Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Las Causas de Nuestros Problemas

"El cáncer una analogía humana"

Tema: “El cáncer una analogía humana” Lo que nosotros definimos como unidad, es por un lado, parte de una unidad mayor, y por otro lado un conglomerado de unidades menores, ya sea que hablemos de un hombre, de una Institución, un Estado o el Planeta.

Un hombre es parte de la Humanidad y a su vez está compuesto de órganos y estos de células. La humanidad espera de un individuo que se comporte de la manera más adecuada para la supervivencia de la especie. El hombre espera de sus órganos que funcionen de la mejor manera para su supervivencia, y lo mismo espera el órgano de sus células.

De lo cual se deduce que:

Cada organización o conjunto de individuos se basa para su buen funcionamiento en que la mayoría de las partes se sometan al bien común y lo sirvan.

En el cáncer, el cuerpo ve como sus células, cada vez en mayor número, alteran su comportamiento y, mediante una activa división inician un proceso que en sí no conduce a ningún fin y que culmina con el agotamiento del portador (terreno nutricio).

Lo original de esto es que la célula cancerosa, no es algo que ataca desde fuera del organismo, como los virus, bacilos o toxinas, sino desde dentro del mismo ser, es una célula que tenía asignada una actividad al servicio de un órgano determinado, y por lo tanto al servicio de un organismo mayor.

Pero de pronto la célula cambia de opinión y deja de identificarse con la comunidad (en el hombre es el momento en que se produce en la persona un conflicto biológico, dice el Dr. G. Hamer. Conflicto que puede surgir de la de desvalorización, de territorio laboral , personal o social, llevado en soledad).

Empieza a desarrollar objetivos propios o a cambiar de objetivos y a perseguirlos con agresividad ( en el hombre: pensamientos y sentimientos mortificantes de rencor, resentimiento, culpa, etc.)

Da por terminada su actividad al servicio del organismo (sólo puede pensar en sí mismo) y pone por encima de todo la propia multiplicación o engrandecimiento. Ya no se comporta como miembro de un ser multicelular, sino que retrocede a una etapa anterior de vida unicelular (auto-centrada, egoísta).
O sea que en un momento dado, la comunidad perdió su atractivo ¿Porqué?

La 1ª Ley de Curación nos dice:

Ley I: Toda enfermedad es el resultado de la inhibición de la vida del alma. Esto es verdad para todas las formas de todos los reinos...(...)

La célula cancerosa somete entonces a la comunidad celular u órgano a sus propios intereses e implacablemente trabaja para sí. Es un proceso próspero cuyo defecto no se descubre hasta que ya es tarde, es decir, cuando la célula se da cuenta de que el sacrificio del otro y su utilización como tierra nutricia acarrean la propia muerte. Ya que el proceso es satisfactorio únicamente....mientras vive el casero.
Aquí reside el trascendental error en el concepto de la realización de los deseos personales. Uno se distancia de la comunidad y no se da cuenta de que la necesita hasta que ya es tarde.

El hombre se horroriza de la implacabilidad y miopía de las células cancerosas, pero ¿vemos que nos comportamos del mismo modo? Aquí está la clave del cáncer. Y por analogía la clave de nuestros problemas.

No es casualidad que el cáncer, prolifere tanto en nuestra época ni que se le combata con tanto empeño y tan poco éxito. (Las investigaciones del Dr. Hardin Jones (EEUU) y también del Dr. Hamer (Alemania), indican que la esperanza de vida de los pacientes no tratados parece mayor que la de los pacientes tratados)

Esta enfermedad es expresión de nuestra época y su ideología, caracterizada por la expansión implacable y la persecución de los propios intereses.
Ya sea en la vida política, económica, religiosa o privada el ser humano trata de extender sus propios objetivos sin miramientos sobre toda frontera, haciendo prevalecer exclusivamente sus intereses y utilizando el entorno en beneficio propio.

Nosotros también argumentamos como la célula cancerosa. Y nuestro crecimiento es tan rápido que también tenemos problemas de abastecimiento.
Ya que para favorecer la expansión económica durante décadas, utilizamos el medio ambiente y sus reinos mineral, vegetal y animal, como ‘suelo nutricio’... hoy comprobamos consternados que la muerte del ‘casero’ significa nuestra propia muerte.

El cáncer es nuestro propio espejo, él nos muestra nuestra propia conducta, nuestros argumentos y también...el final de nuestro camino. No hay que vencer al cáncer, sólo hay que comprenderlo para poder comprendernos a nosotros mismos, no hay que romper el espejo cuando no nos gusta lo que refleja. Y el cáncer es nuestra oportunidad para ver en él reflejada nuestra errónea ideología.

En última instancia el cáncer y nosotros naufragamos por la polarización ‘yo o el otro’, él solo ve esta disyuntiva y se decide por la propia supervivencia, a costa del entorno. Le falta conciencia de una Unidad Mayor y más completa. El solo ve su propia individualidad...al igual que nosotros.

Al yo se le dificulta ver esta Realidad Mayor. ¿Porqué?

Porque el ego concibe la ilusión de su propia importancia, de poder hacer algo ‘por sí solo’, pero el verdadero aislamiento del resto del universo no existe. Es un espejismo que imagina nuestro yo, al que le agrada lo que separa, lo que diferencia, (mi esposo/a, mi hijo/a, mi casa, mi trabajo, mi profesión, mi auto, etc.) porque con cada acentuación de los límites con el otro, se percibe más claramente a sí mismo.

Por eso es necesario recordar que el hombre cuando ve el mundo y a su prójimo, lo hace a través de su aura, y por lo tanto debe enfrentar el espejismo y la ilusión. Dice un antiguo Libro para discípulos: “Quien mira hacia afuera , debe tener cuidado de que a través de la ventana pase la luz del sol. Si lo hiciera antes del amanecer de su esfuerzo, debe recordar que el orbe aún no ha salido, no puede percibir los claros perfiles. Y los espectros y sombras, los espacios sombríos y áreas oscuras todavía confunden su visión”. (Aforismo 7 La Luz del Alma -D.K.

El hombre trabaja, experimenta e investiga afanosamente ¿Para qué?

¡Por el progreso! ¿Qué objetivo tiene el progreso? Más progreso!!
El progreso como objetivo es absurdo, ya que no tiene punto final.
Un objetivo auténtico sólo puede consistir en una transformación del estado anterior, pero no en la simple continuación de algo que ya existe: P.ej. Al individuo que esta en la cárcel no se lo motiva proponiéndole una cárcel más cómoda, sólo lo motivaría la Libertad.

Constantemente nos fijamos nuevos objetivos, para no desesperar, y estos nos llevan a ‘más de lo mismo’, pues la humanidad está en la polaridad: ¿De que sirve un objetivo que sólo sea polar?
Ahora si el objetivo fuera la Unidad con Todo lo que Es, ello es algo totalmente distinto a lo conocido.

Pero el objetivo de la unidad solo puede alcanzarse sacrificando el yo, pues mientras haya un yo, habrá un tu y seguiremos en la polaridad.

La célula del cáncer, se diferencia de la célula común por su núcleo expandido, el núcleo adquiere más y más importancia y por lo tanto aumenta de tamaño. Esta alteración del núcleo equivale a la hiper-acentuación del pensamiento egocéntrico que marca nuestra época. Ni el cáncer ni el ser humano han comprendido todavía que buscan en la materia algo que no está ahí.

Nos dice la Ley IV:

La enfermedad, tanto física, como sicológica, tiene sus raíces en lo bueno, lo bello y lo verdadero, y sólo es un reflejo distorsionado de las posibilidades divinas.

El alma frustrada, cuando trata de expresar plenamente alguna característica divina o realidad espiritual interna, produce dentro de la sustancia de sus envolturas un punto de fricción. Sobre este punto están enfocados los ojos de la personalidad, lo cual conduce a la enfermedad...(...)

Lo bueno, lo bello y lo verdadero que el alma desea manifestar, se transforma en el espejismo: lo bueno para mí, lo bello para mí y lo verdadero para mi. (Y si no lo conseguimos caemos autoconmisceración, aislamiento, soledad, dolor, rencor, resentimiento, culpa, remordimiento, etc.)

Esto confirma lo mucho que nos identificamos con nuestro yo y lo poco que sabemos de nuestro Verdadero SER.
Y precisamente en la búsqueda de este saber sobre nuestro verdadero Ser, está la posibilidad de solución del cáncer, así como la solución a los problemas de la humanidad.

Cuando al fin, luego de tanto sufrimiento, lenta y gradualmente, aprendemos a cuestionarnos nuestra obsesión por el ‘yo’, comenzamos a buscar la alineación con el alma, y a permitirle fluir a través de su mecanismo.

Recién entonces comprendemos que el bien del Todo y nuestro bien son una misma cosa pues:

La suerte del Yo y del Tu, de la parte y el Todo...no puede separarse.
La muerte del organismo con cáncer, es la muerte del cáncer.
La muerte del medio ambiente es la muerte del hombre.

Tanto los Doctores Dethlefsen y Dahlke, el Dr. Helio Holperin, como El Dr. Hamer coinciden en estos argumentos, podemos ver el dorado hilo de Ariadna corriendo a través de sus afirmaciones, con distintas palabras, pero una misma esencia, todos ellos en distintos lugares del mundo llegaron a la misma conclusión: Lo que redime es El amor:

“Hay que enseñar a AMAR, al enfermo de cáncer, hay que enseñar a AMAR, a la humanidad.

“El remedio se llama AMOR. El amor cura porque suprime las barreras y deja entrar al otro para formar una Unidad. El que ama no coloca su Yo en primer lugar. El cáncer es amor pervertido. El egoísmo también es amor pervertido.” (D. y D.)

“La cura es la elevación de la conciencia, proceso de gran alegría para el individuo y también para el resto de la Humanidad. Pues a cada ser-célula que se eleva, TODA LA VIDA SE ELEVA” (H. H.)

“El canceroso es un ser cuya alma está enferma por un conflicto que puede parecernos banal, fútil o ridículo (o egoísta), pero que para el paciente reviste tal importancia que puede llegar a destrozarle. La cura se logra desactivando el conflicto.” (G. H.)

Muy tempranamente en la evolución Humana, el alma encarnante fue rodeada del andamiaje del egoísmo, para sostener la construcción del edificio del Hombre Perfecto. (Así como el bebé debe ser intensamente egoísta para poder sobrevivir a esa etapa tan desvalida, la humanidad niña necesitaba el ego).

Primero debía acopiar toda experiencia, todo contacto, toda relación, y a través de sus cinco sentidos absorber todas las sensaciones posibles. Pero una vez logrado esto, al cabo de eones, y a medida que se va acercando a la liberación, el andamiaje debe ser retirado.

El proceso de destrucción del andamiaje del Ego, o desilusión, es también lento y penoso, hasta llegar a la Tercera Iniciación. Y así como una vez concluida la construcción de un edificio, para poder habilitarlo, se retira el andamiaje que permitió su construcción, hoy la Humanidad debe ir deshaciéndose del egoísmo, pues ya no lo necesita.

Podemos leer en La Curación Esotérica: “Los hombres van aprendiendo a conocerse y comprenderse, las naciones están llegando a establecer contactos más estrechos, los estadistas de todas las naciones luchan juntos y en unido cónclave, para solucionar el problema del mejoramiento de las condiciones humanas de vida, en todas partes se piensa, valora y lucha por la libertad y los verdaderos valores.

¿Qué es todo esto sino el esfuerzo del alma de la humanidad por eliminar la enfermedad, devolver la salud a las zonas afectadas y eliminar los puntos de fricción? ¿No es acaso lo que el hombre espiritual trata de lograr en su propio cuerpo cuando está enfermo, mientras el curador intenta ayudarlo? (17-446/7)

“La raza en su totalidad se halla en la entrada del sendero del discipulado. Dirige su mirada hacia el futuro, ya sea hacia la visión del alma, un mejor modo de vivir, una situación económica desahogada o hacia mejores relaciones interraciales.

El hombre extirpa, irradia y envenena las células cancerosas mientras puede, pero si ellas ganan aniquilan al cuerpo. Es el eterno conflicto de la naturaleza: comer o ser comido. Análogamente la humanidad está sufriendo ese tratamiento. Así reza ‘El Antiguo Comentario’.

(...) . “La afilada tijera del dolor debe separar lo real de lo irreal, el látigo del dolor debe despertar a la vida refinada, al alma dormida, el sufrimiento producido por la extirpación de las raíces de la vida en el terreno del deseo egoísta, debe ser soportado, y entonces el hombre quedará liberado”

Afirmó D.K., que la cura del cáncer sería posible más adelante, a medida que nos adentráramos en la Era de Acuario, ¿Porqué? Porque el hombre desarrollará cada vez más su conciencia grupal, su altruismo, y amor incluyente, el hombre controlará su cuerpo emocional, puerta de entrada de las principales enfermedades.

“La humanidad está enferma y espera su curación. La curación será efectuada por medio del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo y de los hombres de buena voluntad, ayudados por la Jerarquía. (...)”(17-484)

“..la energía invocada y concentrada (por el grupo curador) seguirá al pensamiento, y así estimulará la zona que rodea el cáncer (es decir los tejidos sanos), para que sean absorbidos los tejidos enfermos y débiles, por los tejidos sanos y fuertes...”(17-238)

Grande es entonces la responsabilidad del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, y de todos los hombres de Buena Voluntad , ellos son las células sanas y fuertes, de la irradiación de sus mentes iluminadas para diluir el espejismo, y de sus corazones amorosos, para ser el eslabón entre el Mundo de las Almas y el mundo material, depende la suerte del organismo llamado Humanidad.

Finaliza la Ley I: (...) El arte del curador consiste en liberar al alma, a fin de que su vida pueda fluir a través del conglomerado de organismos que constituye una forma determinada.

La Ley IV finaliza: (...) El arte del curador consiste en elevar hacia el alma, el verdadero curador dentro de la forma, los ojos que están enfocados hacia abajo.

Por último la: Ley III:

Las enfermedades son efecto de la centralización básica de la energía vital del hombre. Del plano en que dichas energías están enfocadas, (emocional, mental, espiritual) provienen esas condiciones determinantes que producen mala salud. En consecuencia se manifiestan como enfermedad o como buena salud.

Finalmente palabras del Dr. J.M.Campos:

Si los que se están formando como curadores, no realizan la cura en sí mismos, ¿Cómo podrán ayudar a los demás a que se liberen del yugo material? Si hacen concesiones a las fuerzas de la materia, si son condescendientes con ellas, ¿Cómo podrán colaborar en la obra sublime de redención de la humanidad y del planeta? ¿Cómo servir a dos señores, si uno aprisiona y el otro libera?

Por lo tanto del desinteresado y esforzado trabajo del NGSM, en pos del desarrollo de la voluntad al bien, depende la Emergencia de una Nueva Conciencia.

Que la Luz nos guíe.....!!!
Grupo U.S. Bahía Blanca

Foro de Buena Voluntad Mundial
Encuentro Interdisciplinario para la Construcción de Correctas Relaciones


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional