Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


LOS OJOS ASOMBRADOS

Martha Magnin

LOS OJOS ASOMBRADOS

Loli-Maud iba acercándose muy despacio a la entrada de la cueva que, como una gran boca, parecía querer tragarla.
La muchacha estaba fascinada, avanzando sin poder evitarlo.

Con el golpeteo de su corazón anhelante penetró en el oscuro lugar. Este era de grandes dimensiones. Por ambos lados, entre rocas y piedras calizas, brillaba una luz verdosa. Por delante, la vista se perdía en el infinito.

Loli-Maud caminó siguiendo el curso de un arroyuelo que rumoreaba de costado a lo largo de la cueva. Desde las paredes rocosas, abríanse bellas flores de cuarzo de una policromía semejante al reververar de una aurora boreal. Rayos anaranjados y lilas delicadísimos reflejábanse en el rostro de la muchacha, una ligera llovizna fue mojando su cuerpo.

Al levantar la cabeza vio las gotas que caían del altísimo techo cuajado de cuarzos. Se encontraba ahora en medio de la caverna, donde el espacio ensanchaba bruscamente. Aparecían, silenciosas aquí y allá, algunas figuras que la miraban sin curiosidad, como si hubiesen estado esperándola. Al acercarse a la muchacha esta vio que vestían con largas túnicas de fuertes colores y dibujos a modo de meandros en el escote. Dejando que Loli-Maud se aproximase, hablaron. Lo hacían en una lengua que ella nunca había oído pero que entendió enseguida. Mezcla de oxiac y mur, constituia el idioma de los antiguos Dioses. Entonces se sintió en el hogar y reconoció sus rostros y vestidos, pues así había vestido su madre, adornando sus pies con escarpines de plumas de ave, tan primorosos.

A pesar de la oscuridad de la cueva, los cristales resplandecían frente a los ojos asombrados de Loli-Maud, mostrando las rocas húmedas alrededor de las cuales revoloteaban extrañas aves. ¡Si tan sólo estuviese aquí Echelú para defenderla del miedo! No es que no fuese intrépida, intrépida y curiosa, pero el descubrimiento de esta cueva la superaba.

Siguió adelante a pesar de todo. La cueva se abría encristalada por piedras de una transparencia semejante a espejos, por cuyas facetas jugaban rayos como nacidos del arco iris. El suelo de verde transparente reflejaba los pies de la muchacha.
A pesar del asombro siguió sin detenerse en busca de la salida, cuando de pronto hallose en una enorme plaza repleta de figuras que salían de las entrañas de la roca. De la boca de cada una de ellas salían cánticos lastimeros y constantes, en el centro ardía una enorme llama azul. En el medio se hallaba un hombre en actitud meditativa.

Loli-Maud revivió con él un viejo sentimiento de felicidad. Más allá, en la sombra, se hallaba un grupo de meditadores. Estos volvieron sus caras hacia la muchacha, contemplando un instante su delgada figura, y con la mirada la invitaron a sentarse. Loli-Maud divisó un tronco bajo una luz suave, sobre el que se sentó, permaneciendo callada. Una voz elevose desde el grupo, anunciando a todos que por fin había llegado la enviada por los Dioses para restituirles el paraíso perdido.

Martha Magnin

Fuente: http://tallerdelescritor-bandin-ron.blogspot.com/2009/07/los-ojos-asombrados.html


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional