Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


"La crisis argentina. Los nuevos sujetos sociales"

IMAGENES CONTUNDENTES. Expuestas en una muestra paralela, las fotos de Acción (entre ellas, "Niños piqueteros", de Julio Pantoja) conmovieron a los asistentes al festival suizo.

Dos mujeres con bandera y cacerola, en una foto, en la otra la mirada de dos pibes encapuchados, dos piqueteros del Norte. Las dos aparecieron en su momento en Acción, como muchas otras que fueron dando cuenta de cómo los argentinos se lanzaron a protagonizar su propia historia, a fines de 2001 y principios de 2002. Ambas, también, pudieron verse anunciando la exposición, "La crisis argentina… los nuevos sujetos sociales" que, en el marco del 18º Festival Internacional de Filmes de Friburgo (FIFF), dio testimonio de una realidad a la que el público suizo asistió mucho más que interesado; casi 30 mil espectadores que durante una semana se dieron cita en esta ciudad universitaria.

Todo empezó con Memoria del saqueo, el documental de Fernando "Pino" Solanas que galardonó la apertura de esta edición, el domingo 21 de marzo, pocas horas antes de que comenzara su proyección en una de las principales salas de Ginebra. Más tarde sería el mismo Solanas quien, con el director de Acción, Roberto Gómez, iba a abrir el ciclo de seminarios que acompañan habitualmente al festival. Pero también la Argentina estuvo presente a través de la austera La mecha, de Raúl Perrone, que ganó uno de los cinco principales premios del evento y tuvo a su cargo representar al país en la competencia de largometrajes –trece, de otras tantas nacionalidades–, en tanto Tierra y asfalto de Miguel Mirra lo hizo en el rubro documental y la precursora Mala época, obra colectiva realizada en 1998 por Nicolás Saad, Mariano de Rosa, Salvador Roselli y Rodrigo Moreno, conmovió a los suizos alimentando la retrospectiva "Miradas Cruzadas", fuera de concurso.

Por otra parte, siete documentales de jóvenes realizadores, en su mayoría estrenos internacionales, integraron la panorámica "Argentina en el corazón". Oportunidad única para el público helvético de acercarse a los principales hechos de la historia reciente. Desde las movilizaciones populares de Cutral-Có y Santiago del Estero hasta los sucesos del 19 y 20 de diciembre del 2001, pasando por diversas movilizaciones piqueteras o la experiencia de la recuperación de la textil Brukman.

Mucho que decir

Acción, que fue testigo permanente de estos hechos a medida que ocurrían –y de los que, con menos visibilidad, los precedieron a lo largo de los 90–, tenía mucho que decir sobre el tema, al igual que Solanas, también protagonista y testigo, a través de su película y de las que de distinto modo iban mostrando el deterioro que luego estalló. En la apertura de la serie de cinco seminarios de reflexión sobre temáticas de fondo programados durante el FIFF, Roberto Gómez presentó un análisis estructurado según tres cuestiones claves.

Por un lado, la miseria y el hambre como fenómenos "incomprensibles", que afectan a casi la mitad de la población en un país con capacidad de producir alimentos suficientes para 300 millones de personas. Por el otro, la explosión social y la consolidación de nuevos actores, como respuesta casi "natural" ante la crisis de representación política, la corrupción generalizada y la insensibilidad del poder. Y por último, el nuevo gobierno y los grandes interrogantes de futuro. Todo esto en una compleja realidad donde cien empresas (en su mayoría extranjeras) acumulan casi la mitad de la producción y en la cual "la participación de los trabajadores ha caído dramáticamente al 20 por ciento del ingreso nacional en tanto hace cuarenta años era del 50 por ciento", subrayó Gómez.

Completando este enfoque interpretativo, Fernando Solanas, analizó los mecanismos estructurales y las distorsionadas relaciones Norte-Sur que afectan también a Argentina. Insistiendo, al igual que su último filme, en los efectos perversos de la deuda externa; de la privatización neoliberal y del desmantelamiento de las empresas públicas, factores que al final del ciclo fueron potenciados por el operar mancomunado de la "mafiocracia".
Ante un público interesado y numeroso, el realizador de La Hora de los Hornos y el director del quincenario del IMFC coincidieron en subrayar –a nivel de conclusión– las señales de esperanza que aportaron las diversas formas de movilización y organización popular, especialmente las que culminaron con las jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001.

Cuando la historia se hace foto

Claudio Casparrino, Ricardo Ceppi, Raúl Ferrari, Diego Giudice, Claudio Herdener, Sergio Kowalewski, Julio Pantoja, Horacio Paone, Juan Quiles y José L. Soldini: esos son los nombres de los fotógrafos, además de las agencias DyN y Télam, cuyas contundentes obras conforman "La crisis argentina... los nuevos sujetos sociales", título de la exposición presentada en la tercera semana de marzo en la céntrica sala Kaléidoscope, de Friburgo. Concebida por Roberto Gómez, director de Acción –invitado a Suiza para presentarla–, la muestra recoge una selección de las fotos más significativas que publicó en los últimos dos años el quincenario.

Tal como lo subraya el texto de presentación, elaborado por la redacción de Acción y ampliamente difundido entre la prensa helvética, detrás de este ejercicio de arte y compromiso, aparece gigante "el ojo implacable de la cámara". Y, tras cada clic, "la muchedumbre de martillo, de violín o de nube, ha de gritar aunque le estrellen los sesos en el muro", como pregonaba Federico García Lorca.

"Así fue y es –señala el texto– en esta Argentina maltratada, donde la mitad de las familias apenas si puede llevar un magro plato de comida a su mesa, una de cada cuatro vive sometida al asistencialismo culposo de sus victimarios, la desnutrición infantil perturba a las buenas conciencias que nada hacen por evitarla y se limitan a repartir bolsas de alimentos como quien arroja comida a los animales. (...) Los autores materiales e intelectuales del desastre neoliberal que en la última década expulsó de la producción a millones de trabajadores, duplicó la deuda externa, abandonó a los ancianos a su suerte y remató a precio vil los recursos naturales son los mismos que ayer edificaron el terrorismo de Estado, sombras funambulescas marcadas hoy a fuego por la generación que sucedió a la de sus víctimas".

Pero "ellos no contaban con la irrupción de los nuevos protagonistas, los humillados, (...) los que convierten las cacerolas vacías en estrepitosos instrumentos de denuncia, los que no tienen otro techo que la intemperie. Y sin embargo, hace tiempo ya que las madres enfrentan a la impunidad con su obsesiva memoria, que el humo de las chimeneas fabriles se apagó para ceder paso al de los neumáticos incendiados por los piqueteros, esos fantasmas que se niegan a ser invisibles, perturban el sueño de los poderosos y cortan las rutas para abrir otro camino. El ojo implacable de la cámara cuenta, mejor que las palabras, esta dramática historia argentina", finaliza la presentación de la exposición. Argentina, que en cierto modo representaba a cualquier rincón sureño del planeta, ilustró con dramatismo, a través de esas treinta imágenes de fotógrafos nacionales, la complejidad de un mundo ilógico que lo único que multiplica son los callejones sin salida.

Sergio Ferrari
Desde Suiza

Fuente: www.acciondigital.com.ar


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional