Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Más allá de la Mente Superconciente

MÁS ALLÁ DE LA  MENTE SUPERCONSCIENTE

Avadhutika’ A’nandamitra A’carya’
1992.

Los Intrusos en el Sótano

Es un hecho comúnmente aceptado que los seres humanos utilizamos solamente una fracción de nuestro potencial mental. Como dijo un científico: “Probablemente el 99% de la habilidad humana ha sido totalmente desperdiciada. Incluso hoy, quienes nos consideramos cultos y educados, actuamos la mayor parte del tiempo como máquinas automáticas y vislumbramos los recursos más profundos de nuestra mente una o dos veces en el transcurso de la vida”. (Sir Arthur Clark, en Las Fronteras de la Conciencia, ed. John White).

Ha llevado un millón de años de evolución el equiparnos con un increíble cerebro con capacidad aparentemente ilimitada; pero solo usamos una minúscula parte de él. Somos como una pequeña familia de intrusos que ha tomado un gran palacio, pero prefiere vivir en un rincón del sótano.

El énfasis de la civilización occidental sobre la vida externa, la dominación y el poder sobre la naturaleza, ha producido logros tecnológicos monumentales, pero ha costado un precio. Nuestra civilización ha ignorado casi totalmente nuestra experiencia interna y ahora, la disminuida psiquis de los seres humanos está clamando por la expansión. Por eso observamos en todo el mundo un febril interés por las disciplinas espirituales y por los poderes mentales, drogas que expanden la mente, misticismo, hipnosis y meditación, sueños y creatividad, etc.

La humanidad tiene una creciente ansiedad por la trascendencia, y cada vez hay más gente que se embarca en una odisea interna para realizar el total de sus potencialidades y desarrollar los tremendos poderes ocultos que se esconden en su interior. Pero, como advirtió un biólogo contemporáneo: “Debemos saber hacia dónde vamos y cómo llegar allí”. (Lyall Watson, Spernatural).

Si viajamos hacia nuestros espacios internos necesitamos un mapa de las regiones a explorar y además debemos aprender a viajar.

Parte I

Hacia Dónde Vamos: Más Allá de la Mente Superconsciente

Los Niveles de la Mente    

De acuerdo con las ideas más antiguas del yoga y las más modernas teorías de la física, la existencia no es una simple realidad sino una continuidad de varios estratos compenetra dos del ser, fluctuando desde lo burdo y denso (lo físico), a través de varias capas de la mente, hasta el final llamado espíritu. A medida que se asciende en esa continuidad, las capas se hacen cada vez más finas y sutiles (William Tiller, en La Revolución Cerebral, por Marilyn Ferguson). Los yoguis han dividido los niveles de la mente, entre el cuerpo y el espíritu, en 5 capas o Kos’ as. En cada estrato sucesivo hay un mayor goce y expansión del conocimiento; los estratos más altos contienen grandes reservas de energía y sabiduría y ejercen una influencia sutil sobre los más bajos.
    
Más allá de los cinco estratos de cada mente individual está el reino del Espíritu o Concien cia Infinita, el verdadero Ser Interior. En este estado de perfecta paz, más allá de toda vi-bración o manifestación, todos los conflictos y contradicciones de la mente inferior se di-suelven... aquí todo es Uno. Cuando se obtiene este estado, aunque sea por un momento, la existencia en su totalidad se llena de un gozo inexpresable. Esta es la meta del Yoga y la meta de la vida: elevar la mente a través de estratos más y más altos hasta realizar el Infinito, el Bienaventurado Ser Interior.

Pero la mayoría de los seres humanos no realiza los niveles más profundos de su ser íntimo; experimentan solamente los dos estratos inferiores de la mente, el consciente y el subconsciente, porque la superficie inestable de estas capas les impide ir más allá. Ocasional-mente, no obstante, algunos individuos penetran a través de estos turbulentos bajos niveles y tocan por un momento el más sutil, la Omnisciente Mente Superconsciente. Por un instante tienen sorprendentes experiencias de telepatía, o ven el futuro, o sienten una ráfaga de éxtasis a medida que las ataduras de sus egos se disuelven y se sumergen en la Unidad Infinita. Pero pronto, las inestables capas superficiales reasumen la dominación y la perspectiva del Más Allá desaparece.
 
Muy pocos individuos en la historia han hecho verdaderos esfuerzos para alcanzar y permanecer en este estado superconsciente. Muy pocos han llevado a cabo su gloria y poder, y menos aún han realizado su verdadero Ser. La mayoría simplemente se ha debatido en la superficie de sus mentes, agitándose entre el dolor y el deseo, utilizando sólo una fracción de su verdadero potencial, viviendo más de la mitad de su existencia en la ignorancia y la confusión. Por eso los sabios enseñaron: “No sabéis nada de vosotros mismos en este estado. Sois como la cera en el panal, ¿qué sabe del fuego? Cuando llega a ser la cera de una vela y se emite la luz, entonces conoce. Similarmente, sabréis que cuando estábais vivos, estábais muertos, sólo entonces viviréis”

EL NIVEL MÁS EXTERNO

El Cuerpo Físico* 
       (*Annamaya Kos’a, en Sánskrito).
Nuestra odisea interna empieza con el cuerpo físico. De hecho el cuerpo es un vehículo de nuestro viaje.
La compleja sinfonía de nuestro cuerpo está dirigida por un sistema de glándulas conocidas como glándulas endocrinas que segregan hormonas en el flujo sanguíneo. Las hormonas tienen un profundo efecto sobre todas las funciones del cuerpo (crecimiento, metabolismo, digestión, nivel energético, temperatura, sexualidad) y también sobre la mente. La hiper o hiposecreción de varias glándulas puede causar trastornos mentales y emociona-les, tales como ansiedad, odio, enojo o miedo, que destruyen la salud y la paz mental.

La glándula más misteriosa en el cuerpo humano es la glándula pineal, localizada directa-mente en el centro del cerebro. Los antiguos filósofos reconocieron la tremenda importancia de esta diminuta glándula en forma de hongo; la llamaban el asiento del alma y el controlador del pensamiento.

Hace mucho, en el pasado evolutivo, algunas criaturas subdesarrolladas como los reptiles, tenían un tercer ojo en el centro de la cabeza que era muy sensible a la luz y regulaba los ritmos cíclicos naturales de sus cuerpos. Gradualmente, después de millones de años de evolución, este “ojo” descendió dentro del cerebro y la glándula pineal en los seres huma-nos es el vestigio de este primordial tercer ojo.   

La glándula pineal es la parte física del tercer ojo de la intuición descrito por los Yoguis, el cual, cuando está apropiadamente desarrollado o abierto por la práctica del Yoga, puede ver el pasado, el presente y el futuro en un bienaventurado estado de alta conciencia. Recientemente se ha apoyado científicamente esta antigua idea, en la medida en que los científicos han aprendido que la glándula pineal segrega ciertas hormonas que afectan a las glándulas inferiores y a muchos de los órganos del cuerpo y éstas están asociadas con el estado de autoconciencia. Cuando la producción de la hormona serotonina se interrumpe, la persona experimenta un creciente estado de relajación del ser, hasta que penetra en un elevado estado de conciencia trascendental.

Así, por siglos, los Yoguis comprendieron la necesidad de un apropiado equilibrio en la secreción hormonal del cuerpo para el control y la trascendencia de la mente, y desarrolla- ron una serie de ejercicios destinados específicamente a regular las glándulas endocrinas, como veremos más adelante.

El cuerpo físico es llamado Annamaya Kos’a que significa hecho de comida. Este vehículo material es la máquina de la menta y ésta lo usa para operar en el mundo físico. Por eso el conocimiento fundamental del desarrollo espiritual es la realización de que “Yo no soy este cuerpo”.

Unos días unos soldados golpearon tan brutalmente al filósofo griego Epícteto, un esclavo del Emperador, que le rompieron una pierna. Cuando le preguntaron cómo se convirtió en inválido, Epícteto respondió: “Yo no soy inválido, mi pierna lo es”. Estaba totalmente desapegado de su cuerpo, sabía que su verdadero ser estaba más allá.   

Si el cuerpo físico es una máquina, ¿quién es el controlador? El manipulador de este cuer-po es la primera de las cinco etapas de la mente, la mente consciente.

Este libro fue pasado a formato Word para facilitar la difusión, y con el propósito de que así como usted lo recibió lo pueda hacer llegar a alguien más.  HERNÁN

Solicitar Gratis el Texto digital de: MÁS   ALLÁ DE  LA  MENTE SUPERCONSCIENTE


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional