Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Emprendimiento Productivo en la provincia de Buenos Aires

Dejaron los piquetes y ahora cosen guardapolvos para 200 mil chicos

No sabrán —ni entenderán, probablemente— de otros significados. Como tantas otras veces, el primer día de clases treparán a sus cuerpitos sus guardapolvos blancos, perfectos, con la alegría de quien se entrega al mundo orgulloso de su presencia.

El ritual se repetirá en marzo en millones de chicos argentinos, pero habrá 200.000, en la provincia de Buenos Aires, que llevarán sobre sus pieles una historia que desconocen: sus guardapolvos están siendo confeccionados por 2.500 personas que hasta hace meses cortaban rutas y calles en reclamo de trabajo y dignidad.

La experiencia es inédita y promete ser el inicio de una apuesta mucho mayor. Unas 2.500 personas —en su mayoría piqueteros— coserán 200.000 de los 800.000 guardapolvos que el Gobierno bonaerense compra cada año para repartir entre chicos humildes de la provincia. "El objetivo del guardapolvo es igualar, que todos en la escuela estén vestidos igual.

Hoy, a ese noble objetivo se le suma otro: hacer ingresar a los desocupados a la cadena productiva", dice Adriana Puiggrós, directora de Educación bonaerense. "Están cosiendo el 25% de los guardapolvos que compra el Estado y vamos a licitar 300.000 más", agregó, entusiasmada por proyectos similares también en marcha. "Están fabricando el 80% de los respaldos de los bancos escolares", celebró.

Son 36 las organizaciones sociales involucradas y agrupan a 365 talleres del conurbano y del interior provincial. "Para las agrupaciones no sólo representa un ingreso interesante sino también la satisfacción de sentirse miradas por el Estado —dice Alberto Ramírez, coordinador entre el Gobierno y las asociaciones—. Para quienes estaban afuera del sistema es la posibilidad de fortalecer sus emprendimientos productivos y de salir del circuito asistencial".

"Con las mismas manos que cortaban rutas reclamando trabajo hoy cosen el guardapolvo que lucirán sus hijos y otros miles de pibes de la provincia. Esos guardapolvos son todo un símbolo de inclusión social", subrayó Solá, y destacó su "decisión de no condenar al trabajador social a piquetero perpetuo" y de "ir mutando los planes sociales por puestos de trabajo genuinos".

Las organizaciones, esperanzadas. "Nos capacitamos. Estamos aprendiendo oficios y recuperando la cultura del trabajo. Queremos ganarnos el lugar de proveedores del Estado con productos de calidad y buenos precios. Es una manera de atacar el desempleo, gastar mejor el dinero público y achicar el espacio para los negociados", dice Rubén Núñez, del Movimiento Resistir y Vencer, el grupo que ampara el Taller Amanecer. "Ojalá podamos reconstruir el movimiento obrero que desarticuló el menemismo".

"Mis nietos usarán uno de estos delantales"

En su cuerpito menudo, y con sus 56 años, Olga Gutiérrez podría resumir la historia de cientos de miles de argentinos. Su piel puede narrar en carne propia el triste devenir de aquellas almas que supieron encarnar el movimiento obrero criollo. "Hace 35 años que estoy en el oficio. Trabajé en Alpargatas y en otras textiles importantes.

Cosí desde vestidos hasta bolsas, jamás le corrí el pecho al laburo. Pero después llegó el menemismo, la década infame, y los patrones quebraron. Seguí trabajando en casa, metí a toda la familia en el taller, pero llegó la importación... Nos fuimos quedando en la calle de a uno", repasa.

"Fue una etapa muy dura, dolorosa. Siempre busqué la manera de rescatar una moneda, haciendo artesanías, pero un día toqué fondo", llora. El límite llegó cuando su hijo perdió el trabajo. "Me cansé. Quienes trabajamos tantos años no merecemos que nos pisoteen. El 20 de diciembre del 2001, como mi hijo estaba en Plaza de Mayo, agarré un colectivo y fui para allá".

El "basta" de Olga fue también el "basta" de todo el pueblo. "Decidí que iba a volver a tener un trabajo digno. Con el Movimiento Resistir y Vencer armé un proyecto productivo y volqué mi oficio en la gente de los planes". Al frente del Taller Amanecer, en Villa Domínico, capacitó a 26 personas que hoy encuentran allí su fuente de ingresos. "Muchos no sabían lo que era una aguja y hoy son oficiales de costura.

Ojalá el Gobierno nos dé la confección de buzos, camisetas y joggings de los Torneos Bonaerenses. Queremos trabajar", lagrimea, pero basta una imagen para que la sonrisa le vuelva. "Tengo cuatro nietos. Alguno usará uno de estos guardapolvos y no quiero que tengan defectos. Me ilusiona que todos los pibes puedan tener un guardapolvo nuevo, lindo, y no siempre el viejito del año anterior".

Contacto: 154-162-4531.

Georgina Elustondo.
gelustondo@clarin.com
Fuente: Clarin


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional