Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Yunus

Por un mundo sin pobreza

El Dr. Muhamad Yunus ha hecho en el pobre Bangladesh. Su modelo de Banco de los pobres ha sido adoptado ya por más sesenta países.: El modelo del Banco Grameen

Hace más de una década que sabemos del Banco Grameen y que anunciábamos la factibilidad de llevar la oferta del micro-crédito a nuestros agricultores, organizados en grupos solidarios, fundados en la práctica tradicional de la minga.Ahora hacemos una nueva reflexión sobre el tema a partir de este modelo pensado para enfrentar una realidad concreta de pobreza.

Pero veamos antes quién es el inventor del modelo y las circunstancias que lo indujeron a constituir el Banco de los Pobres, hoy un clamoroso éxito mundial.
Un día, el flamante economista Muhamad Yunus se traslada a Estados Unidos para adquirir un post-grado en una de las más prestigiosas universidades. Deja atrás su Bangladesh, un territorio tan pequeño como 140.000 kilómetros cuadrados y tan poblado por 120 millones de habitantes, 40% de los cuales no pueden satisfacer sus necesidades alimentarias mínimas.

Una década después la situación de su país le indujo a regresar, dejando atrás honores, cátedra y ascenso social. En la Universidad de Chittagong accede a una cátedra. En su rededor, toda clase de miserias. Con sus alumnos baja a la vida real de la gente, explora las causas de tanta pobreza y descubre que las víctimas principales son las mujeres.

Aun sabiendo que en un país musulmán un hombre no puede acercarse a hablar con una mujer, a menos que sea de su entorno familiar o se encuentre con su marido, se vale de distintos medios indirectos para averiguar qué hacen y con qué sobreviven.
A medida que consigue iniciar una conversación con esas mujeres desde fuera de sus ranchos, va configurando ese otro mundo. “Cuando salía de mi clase me veía enfrentado a un mundo real. Aquí los héroes están molidos a golpes, salvajemente pisoteados.

Veía que la vida cotidiana se tornaba cada vez mas dura, y los pobres cada vez más pobres. Para ellos morir de inanición parecía su única salida. ¿Dónde estaba entonces la teoría económica que daría cuenta de su vida real?. ¿Cómo seguir contando bellas historias a mis estudiantes?.

Mi deseo era uno solo: tomar por la tangente, abandonar esos manuales, huir de la vida universitaria. Quería comprender la realidad que rodea la existencia de un pobre, descubrir la verdadera economía la de la vida real, y para comenzar, la de la pequeña aldea de Jobra”. “Decidí volver a ser estudiante. Jobra sería mi universidad; la gente de Jobra, mis profesores”. (Pag. 18, 19).

Una mujer que hacia taburetes para lo cual compraba cañas de bambú con medio dólar, que le facilitaba un prestamista, debía retribuirlo con un interés del 10% por semana, y quedarse con una ganancia de 5 centavos. Así es como e Dr. Yunus descubre que las laboriosas mujeres son explotadas por falta de financiamiento y que el problema acaso se resuelva si se les asiste con un crédito.

Uno de sus estudiantes logra reunir informaciones en una lista de 42 mujeres que habían tomado en conjunto un préstamo equivalente a 27 dólares. “Tanta miseria en esas 42 familias porque les falta 27 dólares. Ambos estábamos estupefactos, por no decir asqueados ante tal aberración”. (pág. 26). De mi bolsillo les envié los 27 dólares, y que paguen cuando puedan. “Allí empezó todo. No tenía la menor intención de transformarme en prestamista; lo único que quería era resolver un problema inmediato. Todavía hoy considero que mi trabajo y el de mis colegas del Grameen apunta a un solo objetivo: acabar con la pobreza, esa plaga que humilla al hombre en lo más profundo de sí” (pág. 27).

Las bases del modelo Grameen

En Bangladesh, en nuestro Mercado 4 o en el minifundio del algodón, los pobres sufren la usura para sobrevivir. Y siguen siendo pobres desde que una parte de sus esfuerzos es arrebatada por los poseedores de dinero. Son los que carecen de todo, excepto sus habilidades innatas, estimuladas por su extrema necesidad. Sin bienes que ofrecer en garantía de un préstamo institucional; con familias que mantener; mujeres que asumen solas la dirección de la familia.

¿Cómo definir al pobre? ¿Es quién está sin empleo?; ¿el analfabeto, sin tierra, sin protección sobre todo si es mujer, que padece desnutrición? ¿el que no envía a sus hijos a la escuela, el vendedor callejero?. Puede reunir varios de estos caracteres y, casi seguramente, todos a la vez. El Banco Grameen vincula a su sistema de préstamo a los más pobres de los pobres.

El Dr. Yunus ha podido elaborar una tabla de clisés o estereotipos acerca de los pobres; he aquí algunos de muestra:
–Los pobres deben tener alguna formación antes de emprender una actividad que genera ingresos.
–El crédito por sí solo no sirve para nada; debe ir acompañado de proyectos, marketing, estudios, etc.
–Los pobres no saben economizar, tienen la costumbre de consumir todo lo que les cae en las manos porque sus necesidades de consumo son imperiosas.
–Los pobres no saben trabajar en equipo.
–Las mujeres pobres no tienen ninguna competencia y por lo tanto es inútil concebir programas destinados a ellas.
–Los pobres tienen una visión estrecha de la vida y no se interesan en lo que podría ayudarles a cambiar.

Concluye que muchos de estos estereotipos o mitos son aplicables tanto a los ricos como a los pobres, y tanto en la agricultura como en el comercio o la industria. La pertinencia de estas críticas depende del modo como se establezca el programa de crédito, de los procedimientos de atribución de préstamos y de las modalidades de reembolso. (pág 97).

Es la experiencia del micro-crédito que busca a la gente a quien nadie le daría un crédito, en muchos casos ni un usurero. El Banco Grameen ha preferido a las mujeres más que de hombres y la pobreza son asuntos de mujeres más que de hombres. Se ha extendido más tarde a los hombres; se presta a los maridos pero solo por intermedio de sus esposas. La prestataria principal es la mujer.

Se les induce a formar grupos; la pertenencia a un grupo les da una suerte de seguridad. Los créditos se otorgan a los propios individuos, aunque las responsabilidades son compartidas al interior del grupo. Es preferible que el grupo se constituya por sí solo, en vez de hacerlo con ayuda del prestador, pues la solidaridad será mucho más fuerte. Sin embargo, toda persona que aspira a un préstamo debe seguir un curso que le permite comprender cómo funciona el modelo.

El préstamo Grameen no es solo dinero; es una suerte de pasaporte para el conocimiento y la exploración de uno mismo. El beneficiario comienza a explorar sus potencialidades y a descubrir su oculta creatividad. (pág. 123).

Nuestros clientes no tienen que demostrar ningún tipo de rango, solo deben demostrar… su pobreza. (pág 142). El sistema ha llegado a atender más de 500 tipos de actividades, que van desde la encuadernación de libros hasta la reparación de neumáticos, pasando por la producción de cosméticos, juguetes, perfumes, mosquiteros, velas. Mediante el Banco Grameen, los que viven en el más bajo umbral de la pobreza han podido acrecentar sus actividades micro-empresariales, hacerse de un techo propio, enviar por primera vez a sus hijos a la escuela y adquirir una autoestima que no soñaban siquiera.

Extensión y transplante

Tras 20 años de existencia, el Banco Grameen cuenta con 12.000 empleados y 1.086 agencias en todo el país. Cada semana el personal visita a domicilio a más de 2.000.000 de personas. Cada mes, los minúsculos préstamos representan 35.000.000 de dólares. Los malos pagadores representan el 1% del total de clientes. Y todavía en estas condiciones el Grameen no concluye que esa persona es deshonesta, sino que su situación era tan difícil que no pudo reembolsar su miserable préstamo.
El modelo ha sido transplantado a 60 países. En América el sistema se ha instalado en Canadá, Estados Unidos, México, El Salvador, Jamaica, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guatemala, Guyana, Perú y República Dominicana.
Bill Clinton incluyó en su campaña de 1992 su voluntad de importar un concepto bancario de Bangladesh (3). Nada menos que una transferencia de tecnología del tercer mundo al primero. “En Estados Unidos descubrí que la economía de mercado liberaba al individuo y le permitía hacer elecciones personales. El único inconveniente es que este sistema favorece a los poderosos. Tenía que ser posible, sin embargo utilizar este sistema para mejorar la suerte de los pobres. La calidad de vida de una sociedad no debería medirse por el modo de vida de los ricos, sino por el de quienes están en lo más bajo de la escala social. Siempre trato de evitar las filosofías grandilocuentes y las teorías con “ismos”. Prefiero el pragmatismo fundado en consideraciones sociales. Intento mantener una actitud práctica y miro siempre hacia delante” (pág 251, 253).

¿Cabe el Grameen en nuetro país?

El Banco Grameen nació en el medio rural. Ayuda a producir en la pequeña huerta, a mejorar el techo propio, a generar la micro-empresa. Todo esto reclama la asistencia del micro-crédito en nuestro país.

He aquí algunos de los modelos más conocidos y exitosos que conocemos.

*En Bolivia la mayoría de la población es sumamente pobre, se calcula que hay una pobreza crítica de 80% - realmente crítica- y el ingreso per cápita se calcula alrededor de los mil dólares al año. Tomando en cuenta este escenario, el director de la empresa Claude Escala tuvo una idea muy interesante. Él ideó una forma de ayudarlos a vender sus productos artesanales a Europa e invertir está ganancia en forma de energía solar para fines productivos. Se están haciendo proyectos integrales, creando canales de mercado; somos a la vez clientes y proveedores, les compramos sus productos a un precio bajo, los vendemos a un precio mucho más costoso y la diferencia se invierte en retribuirles equipos y servicios de energía solar. Además, estamos trabajando con el cultivo de cereal de Quinua (este un cereal que se cultiva en el altiplano con altos poderes vitamínicos y proteínicos). Se están desarrollando los sistemas de riego para aumentar la producción de Quinuay sacarla a mercados internacionales. Estos son proyectos integrados, donde no solamente se trata de venderles nuestro producto y que ellos vean cómo nos pagan, sino también ayudarlos a que ellos se enriquezcan, de manera que todo sea como una sinergia, que se produzca una retroalimentación en los dos sentidos. Creo que el desarrollo sostenible tiene que apuntar en el futuro hacia el desarrollo de proyectos integrales.

* En el medio urbano de la Gran Asunción y algunas ciudades aledañas contamos con una experiencia desde hace tres lustros con la Fundación Paraguaya de Cooperación y Desarrollo, instituida con el modelo y la asistencia de la Fundación “Acción” de Boston USA. Cuenta con 5.000 prestatarios, de los cuales 53% son mujeres, las que a su vez son los mejores pagadores.

El menor de los créditos es de Gs. 150.000 menos de 50 dólares, a tasas que varían de 2,5 a 4% mensual. Se otorga a grupos solidarios. Registra una morosidad que habiendo sido solo 3% ahora llega al 11%. Se aplica a numerosas actividades. Algunos de los prestatarios han sido tan exitosos que llegan a constituirse en empresas que van de pequeñas a medianas.
La Fundación contó al comienzo con subsidios; hoy goza de autonomía financiera, al punto que cotiza bonos en la bolsa de valores. Este modelo se halla extendido en América Latina. Bolivia cuenta con dos entidades y 128.630 prestatarios, Ecuador con 25.500 prestatarios, Perú con 36.000, Argentina con 3.600 y Brasil con 19.000 prestatarios.

Conclusión

La microfinanza no es una panacea, pero sí una vía para materializar soluciones, es un factor más de los muchos que intervienen para hacer posible el desarrollo económico.

En todas las sociedades la pobreza es hoy uno de los grandes problemas y en todas ellas los pobres se manifiestan con igual predisposición a juntarse para salir del pozo.
El modelo del Dr. Muhamad Yunus así lo ha demostrado y fue reconocido por las más de 20.000 mujeres asistentes a la Conferencia Mundial Sobre la Mujer, Pekin 1995. Delegadas de todos los países del mundo, habiendo escuchado su experiencia, sintieron que en cada uno de ellos la problemática de la pobreza es semejante. “La persona que en esta Conferencia sobre la mujer despertó mayor interés con sus ideas fue un hombre”. La Asamblea le prodigó un aplauso puesta de pie (5).
Valga de colofón la cita con que comienza el libro: “Todo lo que falta para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada” (Edmund Burke).

Advierte el padre del microcrédito, Muhamad Yunus

“EN 2015 DEBEMOS REDUCIR LA POBREZA A LA MITAD EN TODO EL MUNDO”

Medellín, 17 sep. (CNE).- Reducir la pobreza a la mitad en el 2015 es el compromiso que debe hacer todo el mundo para liberar a las personas de la esclavitud que genera la carencia de recursos, afirmó hoy el profesor Muhamad Yunus, creador del microcrédito en Bangladesh.

Durante la Cumbre Internacional del Microcrédito realizada en Medellín, el profesor Yunus resaltó que para cumplir esta promesa en un país como Colombia, debe existir primero la decisión de implementar un banco para los pobres a nivel local o regional inicialmente, cambiar las instituciones, las leyes y nadie tendría que sufrir la miseria de la pobreza.

“Si podemos cambiar nuestras reglas, nuestros procedimientos, nuestras leyes, podemos tener un mundo bellísimo y no sufriría ni un sólo ser humano de pobreza. No hay que hacer nada especial, sino romper las barreras que les hemos impuesto a los pobres”, agregó Yunus.

Reiteró que el Banco de los Pobres, creado en 1970 en Bangladesh, fue construido con la confianza de todos en un proyecto que hoy funciona en casi todas las partes del mundo. El banco para los pobres cuenta con un fondo de pensiones, becas para educación y préstamos para adquisición de vivienda y desarrollo de proyectos productivos.

“Hemos construido un banco basado en la confianza mutua y es exactamente lo que la palabra crédito significa. Pero la palabra crédito se utilizó mal por los bancos comerciales y lo convirtieron en toda una institución basada en la falta de confianza, en la desconfianza”, dijo.

Yunus explicó que para montar un banco de los pobres no hay que pedir dineros de entidades multinacionales, afirmó que los recursos están en cada país y que solo hay que saberlos encontrar.

“Para montar un banco de microcréditos no hay que ir al Banco Mundial para que nos den la plata, ni buscar a los donantes. La plata está aquí, lo que hay que hacer es buscar una institución, un pequeño banco sin ánimo de lucro que reúna los depósitos de los vecinos y se los den a los pobres del área. Es un banco local ayudando a la economía local”, puntualizó.

La primera Cumbre de Microcrédito fue en 1987 y la próxima será en Santiago de Chile en el 2005.

"El crédito solidario concedido a aquéllos que nunca habían pedido un préstamo refleja el enorme potencial sin explotar que tiene cada ser humano".Muhammad Yunus

Fuentes:
.
Muhamad Yunus: “Hacia un mundo sin pobreza”, Ed. Andrés Bello, 1998, 333 páginas.
“Perspectivas Económicas”, Revista Trimestral de la Economía Mundial, Nº 63, 1998, de la United States Information Agency.
La Nación de Bs. As., Revista, Oct. 4, 1992.
Mes económico, Revista del CADEP, Nº 15, Jul-Ag. 1997.
La Nación de Bs. As., Set. 10, 1995.
.


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional