Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


EE.UU. vs. Irán ¿Profecía Apocalíptica?

Académicos europeos advierten el inicio de una crisis económica y política a escala planetaria desde fines de marzo. Los actores iniciales: Estados Unidos e Irán.

Será el principio del fin del mundo como lo conocemos hoy.
Alexander Mondragón

El pasado fin de semana el Vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, amenazó a Irán con 'graves consecuencias' si no suspende sus actividades de enriquecimiento de uranio. 'No vamos a permitir a Irán ningún arma nuclear', afirmó en una declaracíon que, traducido en otras palabras, se puede interpretar como la amenaza de un ataque militar. En la misma onda, el pasado lunes 13 de marzo el presidente George W. Bush destacó la posibilidad de que muchos de los componentes de los explosivos en Irak, usados contra las tropas norteamericanas, puedan proceder de Irán. De esta manera Bush hace responsable parcial a Irán de la ola de atentados que sacude a Irak desde el principio de la ocupación estadounidense en 2003.

¿Pero es realmente la producción nuclear iraní y/o su supuesta ayuda con explosivos a los terroristas, la verdadera preocupación del gobierno de Estados Unidos respecto a Irán? La respuesta parece ser un categórico NO, a la luz de otros factores que, de acuerdo a un grupo de académicos europeos, será el principio del fin del mundo como lo conocemos hoy.

En Noviembre del 2000 Irak dejó de aceptar dólares por la venta de su petróleo. Vendiendo su crudo a través del programa de las Naciones Unidas 'Oil for Food' [Petróleo por Alimentos], el gobierno iraquí logró cambiar 10 billones de dólares a euros. Y a finales del 2000 Irak abandonaba por completo el dólar en sus ventas de petróleo. Dos meses después de la invasión de Irak por Estados Unidos, que se inició en Marzo del 2003, se declaró acabado el proyecto 'Oil for Food' y las cuentas en euros fueron cambiadas otra vez a dólares. Ya no se podía volver a comprar el crudo en euros. La supremacía mundial del dólar volvía a ser restaurada.

Pero que sucede ahora: Irán intenta repetir el negocio de los petroeuros. Desde el año pasado ya se conoce que Irán anunció la apertura de la 3ª Bolsa de Petróleo Mundial, y para llegar al día D solo es cuestión de días. Para el 20 de marzo del 2006, el gobierno de Teherán tiene previsto inaugurar su Bolsa de Petróleo, después del IPE de Londres y el NYMEX de Nueva York, y hacer sus ventas en petroeuros con todas las regulaciones internacionales. Y, ojo, la opción está siendo considerada como muy interesante por países Europeos, China o Rusia entre otros.

Ahora, el enigma apocalíptico: ¿Dejará Estados Unidos que Irán le de un golpe mortal al dólar como única moneda de referencia para comerciar el oro negro?
Nadie duda que no lo permitirá, pero las consecuencias y los resultados pueden ser apocalípticos porque, además, hay otros factores en juego, según lo revela un estudio elaborado por un grupo de académicos europeos y que está circulando entre las élites económicas y la red informática.

A continuación, un extracto del informe: La profecía

El Laboratorio Europeo de anticipación política, Europa 2020 [LEAP/E2020], en un informe titulado 'El fin de Occidente, tal y como lo conocemos después de 1945', estima en más de un 80 % la probabilidad de que entre el 20 y el 26 de marzo del 2006, sea el comienzo de una crisis económica y financiera comparable con la Gran Depresión de 1929.

'La última semana de marzo será el punto de inflexión de un número de sucesos críticos, que tendrán como resultado una aceleración de los factores que llevarán a una crisis importante, sin considerar una intervención estadounidense o israelí contra Irán. En caso de que tenga lugar tal intervención, la probabilidad de que empiece una crisis importante asciende al 100 %', dice el informe del LEAP/E2020.

El anuncio de esta crisis, de acuerdo a LEAP/E2020, procede del análisis de las decisiones tomadas por los dos participantes clave, EE.UU. e Irán.

Por una parte está la decisión de Irán de abrir la primera Bolsa de Petróleo en Euros el 20 de marzo de 2006 en Teherán, disponible para todos los productores de la región. Y, del otro lado, la decisión de la Reserva Federal de los EE.UU. de dejar de publicar los datos de M3 [el indicador más fiable de la cantidad de dólares en circulación en el mundo] desde el 23 de marzo de 2006 en adelante [el anuncio oficial de la Reserva Federal puede verse en www.federalreserve.gov/releases/h6/discm3.htm

'Estas dos decisiones constituyen los indicadores, las causas y las consecuencias de la transición histórica en curso del orden creado después de la 2ª Guerra Mundial, y del nuevo equilibrio internacional que se encuentra en proceso de gestación desde el colapso de la URSS', dicen los expetos de LEAP/E2020. 'Su magnitud, al igual que su simultaneidad catalizará todas las tensiones, las debilidades y los desequilibrios acumulados desde hace más de una década por todo el sistema internacional'.

Y no son los únicos que han previsto este cataclismo en el sistema-mundo capitalista. En sus diversos libros y ensayos, desde la década de los 90's, el profesor Immanuel Wallerstein ha escrito que 'cuando el sistema está fuera de su punto de equilibrio', como parece estar ahora, 'un golpe mínimo' puede desequilibrarlo y cambiarlo de curso. La bolsa petrolera iraní ¿será este golpe?

La Bolsa de Petróleo Iraní

La apertura de una bolsa de petróleo iraní en euros al final de marzo de 2006, sería el final del monopolio del dólar en el mercado del petróleo global. Es probable que el resultado inmediato sea que este hecho afecte al mercado financiero internacional, ya que los países productores podrán vender sus productos también en euros.
En paralelo, los países europeos en particular podrán comprar petróleo directamente con su propia moneda, sin tener que recurrir al dólar. Concretamente, en ambos casos, esto significa que un número menor de agentes económicos necesitará un número menor de dólares.

Este doble acontecimiento, llevará hacia una misma dirección, es decir, a una reducción muy significativa de la importancia del dólar como moneda de reserva internacional y, por lo tanto, un debilitamiento significativo y sostenido de la moneda americana, en particular en comparación con el euro.

Las evaluaciones más conservadoras, dan 1 Euro a 1.30 dólares norteamericanos a final de 2006. Pero si la crisis llega al alcance anticipado por el LEAP/E2020, las estimaciones de 1 Euro por 1.70 dólares en el 2007 no son nada irreales.

Fin del indicador M3

El fin de la publicación por parte de la Reserva Federal de EE.UU. del agregado monetario M3 [y de otros componentes], una decisión criticada vehementemente por la comunidad de economistas y analistas financieros, tendrá como consecuencia la pérdida de transparencia en la cantidad de dólares en circulación en el mundo —es decir, excepto las autoridades de la Reserva Federal, nadie sabrá cuanto papel moneda estará imprimiendo el gobierno de Estados Unidos.

Durante algunos meses, el M3 ya se ha incrementado significativamente [indicando que la impresión de dinero ya se ha acelerado en Washington], y se sabe que el nuevo presidente de la Reserva Federal de los EE.UU., Ben S. Bernanke, es un auto-reconocido fanático de imprimir dinero.

Considerando que una fuerte caída del dólar probablemente ocasionará una venta masiva de los Bonos del Tesoro de EE.UU., mantenidos en Asia, en Europa y en los países productores de petróleo, LEAP/E2020 estima que la decisión americana de dejar de publicar M3 está encaminada a ocultar, en tanto sea posible, dos decisiones de los EE.UU., en parte impuestas por las decisiones económicas y políticas tomadas estos últimos años:
—La monetarización de la deuda de los EE.UU.
—Y el lanzamiento de una política monetaria para apoyar la actividad económica de los EE.UU.

Dos políticas a ser implementadas hasta, al menos, las elecciones de noviembre del 2006 [en donde se renueva la totalidad de la Casa de Representantes y parte del Senado] para evitar que el partido Republicano se tambalee.

Esta decisión relacionada con el M3 también ilustra la incapacidad de las autoridades financieras y monetarias internacionales, y de los EE.UU., en una situación en la que al final preferirán eliminar el indicador antes que intentar actuar sobre la realidad.

Intervención Militar contra Irán

Irán posee algunas ventajas geoestratégicas significativas en la crisis actual, tales como su habilidad para intervenir fácilmente y con un impacto importante en el aprovisionamiento de petróleo de Asia y Europa [bloqueando el estrecho de Ormuz], en los conflictos en curso en Irak y Afganistán, por no mencionar el posible recurso del terrorismo internacional. Pero además de estos aspectos, la creciente desconfianza hacia Washington crea una situación particularmente problemática, escriben los académicos de LEAP/E2020.

Lejos de calmar los miedos de Asia y Europa que conciernen la adquisición de Irán del estatuto de potencia nuclear, una intervención militar contra Irán resultaría en una casi inmediata división de opinión pública europea, la cual, en un contexto en el cual Washington ha perdido su credibilidad en la gestión correcta de este tipo de casos desde la invasión de Irak, evitará que los gobiernos europeos hagan algo que no sea seguir su opinión pública.

Al mismo tiempo, el coste creciente del petróleo que seguiría a tal intervención [rompiendo facilmente la barrera de los $70 el barril y amenazando con llegar a los $100] llevaría a los países asiáticos, en primer lugar y principalmente a China, a oponerse a esta opción, forzando de esta manera a los EE.UU. [o a Israel] a intervenir por sí mismos, sin el respaldo de la ONU, por lo tanto añadiendo una serie crisis diplomática y militar a la crisis financiera y económica.

La crisis económica de EE.UU

LEAP/E2020 anticipa que estas dos decisiones extraoficiales —la monetarización de la deuda externa y el lanzamiento de una política monetaria— llevarán a los EE.UU. y al resto del mundo a una rápida crisis monetaria, financiera y económica, sin precedentes en una escala planetaria.

La 'monetarización' de la deuda de los EE.UU. es, de hecho, un aspecto muy técnico que describe una realidad tremendamente sencilla: los EE.UU. no se comprometen a reembolsar su deuda, o más exactamente a reembolsarla en 'monkey currency' [o sea, más papel moneda sin ningún respaldo real, como sería el oro]. LEAP/E2020 también anticipa que el proceso se acelerará al final de marzo coincidiendo con el lanzamiento de la Bolsa de Petróleo Iraní, la cual sólo puede precipitar las ventas de Bonos del Tesoro de los EE.UU. por sus titulares no estadounidenses.

Con esta perspectiva, es útil observar la siguiente información: la parte de la deuda del gobierno de los EE.UU. en manos de Bancos de los EE.UU. cayó al 1.7% en 2004 en contraste con el 18 % de 1982. Paralelamente, la parte de esta deuda en manos de operadores extranjeros pasó del 17 % en 1982 al 49 % en
2004.

Más papel moneda

La cuestión que se plantea es: ¿Cómo se llegó a que los bancos de los EE.UU. se libraran de casi toda su parte de la deuda nacional de los EE.UU. en los años pasados?

Además, para intentar impedir la explosión de la burbuja inmobiliaria sobre la cual descansa el consumo doméstico de los EE.UU., y en un momento en el que el ratio de ahorro de los EE.UU. se ha vuelto negativo por primera vez desde los años 1932 y 1933 [en medio de la 'Gran Depresión'], la administración Bush, en asociación con el nuevo propietario de la Reserva Federal de los EE.UU. y seguidor de este enfoque monetario, inundará el mercado de los EE.UU. de liquidez. Pero esto solo puede acelerar el final.

Efectos anticipados

Según LEAP/E2020, la conjunción no accidental de las decisiones norteamericanas e iraníes es una fase decisiva en la puesta en marcha de una crisis sistémica que marcará el final del orden internacional establecido después de la 2da Guerra Mundial y tomará forma entre el final de marzo y el final del año 2006 a través de un desplome del dólar [posiblemente a 1 Euro = 1,70 dólares de EE.UU. en 2007] estableciendo una inmensa presión al alza sobre el euro, un incremento significativo del precio del petróleo [por encima de los $100 el barril], un agravamiento de las situaciones militares americanas y británicas en Oriente Medio, una crisis financiera monetaria y presupuestaria de los EE.UU.

Comparable en alcance a la de 1929, consecuencias económicas y financieras muy importantes para Asia en particular [entiéndase China] pero también para el Reino Unido, una súbita interrupción del proceso económico de globalización, un colapso del eje transatlántico que llevará a un incremento general de todos los peligros domésticos y de política externa por todo el mundo.

Para los titulares de dólares individuales, así como para las corporaciones transnacionales o los tomadores de decisiones políticas y administrativas, las consecuencias de esta última semana de marzo de 2006 serán cruciales.

Estas consecuencias requieren que se tomen algunas decisiones difíciles tan pronto como sea posible [la anticipación de la crisis es siempre un proceso complejo ya que se basa en apuestas] porque una vez la crisis comienza, se produce una desbandada, y todos los que eligieron esperar pierden.

Para los individuos la elección es clara: el dólar de los EE.UU. para nada es ya una moneda en la que refugiarse. El creciente costo del oro en el último año demuestra que mucha gente ya ha anticipado la tendencia [a la baja] de la moneda de los EE.UU.

¿Creer o no creer?

Algunos diran que esta 'profecía', viniendo de europeos, solo tiene el propósito de alentar la compra de Euros en desmedro del Dólar, como un eventual refugio en el caso de una crisis. También pueden decir que es un intento de aumentar ficticiamente el precio del oro, ante una súbita demanda para refugiarse de la caída del Dólar. Ciertamente, eso es muy factible. Sin embargo, predicciones similares ya han sido hechas por varios economistas estadounidenses, entre ellos Paul Krugman en las páginas del The New York Times.

En algunas de sus columnas, Krugman ha advertido que —sino se reduce la deuda externa del país— cuando llegue el día en que los prestamistas asiáticos se cansen de comprar los bonos de la deuda externa, debemos estar preparados para un dramático ajuste económico. Y la deuda externa es solo un factor.

Otra hipótesis sobre esta 'profecía' es que, de alguna forma, puede ser un potente disuasivo para que los Halcones del gobierno de Bush, piensen muy bien las consecuencias que puede traer un ataque militar a Irán. Aunque, como dice Wallerstein, respecto a una intervención militar, 'más es el ruido que las nueces' pues 'Estados Unidos no tiene la fuerza militar necesaria para perpetrar un ataque de esa naturaleza, porque el régimen iraquí no lo respaldaría y porque Israel no lo puede hacer solo'.

Y, a modo de información, el método original de anticipación política del LEAP/E2020 ha permitido a muchos de sus expertos prever [y publicar] en concreto anticipar la caida de la Cortina de Hierro, el atascamiento de los EE.UU. en la ciénaga de Irak y el colapso mantenido de la credibilidad internacional de los EE.UU., entre otros hechos históricos.

La advertencia está dada.

Por: Arq.Horacio Roberto

El negocio de endeudar naciones

Durante siglos los banqueros internacionales se han hecho ricos al conceder empréstitos a reyes y gobiernos. Un sistema que comenzaron a implementar los Caballeros Templarios en el siglo XII.

Aunque en la Edad Media los cristianos tenían prohibida la usura, los Templarios -grandes banqueros de la época- obtenían un beneficio del dinero que guardaban, custodiaban o transportaban, descontando de la cantidad primitiva una comisión previamente acordada. Los prestatarios, por su parte, les devolvían una cantidad superior a la que habían percibido a crédito. Con el tiempo los Templarios empezaron a ser vistos como ricos conspiradores en contra del Estado y del bien común.

Préstamos, garantías y endeudamiento

El profesor universitario de economía Stuart Crane nos indica que existen formas para asegurar los préstamos con garantías de parte de los gobiernos o monarcas.

Cuando una firma importante pide un préstamo grande, sus acreedores obtienen una voz en el manejo de los negocios como una manera de “proteger su inversión”. De igual modo, ningún gobierno puede conseguir grandes préstamos a menos que esté dispuesto a ceder a sus acreedores una cuota de poder sobre su soberanía a modo de aval.

De esta manera, los banqueros internacionales que han prestado cientos de billones de dólares en todo el mundo adquieren una poderosa influencia en las políticas de tales gobiernos. Pero la mayor ventaja que un acreedor tiene sobre el deudor es que si éste se niega a pagar la deuda (incluyendo los intereses), el banquero puede financiar a su enemigo.

Debido a que los depósitos gubernamentales son la clave de los imperios bancarios internacionales, a lo largo de la historia estos banqueros se han interesado en ayudar a los gobiernos para que se endeuden. A mayor monto de deuda, mayores intereses.

Uno de los métodos más eficaces, y quizás el más rápido, para sumergir a un gobierno en un mar de deudas consiste en armar una guerra en la cual los bancos financian a ambas partes del conflicto. Como ejemplo, durante la guerra civil de los Estados Unidos el norte fue financiado por los Rothschild, a través de su agente norteamericano August Belmont, y el sur por los Erlanger, curiosamente parientes de los Rothschild.

Si bien guerras y revoluciones han sido de mucha utilidad a los banqueros internacionales para lograr un mayor control sobre los gobiernos, la clave siempre ha sido el manejo del dinero de las naciones.
Al forzar a un gobierno a endeudarse, el acreedor está en posición de demandar los privilegios monopólicos en poder del soberano.

Sobran ejemplos en los que gobiernos desesperados por un préstamo han cedido el monopolio de su banca estatal, de los recursos naturales, de las concesiones petroleras o de los medios de transporte. Sin embargo, el más codiciado por los banqueros es el control de la emisión monetaria.

Controle la emisión de la moneda de una nación y controlará el país

De hecho varios banqueros internacionales poseen los bancos centrales de diversas naciones europeas en forma de corporaciones privadas. Los bancos estatales de los Estados Unidos, Inglaterra, Francia y Alemania no pertenecen a sus respectivos países, sino que fueron monopolios otorgados por los jefes de Estado a cambio de préstamos.

Bajo este sistema el presidente de The Midlands Bank of England, Reginald McKenna, observó: “Aquellos que fabrican y emiten el dinero y los créditos son precisamente quienes dirigen las políticas gubernamentales y tienen en sus manos el destino de la gente”. Una vez que el gobierno se ha endeudado con los banqueros, éste se encuentra plenamente a su merced.

Un aterrador ejemplo se citó en un artículo del 'London Financial Times' del 26 de septiembre de 1921, donde el cronista revela que “un par de hombres en las altas esferas de los cinco bancos más importantes podrían hacer colapsar toda la táctica del financiamiento gubernamental con tan solo negarse a renovar los pagos de las deudas de la tesorería”.

Todos aquellos que buscan un control dictatorial de las naciones modernas saben muy bien de la necesidad de un banco central. Cuando “La Liga de los Hombres Justos” contrató a un oscuro revolucionario llamado Karl Marx para que redactara un plan de conquista -'El Manifiesto Comunista'- la quinta declaración de principios proclamaba “la centralización del crédito en las manos del Estado por medio de un banco nacional con capital estatal y un monopolio exclusivo”. Luego Lenin declararía que el establecimiento de un banco central significaba el noventa por ciento del trabajo para volver comunista a un país.

Los conspiradores sabían que no se puede tomar el control de una nación sin el uso de la fuerza militar, y sin que la misma cuente con un banco central por medio del cual se pueda controlar su economía. El anarquista Bakunin criticó sarcásticamente a los seguidores de Karl Marx: “Ellos tienen un pie en el banco y otro en el movimiento socialista”.

Un negocio familiar

Casi 60 millones de personas murieron en la Segunda Guerra Mundial. Los “líderes” en ambos lados fueron preparados y armados por la misma fuerza siniestra compuesta por los accionistas de la Reserva Federal de los Estados Unidos y los Bancos Centrales Europeos. En sus filas se encuentran familias dinásticas como los Warburg, Rothschild, Rockefeller, Loeb, Lehman, Morgan, Schiff, Schroder, Harriman y otros miembros de la aristocracia europea (hasta Alan Greenspan fue nombrado caballero por la reina de Inglaterra). Personas que si bien controlan la mayoría de la riqueza del mundo, lo quieren todo.

Con el establecimiento del Sistema de la Reserva Federal en 1913, los financistas europeos consiguieron el derecho de crear dinero basado en el crédito (impuestos) del pueblo estadounidense y prestarlo nuevamente al gobierno. Como la mayoría de los ingresos por conceptos de impuestos se traslada al pago de intereses, ahora los financistas se ven obligados a esclavizar aún más al pueblo por miedo a que cancele este monopolio y no pague la deuda. Una razón para el “Nuevo Orden Mundial” y el “gobierno mundial” es impedir que alguna nación haga esto.

Un truco trillonario

Históricamente el papel emitido requiere un respaldo en oro, aunque otros bienes preciados, como el territorio, han sido tenidos en cuenta para cumplir ese rol. En el caso de la Reserva Federal -tiene depósitos de oro pero no emite contra él- existen los Bonos del Gobierno.

Primer paso: para emitir, la Reserva Federal compra a través de su Comité de Mercado Abierto (Open Market Committee) una cantidad de Bonos del Gobierno por los cuales éste pagará intereses en el momento de rescatarlos.

Segundo paso: la Reserva no paga dólares en efectivo al Gobierno, sino que le entrega cheques de bancos.

Tercer paso: el gobierno deposita los cheques de la Reserva en bancos que son propiedad del mismo organismo.

Cuarto paso: estos bancos descuentan esos cheques en la Reserva, que comienza a “dar máquina” a la producción de billetes.

De este modo, recibiendo solamente papeles del gobierno como respaldo, la Reserva Federal se aseguró el derecho de emitir los dólares deseados en todo el mundo. Los mismos dólares que permiten financiar las guerras, apoderarse de los depósitos de petróleo, producir préstamos y, a base de una mera manipulación financiera, hasta convertir los papeles en oro.
No caben dudas de que las guerras persiguen aumentar intereses financieros y sirven para controlar o distraer a la población civil.

Nota Reproducida de la Revista El Planeta Urbano

Armas Silenciosas


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional