy pequeña, con una dulce sonrisa, y la nariz era como las de nosotros, pero muy pequeñita. Tenía brazos largos y manos de cinco dedos como las nuestras, pero largos. No parecía tener ropa y toda su piel era de un color gris pálido, blancuzco. "Es un ser muy delicado", dijo Myriam.

 El ser gris le dijo mentalmente "Ven conmigo. No temas. No vamos a hacerte daño. Tranquilízate", y ella percibió que decía la verdad, y al momento se sintió calmada y en gran paz. "Yo sentía una gran bondad emanar de este ser", dijo ella. El humanoide extendió sus manos y tomó las de Myriam, apretándoselas suavemente, con cariño, e introduciéndola en el disco volador. La joven se calmó aún más. Ya dentro, seguía diciéndole telepáticamente, con una voz que sonaba masculina, pero tierna, que no temiese, que todo iba a estar bien, que nada malo iba a sucederle. Myriam preguntó por su madre, y él le aseguró que estaba allí también, que no temiera por ella, que estaba bien. Todo el interior de la nave era de un tono metálico plateado-nacarado, muy hermoso.
Lo próximo que recordó es que aparecen otros varios seres tipo "grises" similares al grande, pero pequeñitos, de solo unos tres pies y medio de estatura, y junto al ser alto las llevan por un pasillo metálico curvo hasta un salón redondo en una de cuyas paredes hay una protuberancia curva que parece "un tipo de asiento que sale de la misma pared". De hecho, todo el salón parece moldeado en una pieza, a excepción de una camilla metálica con algo como una sábana blanca encima que está en el centro del salón. Junto a la camilla hay una mesita metálica con una bandeja, también metálica y plateada "como el acero inoxidable" con muchos instrumentos raros, muchas varillas alargadas y algo similar a un compás.

"En el salón -dice Myriam- hay más seres chiquitos, muy graciosos, emanan una gran sensación de amor y de paz. Me hablan en la mente también. Me dicen que me van a ayudar"

Los chiquitines toman a Myriam por los brazos y la llevan hasta la camilla, donde una fuente de luz muy brillante es colocada sobre su cabeza. Allí, el ser alto y los pequeños la examinaron físicamente y en un momento dado la introdujeron unas, como varillitas metálicas muy finas y alargadas por varias parte de su cuerpo: sus pies, rodillas, codos, en especial por el vientre, por un punto compatible con el área de los ovarios. Le explican que están dándole un refuerzo energético para que su organismo esté mejor. Además tomaron muestras de su organismo con las mismas varillas. Los seres pequeños trajeron entonces unos raros instrumentos metálicos parecidos a abrazaderas como las que le ponen en las piernas a los que tienen algún tipo de problema ortopédico y se lo ajustan en las piernas, mientras el ser alto le dice a Myriam que no tema, que ella estaba enferma, pero que la estaban curando con aquel instrumento. Esas cosas -dijo Myriam- tenían una plancha metálica rectangular para poner los pies, y en la parte de arriba tenían como unos aritos, cinco, y meten los dedos de los pies en los aritos son como unas barras agarradas a eso, y me las ponen y cierran más arriba de las rodillas. Sigue el relato diciendo:

El "Gris" alto, mirándole dulcemente le dijo: Tienes lo que ustedes llaman cáncer, en los huesos, pero no temas, te estamos sanando, porque tienes que estar bien para un trabajo muy importante que tienes que hacer en el futuro y tienes que estar en completa salud para poder hacer ese trabajo.. En el futuro vas a conocer a una persona que está haciendo un trabajo, dará  a conocer algo muy importante para la humanidad, revelará la relación que Uds. tienen con nosotros, y tienes que unirte a él para ayudarle a continuar su labor. Deben informar a la gente sobre la realidad de nuestra existencia. Esa persona vino para hacer un trabajo muy importante que tiene que ver con la información, el proceso de evolución y los cambios que se producirán en tu mundo.

Myriam preguntó dónde estaba su madre, y el ser le contestó: No temas por ella. También esta aquí. Ella esta muy enferma, pero la estamos sanando, pues el estado en que ella está le afecta demasiado, y de pasarle algo no estarías en condiciones de realizar el importante trabajo que tienes que hacer en el futuro. Por eso, la estamos sanando también.
Acto seguido uno de los seres pequeños le entregó al alto un instrumento "parecido a un compás" y este lo colocó en la frente de Myriam. Al momento, el raro instrumento comenzó a lanzar destellos, chispas brillantes, mientras el ser le explicaba que eso es para la psiquis, te desarrollará aún más la intuición. Era algo metálico, gris plateado, pero hecho con un metal poroso como el hierro colado. Tenía la forma de una V larga con algo curvo que la cruzaba, como un compás.

Tras esto le permitieron incorporarse y sentarse en la camilla, y en ese momento entró al salón un ser de aspecto humano, de unos seis pies de estatura y muy hermoso, de piel sonrosada, ojos verdes claros y cabello rubio y tenía una mirada y sonrisas muy dulces. Estaba vestido con una túnica blanca brillante y proyectaba un gran amor. Mientras tanto, el ser "Gris" alto explicaba a Myriam quiénes eran y por que estaban aquí. Todos nosotros -dijo él- estamos trabajando en conjunto (los "grises" altos, los bajitos y los seres de tipo humano) para una gran misión. Explicó que su especie en específico es una raza muy, antigua que está en un grado de desarrollo muy elevado, muy cercano ya a la creación en un plano cuasi-espiritual, y que no provienen de ningún punto en específico de nuestro Universo físico (dando a entender que su especie transciende de planos dimensionales).

Explicó también que su especie trabaja en un plan de la creación que vela por la continuidad de la evolución de los mundos y las razas que los pueblan, muy cercanos al originador, a la creación. Hemos tenido –dijo- muchos problemas con su mundo "la Tierra", pues se nos ha hecho muy difícil ayudarlos a evolucionar tanto a Uds. como especie, como también al planeta. Uds. han caído en un círculo vicioso debido a su alto grado de materialismo, que no les permite trascender, crecer, entrar en el proceso de evolución. Esta vez el proceso es irreversible. Tiene que darse. El globo terráqueo y ustedes como raza van a entrar a una nueva dimensión vibratoria. Si no crean conciencia de la realidad del mundo espiritual, que va a la par de la del mundo material, no podrán sobrevivir, se perderán muchas vidas, porque el choque vibracional, que se reflejará en los planos físicos, será tan grande que no podrán soportarlo, no podrá trascender este y morirán. Sólo elevando su estado de conciencia, a través del conocimiento, podrán sutilizarse vibracionalmente y ser capaces de trascender ese proceso. Ese momento está acercándose, casi no hay tiempo para que se preparen. Necesitamos acelerar el proceso. El trabajo que hace esta persona ayudará a que Uds., entiendan de donde vienen, su relación con nosotros y el universo.

FUENTE: Revista evidencia Ovni nº 9 (Cedicop.inc. autor: Jorge Martín)
Mas info:http://www.familia.cl/ciencia/teletransportacion/tele.htm

SOLICITAR TEXTO DIGITAL COMPLETO DE : TELETRANSPORTACIÓN


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional