Cinco remedios caseros para curar el dolor de garganta

Incómodo, tedioso y a veces preocupante, el dolor de garganta se produce casi siempre por infecciones en las amígdalas o la faringe.

El dolor de garganta es una molestia que viene acompañada muchas veces de un resfriado o una gripe, y aunque normalmente desparece en pocos días, no deja de ser inoportuno.

Y es que con el dolor de garganta casi siempre llegan problemas adicionales como la picazón, el ardor o las dificultades para tragar, la vez pasada te brindamos remedios caseros para eliminar la tos.

¿Cómo combatir todos estos síntomas sin recurrir a medicamentos tradicionales como la aspirina, el ibuprofeno o el paracetamol?

Como casi siempre sucede, las abuelitas podrían tener la mejor respuesta, ya que por tradición existe una serie de remedios naturales para erradicar el dolor de garganta y en este artículo te mencionaremos cinco de ellos que te ayudarán a erradicarla.

1.-Agua tibia y salada

Desde tiempo remoto se han utilizado las gárgaras de agua salada para aliviar esta dolencia.

Miles de personas han probado que da buenos resultados. El agua tibia con sal logra reducir la inflamación en la garganta y ayudar a eliminar las bacterias que ocasionan el dolor.

Debes disolver media cucharadita de sal en una taza de agua tibia y hacer las gárgaras al menos cuatro veces al día.

Este remedio casero es una manera muy efectiva para calmar el malestar, disolver mucosidades y reducir la hinchazón.

Desde luego, el líquido salado no debe ser tragado en ninguna circunstancia.

Si tienes cierta predisposición al dolor de garganta puedes establecer como rutina hacer estas gárgaras periódicamente pues previenen infecciones en el tracto respiratorio superior.

2.-La polifacética manzanilla

La manzanilla es una de las hierbas más conocidas y utilizadas en todo el planeta por la gran cantidad de propiedades curativas que posee.

En la Antigua Grecia, Egipto y el Imperio Romano veneraban sus beneficios. Pero fue en la Edad Media cuando se hizo más popular debido a que era usada como tratamiento para el asma, trastornos mentales, náuseas y padecimientos de la piel.

Una infusión de manzanilla puede calmar el dolor de garganta al relajar los músculos internos y trabajar como analgésico natural.

Esta hierba es sencillamente milagrosa porque además de ser antiinflamatoria, antialérgica, antibacteriana y sedante, es ideal para tratar afecciones asociadas a la gripe como la fiebre alta y la bronquitis.

¿Te parece poco todavía? Pues te decimos más: calma la pesadez estomacal después de grandes comidas y te ayuda a conciliar un mejor sueño.

3.-Mucho líquido

Toma mucho líquido… ¿Por qué? Hay una razón bastante lógica: las membranas mucosas se humedecen y con esto conseguirás que la sensación de dolor vaya disminuyendo poco a poco.

Además, mantenerte hidratado hará que elimines toxinas por la orina y en consecuencia hará que el malestar que produce el dolor de garganta desparezca.

Y cuando hablamos de líquidos por supuesto en primer lugar está el agua pero no podemos olvidar la contribución de los zumos de frutas para aliviar esta dolencia.

Con ellos no sólo podrás aplacar el dolor sino que conseguirás las vitaminas necesarias para luchar contra una infección o un estado gripal.

4.-La infaltable miel

Casi no hay mal que este néctar de las flores procesado por las trabajadoras abejas no alivie, y por supuesto, el dolor de garganta está entre esos males.

La miel es un óptimo antiséptico que combate los padecimientos infecciosos al aniquilar los microbios que los producen.

Puede que no te guste tomarla directamente porque su sabor te parezca muy fuerte. De ser así, te damos una alternativa.

Calienta el contenido de un vaso de agua mineral, retira el líquido antes de que hierva y entonces añade dos cucharadas de miel.

Luego de remover muy bien para disolver la miel, bebe la preparación. Pronto notarás que tu dolor de garganta empieza a ceder.

5.-Una sopa de pollo

Las abuelitas siempre lo supieron. Cualquier caldo caliente trae beneficios para una garganta irritada.

Pero la sopa de pollo parece ser la que lleva la delantera en eso de curar ese tipo de afección.

El sodio que contiene esta sopa aliviará la inflamación de tu garganta, además, va a hidratarte y nutrirte en esos momentos en que te es tan difícil tragar debido al dolor.

Por supuesto, hay otras sopas que tienen un efecto similar de alivio como las de vegetales o las de carne de res.

Eso sí: debes alejarte de aquellas que contienen lácteos porque incrementan la mucosidad.

Ahora ya lo sabes. Ese dolor de garganta que tanto te fastidia puede ser curado por las muchas alternativas que tienes en tu hogar, así que no necesitas medicamentos, a menos que la dolencia se prolongue por mucho tiempo. 

Antes de acudir a la farmacia prueba los remedios caseros que ya las abuelitas conocían desde hace tanto tiempo. ¡Que mejores pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *