Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Gore Vidal

Los libros de la buena memoria

Es capaz de decir lo que los demás callan, y no porque sea, como es hoy, una de las grandes personalidades literarias de Estados Unidos. Gore Vidal siempre ha sido así, aun cuando, siguiendo la tradición de su aristocrática familia, intentaba hacer una carrera en la política.

Desde muy joven se dedicó a la literatura. Escribió guiones, actuó en grandes películas de Hollywood y participó en cuanto debate tuvo a su alcance. A los 77 años, Eugene Luther Gore Vidal Jr. no tiene problemas en exponer frente a quien quiera escucharlo las dudas que tiene sobre lo ocurrido el 11 de setiembre de 2001, los escándalos de Clinton y los motivos ocultos del presidente Bush, temas que trató en sus dos libros más recientes, Perpetual War for Perpetual Peace (Guerra perpetua para la paz perpetua) y Dreaming War (Soñando con la guerra).

–¿Cuál diría que es el mayor prejuicio que la opinión pública tiene sobre usted?

–Yo creo que aquel que se preocupa por su imagen pública, o quiere ser presidente o está completamente loco. Lo que a mí me importa está en mis libros. Hice uno el año pasado explicando por qué hemos estado en guerra durante los últimos 50 años. Los rusos nos iban a invadir en cualquier momento, y luego no nos iban a invadir nada, y después resulta que eran otros los que estaban haciendo planes para invadirnos. La guerra es un buen negocio, y por eso seguimos haciéndolas. Y no es algo muy difícil de comprobar. Yo suelo sacar todos mis datos de periódicos como The Wall Street Journal, y soy muy cuidadoso. Dejo que sea el lector el que decida si es correcta mi oposición a este estado de guerra permanente. Los historiadores nunca tienen que ser condescendientes con el poder si quieren contar la verdadera historia. Este es un país plagado de "accidentes". Seguimos matando figuras públicas pero nunca averiguamos quién lo hizo. Suelen decirme que vivo teorizando sobre grandes conspiraciones, y no me toman demasiado en serio.

–¿A qué se refiere exactamente?

–Hace poco señalé en televisión que George Bush padre representa a la petrolera Carlyle, su hijo a la petrolera Harkins, el vicepresidente representa a la petrolera Halliburton, Condoleeza Rice a la Exxon y a la Texaco y creo que Rumsfeld pertenece al directorio de la Occidental. Mientras decía esto mis interlocutores se mataban de risa. Yo ni siquiera intenté decir que se trataba de una conspiración, porque no creo en ellas, pero me parece llamativa la coincidencia de que ellos sean los que gobiernen los Estados Unidos y que hayamos hecho una guerra por el petróleo de Irak.

–¿Sigue pensando que George Bush sabía lo que iba a pasar el 11 de setiembre?

–La verdad es que ya no tengo una opinión. Vamos, sí tengo una opinión, pero prefiero callármela porque no estoy seguro de que las cosas sean como yo las pienso. ¿Cómo podría estar seguro? Esa opinión esta expresada en un libro que escribí y que se llama Dreaming War y explica quiénes son los que nos gobiernan hoy en día. Todo mi análisis está basado en las noticias que se publicaron en los grandes diarios del mundo. Hubo dos hechos muy llamativos. Desde el momento en que supieron que esos aviones habían sido secuestrados en el aeropuerto Logan, hasta que ocurrió la catástrofe, pasó una hora y veinte minutos. La FAA (Federal Aviation Admistration) los estuvo siguiendo en el radar y sabían perfectamente que iban en dirección a Washington. Hay una regulación de la FAA que establece que si se produce un secuestro aéreo de estas características, la Fuerza Aerea tiene que ponerse en estado de alerta general en un plazo máximo de cinco minutos. Eso no ocurrió. Los aviones de la Fuerza Aérea se quedaron en tierra, y eso me parece sospechoso. Aunque no me atreviería a mencionar la palabra "conspiración". ¿Quiénes podrían conspirar en algo asi? Pero no puedo dejar de preguntarme por qué los aviones de la Fuerza Aérea se quedaron en tierra. Creo que todos estos hechos justifican una investigación. Y como yo soy tan "antinorteamericano", y un personaje tan detestable, solicité una investigación.

–¿Por qué no ha sido investigado este tema?

–El 12 de setiembre, cuando Bush habló frente al Congreso, convenció a los legisladores de que no hacía falta investigar lo sucedido. Les dijo que una cosa así iba a limitar el esfuerzo que iban a tener que hacer a partir de ese momento para luchar contra el terrorismo y que lo mejor era que dejaran el asunto en manos de los dos comités que tratan habitualmente estos asuntos y que básicamente no hicieron nada. Fue el ataque más grande contra los Estados Unidos, más grande que Pearl Harbor, y todo fue muy sospechoso. El hecho más terrible que expongo en mi libro –y el que más miedo me da– salió en una nota en The Times of India unos días después del ataque. Allí se decía que el jefe del servicio secreto paquistaní, que trabaja codo a codo con la CIA, había estado pocos días antes del 11 de setiembre en una reunión en Washington con el jefe de la CIA. Fue una reunión normal entre los dos servicios secretos. Mientras estuvo en Washington –y saqué esto de The Wall Street Journal– manda un mensaje a Islamabad pidiendo que le giren cien mil dólares a Mohammad Atta en los EE.UU. ¿Esto no vale una investigación? En el libro repaso todos los datos que fueron publicados en ese momento sobre lo que había sucedido y dejo que el lector saque sus conclusiones. De todos modos soy muy consciente de que no sabremos nada sobre lo que pasó hasta el día en que se haga un juicio donde podamos preguntar todas estas cosas. En Estados Unidos, desde que aprobaron el "USA Patriot Act", han suspendido nuestras libertades civiles. Esto ha sido el hecho más grave que ha ocurrido aquí en los últimos 75 años. Lo peor es que los norteamericanos parecen estar dormidos, flotando, dejando que el presidente diga cosas como "yo soy el que decide a qué país le vamos a declarar la guerra".

–¿Quién cree que llevará la antorcha una vez que usted ya no esté? ¿Quizás Michael Moore?

–¿Por qué no? A mí me gusta mucho Michael Moore. Siempre habrá alguien que diga "no". Ojalá que en el futuro lo digan a tiempo. No me había dado cuenta de cuán rápido las cosas pueden hacerse mal hasta que vi la rapidez con la que el USA Patriot Act fue aprobada por el Congreso sin que nadie la revisara. Y ahora en Estados Unidos debemos convivir con leyes draconianas, con los derechos civiles y el habeas corpus suspendidos. Todo esto sucedió en más o menos diez minutos. La gente de Clinton ya había preparado todo cuando ocurrió lo del atentado en Oklahoma City y Bush consiguió que lo aprobaran en diez minutos. Yo siempre he admirado mucho a Clinton, menos cuando estaba al frente del gobierno. Pero lo cierto es que ha sido un presidente inteligente. Su gran error fue tratar de darle al pueblo norteamericano un sistema de salud pública gratuito, como el que tienen muchos países del mundo. No lo pudo lograr porque las empresas farmaceúticas, las compañías de seguros y una parte de la American Medical Association estuvieron abiertamente en contra. Fueron ellos los que decidieron destruir a los Clinton y lo hicieron desde lo personal. Por eso apareció la tontería del escándalo sexual. La verdad es que eso estalló como forma de demostrar que el establishment no iba a permitir que ningún otro político propusiera darles a los estadounidenses otra cosa que no fueran armas y agresiones contra otros países más débiles a cambio de sus impuestos.

Gabriel Lerman
Desde Los Angeles

Fuente: www.acciondigital.com.ar


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional