Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


CIVILIZACIÓN ADÁMICA

¿Para quienes ha sido escrito este libro? 

Para los buscadores sinceros de la Verdad.
Para los que no tienen mas religión que la Justicia, la Verdad y el Bien.

Y finalmente para los que conociendo la grandeza y eternidad del espíritu humano buscan su felicidad cultivándolo hasta el más alto grado de perfección que es posible sobre el plano terrestre.

Los lectores que no están circunscritos en esta orbita, no solo no lo comprenderán sino que su lectura les dejara tan vacíos como antes de haberlo abierto.

Hablo pues en esta portada con aquellos que pueden comprender y asimilar esta lectura.

En primer lugar me preguntareis: "Si esta obra relata hechos acaecidos diez mil años atrás, o sea varios milenios antes de que la visual de la Historia recogiera y conservara los hechos de los hombres ¿como los ha recogido y conservado el autor?

Ante tal pregunta me es necesario hacer al lector esta otra interrogación:
¿Habéis estudiado las obras de ese gran explorador celeste de los tiempos modernos, de Camille Flammarion, llamado el poeta de los cielos, o de otro de esos incansables viajeros estelares que han hecho de los espacios infinitos el campo de acción de todas sus actividades científicas?

Si les habéis leído sabréis que la Luz es el gran archivo del Universo y que colocado el observador en el punto marcado por las leyes astrales y etéreas, se produce el hecho perfectamente natural y lógico de que siguiendo los rayos de luz emitidos sobre la tierra en cualquier época por remota que ella sea, presenciara clara y nítidamente los hechos ocurridos.

Otro punto que acaso resulte algo dificultoso para los análisis de algún lector, son las manifestaciones extra-terrestres o supranormales que abundan en este libro y también preguntara:
¿Por que en aquella época se producían tales hechos con relativa facilidad y hoy no se producen sino rarísima vez?

En primer termino partamos de la base de que soy enemigo declarado del milagro como se llama comúnmente a los hechos que no se pueden explicar por las leyes físicas conocidas en la actualidad; y soy enemigo sencillamente porque la palabra milagro ha denotado siempre la anulación o destrucción de las leyes inmutables del Universo, lo cual esta plenamente fuera de la verdad, como por ejemplo que un ser muerto, vuelva a la vida, que las aguas de un mar se abran como dos murallas para dejar un ancho camino seco, y esto por la palabra de un hombre y para el tiempo que ese hombre lo quiera.

Esto es sencillamente del dominio de la fabula solo aceptada por mentalidades demasiado estrechas que sin razonamiento de ninguna especie se dejan conducir por los dirigentes de las religiones que medran con la ignorancia de las muchedumbres inconscientes.

Quien lea esta obra, de seguro no encontrara tales maravillas, pero si muchos hechos que la ciencia positiva y materialista niega porque no lo sabe explicar por medio de las leyes que hoy por hoy le son conocidas.

La fuerza eléctrica y la fuerza magnética han dado al mundo sorpresas admirables en el ultimo siglo. La fuerza mental o sea la del pensamiento humano las daría mayores, si la humanidad terrestre se dedicara a cultivarla como la han cultivado diversas instituciones científicas y filantrópicas de la mas remota antigüedad y hasta en países y continentes ya desaparecidos y de los cuales recién hoy en día empiezan a encontrarse rastros muy vagos y confusos.

Pues a esta fuerza mental potentísima cuyas leyes están solo conocidas por un reducido numero de cultores, se deben casi todos los fenómenos o hechos supranormales que aparecen en esta obra. El lector podrá preguntar: ¿Por que es reducido el numero de los cultivadores de esa gran fuerza que tanto bien podría hacer a la humanidad? Es reducido en primer lugar porque para desarrollarla es necesario la depuración del alma en forma de que haya llegado al dominio de todas las bajas pasiones propias de esta atrasada humanidad.

Y ¿cuantos son los hombres que buscan y quieren eliminar las bajezas de su yo inferior?
¿Cuantos son los que quieren refrenar su materia y dejar volar a su espíritu?

Y siendo como es tan escasa la evolución espiritual y moral de la humanidad terrestre, es justicia de la Ley Eterna de armonía y equilibrio universal que en medio de estas humanidades tan nuevas, el desarrollo de la fuerza mental se mantenga solo como patrimonio de las pocas agrupaciones de seres cuya evolución les pone en condiciones de hacer de ellas el uso debido.

Las fuerzas mentales al alcance de todos los ambiciosos, los egoístas, y los malvados, seria peor mal para esta humanidad que todos los medios de destrucción que las pasiones humanas ponen en juego en favor de sus mezquinos y viles intereses.

Creo con esto dejar satisfecho al lector respecto de las manifestaciones extra terrestres que se realizaban en medio de los Kobdas de la época prehistórica a que se refiere este libro.

Los dominios de la mente humana son tan amplios como los espacios infinitos, y el hombre sumergido en la espesa bruma de sus bajezas cercanas aun a la animalidad no es apto para comprender y menos para producir hechos que requieren como base indispensable una pureza de vida, y una elevación de pensamientos y de deseos que puedan formar un campo de acción perfectamente equilibrado y armónico.

Y si hasta la mas insignificante maquinaria esta sujeta a leyes para producir aquello a que fue destinada, ¿cuanto mas lo estará ese principio inteligente que es luz y vida en cada ser y que hace de el una chispa, una parte, un reflejo de la Eterna Energía creadora y conservadora de mundos en la amplitud inconmensurable del Universo!

Lector que buscas sinceramente la Verdad; lector que no tienes ni quieres mas religión que el Bien, la Verdad y la Justicia; lector que quieres descubrir el secreto de la paz y la felicidad humana en esta tierra que habitas, medita bien las reflexiones que te presento en la portada de este libro y entra sin temor en los senderitos iluminados por el sol del amor fraterno que hará iguales y felices a todos los hombres cuando hayan comprendido y practicado la palabra del gran Maestro guía de este planeta: "Amaos los unos a los otros como el Padre os ama a todos por igual, porque esa es toda la ley."

AUTORES ANTIGUOS Y MODERNOS QUE SIRVEN PARA VERIFICACIÓN Y COMPROBACIÓN DE LA OBRA
"ORÍGENES DE LA CIVILIZACIÓN ADÁMICA"

Eliseo Reclus. El Hombre y la Tierra. Geografía Universal, siglo XIX.
Dr. Adolfo Doering. Reminiscencias Histórico-Etnográficas, siglo XIX.
Sargon de Agade. 2800 a.C.
Arqueólogo Goell. Mitología Ilustrada, siglo XIX.
Francisco Arago. Astrónomo e historiador de la Academia de Ciencias de Francia, siglo XVIII.
Villi Foy. Filólogo, siglo XIX.
Aranzadi. Antropólogo vasco, siglo XIX.
Naransin de Agade. Historiador, 2700 años a.C.
Klaprot. Memoria Asiática, siglo XIX.
Agustín Henry Sayaret. Explorador de las ruinas de Mesopotamia, siglo XIX.
Saborowsky. Geólogo y anticuario, siglo XIX.
Conde de Goetzen. Orientalista, siglo XIX.
Aristeas de Preconeus. 600 años a.C.
Flamand. Geólogo, Filólogo, Orientalista, siglo XIX.
Lemand Haupt. Orientalista, siglo XIX.
Herodoto. Jenofonte. Plinio el Menor. Sophocles y Estrabon. Historiadores, geógrafos,a.C.
Aristóteles. Hiparco. Historiadores y Filósofos Griegos, a.C.
Diálogos de Platón, a.C.
Teofastro Felipe Bombart. Medico químico y cabalista suizo, siglo XVI.
Apolonio de Rodas. Filosofo. Poeta. Historiador griego, siglo III.
Pyteas de Massilia. Filólogo. Geólogo, siglo XVIII.
Moisés de Chorene. Antropólogo geógrafo, siglo XIX.
Atanasio Kircher. Orientalista, Filólogo y Anticuario, siglo XVII.
Pedro Simon Laplace. Mecánica Celeste-Sistema del Universo, siglo XVIII.
José Darembourg. Orientalista francés, contemporáneo de Reclus y Renan.
Esta bibliografía se encuentra en Orígenes de la Civilización Adámica Volumen I Tomo I pag 3.

SolicitarGratis el texto digital CIVILIZACIÓN ADÁMICA 2 Tomos ( y otros textos de gran interés)
 
Autora: Josefa Rosalía Luque Álvarez
Fuente: http://elcristoes.net/fcu/origenes.htm


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional