Tres remedios caseros para eliminar la tos de una vez por todas!

Los remedios caseros para eliminar la tos se utilizan desde tiempos inmemorables y no pasan de moda, al menos que la tos sea crónica.

Al recurrir a los remedios caseros para eliminar la tos de forma oportuna, podremos dar fin a una molestia tan fastidiosa y preocupante. Así mismo, no tendrás que salir corriendo a la farmacia más cercana.

Si esa molestia ha sido causada por un virus, alguna bacteria o el polvo, solamente podría tratarse de una irritación de las terminaciones nerviosas en tus vías respiratorias.

De ser así, tu tos es la forma en que tu cuerpo está liberándose de esas sustancias o elementos extraños, limpiando tu garganta y pulmones.

De modo que si se trata de este evento ocasional e inesperado, puedes eliminar la tos con algo más cercano a ti que un establecimiento farmacéutico.

Algo que muy probablemente está en tu propia alacena: remedios caseros. Toma nota de estos tres que te ayudarán a eliminar la tos:

1.-La poderosa miel

¿Quién iba a pensar que ese fluido dulce y viscoso producido por abejas podría ser tan beneficioso para la salud y concretamente para los ataques de tos? Pues en realidad lo es.

El néctar de las flores que procesan las abejas ha evidenciado ser muy efectivo en el tratamiento de molestias como el carraspeo y el toser continuo.

Tan solo tomarla directamente puede tener efectos muy beneficiosos, pero mezclarla con otros elementos parece ser una solución casi milagrosa.

¿Qué tal si la combinas con aceite de coco y jugo de limón? Verás resultados en muy poco tiempo.

Otra combinación reconocidamente eficiente es la de pimienta y miel.

Con ellas puedes preparar un jarabe natural que alivia la irritación de la garganta y ataca los microorganismos que causan esa molesta tos.

De acuerdo con los expertos, esta mezcla posee un efecto antibiótico muy eficaz para los casos en que tu garganta presenta exceso de mucosidad.

Sólo debes disponer de ½ taza de miel pura de abejas (170 g), una cucharadita de pimienta molida (5 g) hacer la mezcla y verterla en un envase de vidrio. Una cucharada pequeña cada 5 horas tendrá un efecto extraordinario.

2.-Tomillo ancestral

Son miles de años los que ha pasado el humilde tomillo en las cocinas de cientos de países y como remedio natural.

Incluso tuvo otros usos menos curativos en el antiguo Egipto, donde era utilizado para embalsamar a los faraones, mientras que los griegos aprovechaban su aroma intenso en rituales sagrados.

Pero en tu hogar esta planta originaria del sureste de Europa seguramente ha tenido mejores destinos, como por ejemplo para realzar el sabor de algunas comidas.

El tomillo es conocido ancestralmente por sus propiedades como antiséptico  y para las vías respiratorias.

Por generaciones ha sido tomado en infusión para infecciones leves de pulmones o garganta, catarros con tos y también en afecciones como la sinusitis, faringitis y bronquitis.

De hecho, en países desarrollados como Alemania, el tomillo es un tratamiento aprobado oficialmente.

Funciona así: sus pequeñas hojas contienen poderosos componentes que apaciguan la tos y relajan los músculos de la tráquea y disminuyen la inflamación.

Una forma de prepararlo es remojando dos cucharadas de tomillo triturado en una taza de agua que hervirás por diez minutos.

Luego de colarlo puedes agregar miel y limón para enriquecer el sabor.

3.-El milenario jengibre

Ya en tiempos del Imperio Romano era muy utilizado, pero su origen está en el sur de Asia, concretamente en India y China.

Su nombre científico es Zingiber Officinale pero todos lo conocemos como jengibre.

¿Por qué sirve para la tos? Pues porque tiene propiedades antihistamínicas y descongestionantes, aunque sus beneficios son múltiples y para muchas dolencias.

En el caso de la tos, el jengibre es de gran ayuda por tratarse de un antibacterial y antiviral natural.

Incluso este tubérculo tiene una propiedad expectorante que facilita la eliminación de mucosidad en el caso de tener tos con flema.

Preparar una infusión es una de las vías más sencillas de aprovechar sus efectos prodigiosos:

A 4 tazas de agua agrega una raíz de jengibre pelada y fraccionada.

Déjala hervir durante 10 minutos y al apagar el fuego déjala reposar por otros diez minutos.

Luego de colar y servir en una taza puedes añadir otro ingrediente favorable, la miel, que potenciará la infusión.

Con tomar tres tazas al día notarás que tu fastidiosa tos irá desapareciendo.

Son naturales, caseros, económicos y están cercanos a ti. Estos remedios harán desparecer tu tos sin necesidad de precipitarte a la farmacia, lo que además te agradecerá tu bolsillo. ¿Qué esperas para probarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *