Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Angeles Ayer Extraterrestres Hoy

Este libro se edita sin ánimo de lucro, las aportaciones voluntarias se destinarán a la publicación de otro.

Este trabajo está dedicado a nuestro querido Eugenio Siragusa, que lo ha posibilitado, gracias a su generosa aportación.
Agradecemos en igual manera los datos y aportes de otros tantos estudiosos, así como a nuestros queridos dibujantes, Uccio y Gabriela Sgroi, su esfuerzo y comprensión.
La Asociácion Adonai.
© Autor: La Asociación Adonai para la Fraternidad Cósmica Desojo (Navarra) España (Tfno. (948) 64 83 60)
ISBN ó4‑39ó‑5325‑4 Depósito Legal: NA. 1.431 ‑1 985 Imprime: Gráficas Navasal ‑ Anzoáin‑Pamplona

CAPITULO I:

"LA TIERRA, EL SOL Y EL UNIVERSO"

LA TIERRA

Grandes terremotos, insólitas inundaciones, frío intenso, falta de agua, desiertos inmensos..., seria inútil desvincular al hombre de sus circunstancias inmediatas, tanto en el aspecto físico como en el psíquico y espiritual.

Su existencia está directamente vinculada al entorno y sostenimiento que lo alimenta. Necesariamente ha de encontrar el aporte físico de su cuerpo en la naturaleza, portadora de los elementos o fluidos energéticos que estructuran y forman la característica material de su identidad.

Podemos comparar nuestro planeta a una célula; y al hombre, a las enzimas de ésta, formando ambos un conjunto que puede producir un sano o insano devenir. Si el hombre opera mal, la Tierra reacciona en contra, embistiendo sacudiéndose y liberándose de lo que no colabora a la economía de la célula.

Toda la masa enzimática, es decir, toda la humanidad, elabora un dinamismo, que a su vez, puede enfermar si sus elementos no contribuyen a que nuestro cuerpo, alma y espíritu colectivo, vivan en armonía consigo mismo y con el habitáculo que les contiene. Y todo el conjunto de los elementos, está así mismo vinculado a la operatividad coordinada de otras células, otros tejidos y otras extremidades del ser macro‑cósmico divino.

Existen recomendaciones concretas a esta correcta función del hombre en relación al planeta, por parte de los extraterrestres:
"Os aconsejamos no destruir irremediablemente los recursos indispensables al devenir de la vida en vuestro planeta.

Os exhortamos fraternalmente a no perseverar en la obra diabólica de desarmonía de los elementos, que instruyendo y edificando la existencia de las cosas, determinan el equilibrio de vuestra vida.

Si queréis en verdad sobrevivir, considerad religiosamente este consejo fraterno, que quiere ser al mismo tiempo, un acto de amor universal, y que surge del deseo infinito de Aquel que Es" .

....O la suplica que la misma conciencia extraterrena nos hace a través de este otro bello comunicado:

"MENSAJE DE UN EXTRATERRESTRE DE SERVICIO EN LA TIERRA"

"He tenido en mis manos, una tórtola herida de muerte por el furor homicida de los hombres.
Los hombres hallan placer matando lo que debería vivir para alegría de sus almas y felicidad de la Creación.
Matáis, matáis por tener el placer cínico de ver morir esta belleza.

Este bien que el Creador dispensa para embellecer la vida y proteger la armonía, el equilibrio de las cosas creadas y útiles a la evolución de las especies que viven sobre la Tierra.

Los hombres deberían sentir asco y horror de lo que hacen a menudo, en nombre de la civilización que creen poseer.
Los habitantes de este mundo, saben sin embargo el mal que hacen, y se obstinan en hacerlo, aun sabiendo que destruyen para siempre, eso que debería llenar sus ajos de alegría; todo lo que el espíritu acaricia y el corazón ama.

Esta locura homicida indiscriminada, ataca con violencia a las criaturas que son incapaces de ofender y únicamente programadas para amar, perpetuar su especie y obedecer al instinto de la creación, volviéndose así útiles al proceso de evolución de todo lo que es, nace, crece y luego se transforma, edificando la belleza y la armonía, el equilibrio y la alegría por el espíritu vivo. ¡Hombre, hombre de la Tierra, cuánto mal haces!.

Arrepiéntete, no masacres lo que deberías amar y proteger. No mates por el só1o placer de matar y no seas cruel hacia las cosas que te han sido confiadas por la infalible inteligencia creadora. No transformes en desierto el camino de tu vida, arruinando así el de los seres que te precederán. Todo se te ofrece con amor, en el instante exacto de tus necesidades indispensables.

Hombre, deja a cada cosa el tiempo de reproducirse y de repoblar el cielo y la tierra, así como las aguas, con el fin de que la providencia sea copiosa en el momento de necesidad. Hombre, haz lo que te es necesario pero con amor y santidad, con devoción y respeto de la ley del sacrificio.

No destruyas si no quieres ser destruido. Deja vivir si quieres sobrevivir. Nosotros te invitamos a desterrar la caza y a proteger los animales, para que tengan, según sus necesidades, alimentos y paz en el marco de sus leyes y para que el hombre vuelva a ser su bienhechor y el instrumento eficaz de la prudente evolución de las especies, en el seno del edificio creador de este mundo. Hombre, no mates por el placer de matar, sino solamente en una extrema necesidad de supervivencia. He ahí la ley que tú debes respetar si realmente eres el más evolucionado de los animales".

Se reiteran en su amor hacia la naturaleza, y nos comunican a su vez: "La naturaleza se encuentra en los límites de lo soportable.

¡Hombre de la Tierra!, ¿quieres todavía continuar ignorando y subestimando las desgracias hacia las que corres, perturbando el equilibrio de las fuerzas naturales de tu planeta?, ¿no quieres entonces sobrevivir?.

Por vuestros procedimientos perturbadores que desarmonizan el equilibrio de las cosas, obligáis a las leyes inmutables que rigen la evolución armoniosa de los elementos que componen la estructura del devenir y de la continuidad de toda especie viviente sobre la Tierra, vosotros comprendidos, a una continua autodefensa.

E1 equilibrio de la naturaleza ha alcanzado su punto crítico y los desordenes que resultan son terriblemente peligrosos...¡Vuestra irresponsabilidad se vuelve muy grave, y más grave todavía, cuando os obstináis en vuestro cinismo hasta lo irreparable!.

Os hemos prevenido muchas veces, invitándoos‑a tomar religiosa y seriamente en consideración, la gravedad de la situación creada por vuestra ciencia sin conciencia.

A pesar de nuestras advertencias ansiosas y reiteradas, nosotros deploramos con gran pena vuestra insensibilidad imperdonable, así como vuestro comportamiento hipócrita.

Vuestro mundo atraviesa un periodo de gravedad excepcional, provocado por vuestras manipulaciones hechas sin discernimiento sobre las fuentes equilibrantes de su naturaleza cosmo‑física. La vida de la Tierra ha sufrido un "stress" (tensión) de gran intensidad por la actividad nuclear y sus fuerzas energéticas negativas.

La esfera magnética de la Tierra ha sido minada, o mejor dicho, alcanzada en su proceso fluídico, y el nivel ígneo‑cósmico ha sido situado en un estado vibratorio normal.

El eje magnético terrestre sufre oscilaciones peligrosas con la amenaza de un desplazamiento desastroso de los polos actuales. En suma, vuestro planeta se encuentra en un estado de crisis, y si no evitáis a tiempo los próximos desequilibrios, vuestras desgracias serán trágicamente irreparables, hasta el punto de amenazar vuestra supervivencia.

Tened entonces conciencia y comprended al fin nuestra ansiedad; procurad evitar que la naturaleza no tenga que reaccionar según sus leyes, que conducirán al epilogo dramático siguiente: "La destrucción del género humano, así como la de sus obras diabólicas".

Su recomendación ahora se concretiza en aspectos claramente científicos, que nos revelan funciones insospechadas de aquello que el hombre explota del geoide, es decir, el petróleo, que nosotros queremos comparar con la sangre de un cuerpo que debe ser dinamizado a través del elemento común que nos recorre, nos oxigena y nos revitaliza:
"El petróleo es producido por un proceso de destilación natural del agua del mar.

La absorción y la simbiosis del elemento agua de mar se hace lentamente con la colaboración de gas y de otros elementos yacentes en las capas profundas de la corteza terrestre, activadas en su elaboración, por una fuerte radiación aprisionada en el núcleo central del geoide.

El petróleo puede ser comparado a uno de los numerosos elementos que producen, sobre el plano biofísico, la estabilidad de una célula. Su explotación indiscriminada e inconsciente, provoca sobre vuestro planeta una carencia bastante grave y desarmonizante sobre todas las otras estructuras vitales de lo que vosotros podéis verdaderamente definir como "una célula del cuerpo astrofísico del cosmos".

Esto constituye una incapacidad natural de reproducción del petróleo, sustancia indispensable para la joven evolución vital del geoide. La explotación indiscriminada de los gases naturales también es dañina, puesto que son indispensables para la elaboración de toda la estructura armoniosa y vital de vuestro planeta.

E1 agua polucionada estimula negativamente el, humus dinámico de la vida en todos los sentidos, pues ella es la fuerza que cataliza el dinamismo de todas las formas materializadas.

Como vosotros podéis constatar, vuestra inconsciencia acelera el envejecimiento de vuestro mundo, poniéndolo en una situación de stress importante y en consecuencia, en una condición de reacción capaz de producir una seria sacudida de autodefensa, pudiendo tener repercusiones gigantescas sobre vuestra existencia".

La recomendación venida de los extraterrestres en relación a producir los equilibrios necesarios para no desestabilizar los fluidos y elementos internos de la Tierra, no ha sido la única, como la observada en este mensaje precedente.

Los cinturones Van Hallen, a otro nivel, cumplen la misma función que el petróleo acolchando la brusquedad de los movimientos de la Tierra.

Existen directrices por parte de esta conciencia extraterrena, hacia los vuelos espaciales, que invitan al hombre a no romper dichos cinturones y a que sean utilizadas las salidas magnéticas del los mismos.

Mientras que el petróleo amortigua las reacciones del núcleo ígneo‑cósmico en la parte interna del geoide, la parte externa es protegida en una función análoga por dichos campos magnéticos, pero invariablemente el hombre destroza unos y otros sin comprender que nuestra célula Tierra palpita de vida inteligente, activa y armoniosa, creando un devenir estable, tanto para lo que contiene, como en relación al universo.

Es como si un individuo en su propia habitación donde mora, comienza a almacenar su propia basura hasta que se hace insoportable la vida.

Volviendo a rebuscar en archivos y papelotes de todo lo que un hombre ha divulgado en treinta años de duro trabajo, como lo es el caso del Sr. Siragusa, encontramos nuevas fuentes de revelación, para alargarnos sin límites en el conocimiento.

Son tantas y tan traumáticas las definiciones y principios que la ciencia debe mutar a lo largo del tiempo, que cualquier postulado de este mensaje extraterrestre, resulta alucinante, provocando invariablemente el comentario soez y fácil del pobre hombre, imbuido de arrogancia, en vez de considerar cada una de las hipótesis expuestas, desmenuzando las deducciones hasta llegar a negar por derecho y con prueba; no en vano fue dicho: "El hombre es el único animal que se ríe de lo que no conoce".

Queremos referirnos a la oquedad de la Tierra y al latido frecuencia) que produce la abertura de los polos dando acceso a un mundo cóncavo que está habitado por seres evolucionadísimos.

Cuando el Sr. Siragusa expuso esta teoría dictada por los extraterrestres hace más de veinte años, fue contestado con mofa y tachado de alucinado. Hoy, sin embargo, la fuerza de los hechos avala su discurso al leer noticias como la aparecida en toda Europa en el mes de Septiembre de 1.983:

FISICOS ITALIANOS DESCUBREN EL LATIDO DE LA TIERRA

"Un grupo de físicos italianos de la Universidad de Roma, ha descubierto tras diez años de estudio sobre las ondas de gravitación, una pulsación o vibración rítmica de la Tierra, qué se produce cada doce horas, como el latido de un gran corazón. El equipo de físicos italianos dirigido por los profesores, Eduardo Amalde y Guido Pizella, trabajan desde 1.970 en la investigación sobre las ondas de gravitación..."

Citaríamos aquí otros tantos convencidos científicos que defienden no sólo el latido de la Tierra, sino el hecho de que esté realmente hueca, debido a que, a su formación, el planeta dejó en su periferia la materia mas pesada, debido a la fuerza centrifuga y almacenó en su interior el núcleo ígneo‑cósmico, condensado por la fuerza centrípeta, que palpita y se libera de su magnetismo electrostático por los polos y aberturas de la superficie terrena. Existen diversos tratados como el de Marshall B.

Dardner que se atreve a postular, no sólo la oquedad de esta bola planetaria, sino la de todas las esferas cósmicas, que albergarían en su interior, un sol de las mismas características del que nos alumbra cada mañana. No digamos nada del almirante Byrd, explorador del Artico que voló varias veces sobre ambos Polos.

El 2 de Mayo de 1.926, sobrevoló el Polo Norte con su copiloto Floyd Bennett, y después, voló tres veces seguidas sobre el Polo Sur. Byrd afirmó haber volado durante varias millas, mis allá de los Polos, entrando en una zona de lagos cálidos y de vegetación frondosa por donde se movían grandes animales.

Se dice que Byrd tomó una película en color de todo aquello, y el documental que hizo con ella se exhibió en los teatros de todos los Estados Unidos. También el explorador Nansen se perdió en el Polo Norte desde principios de 1.895 hasta finales de la primavera de 1.896. Durante aquel tiempo vió que cuanto más avanzaba hacia el Norte, más cálida se volvía la temperatura, llegando en algún momento a reinar un calor desagradable y encontrando rastros de animales de sangre caliente.

Nos interesa ahora traer a colación, una explicación de la cosmogonía planetaria, ejemplarizada en nuestro satélite Luna.

Ellos han dicho que no todos los cráteres lunares han sido causados por la caída de meteoritos que golpean la superficie lunar, al no existir el choque con la atmósfera que los desvíe, como en el caso de la Tierra, sino que la vitalidad del núcleo lunar se está apagando, provocando una concentración de la masa, hacia dicho núcleo y reduciendo el circulo vital a unos 600 m. por debajo de la corteza, lugar éste donde se dan las manifestaciones de vida orgánica animal y vegetal.

Esta concentración de la masa hacia el centro, produce la mayoría de los cráteres, hasta llegar a un punto de máxima concentración en la extinción del núcleo, rompiéndose en consecuencia las fuerzas cohesivas de los elementos y enfriándose la materia inerte hasta convertirse en polvo, que será arrastrado, a su vez, por las corrientes interestelares, a caer en un agujero negro y a sedimentar los organismos primarios de la nueva formación vital de otro sistema solar; "el polvo al polvo".

Resulta evidente que la actividad y la cohesión de la célula planetaria, viene dirigida y revitalizada por la existencia dinámica de este hipotético sol central, que yacerla en todas las esferas celestes para interpretar una constante de la mecánica interestelar de los universos.

Asi parece aceptarse por la nueva élite científica, en contraposición con la simplicidad de las afirmaciones arcaicas, sobre el hecho de que en el centro de la Tierra, sólo existe fuego.

Si ‑así fuera, el tiempo transcurrido desde la formación del planeta, hubiera propiciado él enfriamiento; con mis motivo, si dicho fuego no es alimentado con ningún combustible y en una atmósfera sin oxígeno.

Serian muchos los postulados que podrían combatir la afirmación previamente establecida, respecto de un núcleo incandescente con componentes de hierro y otros metales fundidos, como así se dice, pero no es nuestra intención caminar por argumentos científicos, entre otras cosas, porque no lo somos, y ademes, porque nuestra función es testimonial.

Como definición, podemos afirmar que en el centro de la Tierra existe un sol dinámico que es alimentado por el sol que nuestros ojos ven todos los días, a través de una energía que ahora anunciaremos como psíquica y de cuyo comportamiento y efectos veremos más adelante...

SOLICITAR GRATIS EL TEXTO DIGITAL DE: ANGELES AYER EXTRATERRESTRES HOY

VER VIDEO: https://www.youtube.com/watch?v=iX-9WHD8IVY#t=13


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional