Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Dieta Antimucógena

Ehretismo o dieta antimucógena. Se llama así por haber sido preconizada por el profesor A. Ehret, el cual demostró que el moco es el medio donde se desarrollan y medran los microbios patógenos, siendo producido por la ingestión de ciertos alimentos.

Esta afirmación está basada en su conocido experimento:

Se hizo Ehret una herida en el antebrazo, que cicatrizó sin supurar, espontánea y fácilmente, bajo la influencia de un régimen de fruta sola. Después se causó otra herida semejante para probar la influencia de una alimentación vegetariana en la que entraban huevos y leche; y la herida curó por la propia fuerza medicatriz del organismo, pero supuró algo y tardó más en cicratizar. Posteriormente hízose una tercera herida estando sometido a un régimen mixto en el que entraban carnes y bebidas alcohólicas: Esta vez la herida supuró abundantemente y no cicatrizó sino después de dos días de ayuno absoluto. Todos los alimentos, exceptuando las frutas y las verduras, engendran mucosidades en mayor o menor cantidad; haciéndolo en grado sumo los alimentos de origen animal, sobre todo las carnes.

Ehret empleaba el ayuno para la eliminación del moco, alternándolo con dietas de transición. Estas se basan en la ingestión de verduras y frutas, añadidas algunas veces de ciertos alimentos acostumbrados, en pequeña proporción, cuando se presentan síntomas de intolerancia.

Las féculas ( cereales, pan, patatas, leguminosas. . . ) y albúminas ( carnes, pescados, huevos, leche, queso...) producen gran secreción de moco, cuyo exceso, naturalmente, perjudica en gran manera a los enfermos de tendencias catarrales ( asmáticos, bronquíticos, entéricos. . . ) que deben guardar la mayor parquedad compatible con su tipo, temperamento y ocupación, en el consumo de estos alimentos.

El propio Amoldo Ehret curó su nefritis crónica con la dieta antimucógena de frutas y verduras alternada con oportunos ayunos. "Mantengo y afirmo -decía- que si un hombre vive de acuerdo con las rectas leyes de una dietética antimucosa, experimentará absoluta salud, belleza y fortaleza, sin dolores ni molestias, de una manera semejante a como se nos dice en la Biblia. Hoy no tenemos más milagros por que no tenemos más santos; es decir, santificados y ayudados por el ascetismo y el ayuno. Los santos despedían cierto resplandor, o expresado en modernos términos técnicos, radiaban. Deseo hacer constar que yo mismo he llegado a despedir visibles efluvios eléctricos bajo la influencia externa o interna de las energías solares ( baños de sol, frutos sazonados por el sol. . . ) ."

Sigue diciendo el citado profesor: "¿Cree alguien que esa cantidad de moco o flemas escupidos por los tuberculosos durante años y años, provienen del pulmón? Precisamente porque estos enfermos están alimentados forzosamente de substancias mocoproductoras (purés, leche, carnes, etc. ) el moco no puede cesar hasta que los pulmones decaen y el bacilo hace su aparición, declarando incurable la enfermedad". "El misterio del bacilo se explica fácilmente de este modo: La gradual obstrucción de los vasos sanguíneos conduce a la descomposición y fermentación de estos productos mucosos y residuos alimenticios, los cuales, depositándose parcialmente en diversos sitios del organismo, degeneran en abcesos de pus, cáncer, tuberculosis, sífilis, lupus, etc. . . Ahora bien; todo el mundo sabe que, la carne, el queso y toda materia orgánica en descomposición, produce bacilos. Por esta razón estos gérmenes aparecen y son distinguibles solamente en el estado avanzado de la enfermedad, cuando, por consiguiente, no son la causa, sino el producto de la enfermedad, y ésta avanza solamente en razón de la descomposición. En el caso de los pulmones, el mal se precipita por ellos, pues las secreciones de los bacilos, sus toxinas, producen envenenamientos. Pero únicamente el moco produce terreno apto y hace posible su actividad."

Ehret llega, desde su punto de vista, a la misma conclusión general de la bacteriología naturista: Es el terreno alterado el que permite la vida del microbio. y el moco ( que químicamente es un glucoproteído ácido) , es la más obtensible de ras substancias patológicas, que, aun existiendo normalmente como lubrificante de las mucosas, y en ciertas secreciones, puede, por exceso, convertirse en causa de enfermedad, obstruyendo los conductos orgánicos y dificultando la función de las vísceras. El moco excesivo o patológico, es siempre resultante de una elaboración imperfecta de productos alimenticios proteicos e hidrocarbonados, a cuya producción contribuye la acidificación humoral. El mantenimiento de la alcalinidad humoral favorece la disolución y eliminación del moco. Nuevo argumento en favor de la alimentación vegetariana.

extraído de "Curso de Medicina Natural en 40 Lecciones"
del Dr. Eduardo Alfonso
ed. Kier

Fuente: Revista El Vegetariano


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional