Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Corinne Heline, Portales Estelares

Hombre y Naturaleza

El cuerpo físico y sus necesidades están engranados con el ritmo de los días.
El cuerpo de alma reemplaza sus fuerzas con el ritmo de las Estaciones del Año.
El espíritu, el Ego, alimenta su ser de acuerdo con el rítmico pasar de los ciclos reencarnatorios.
 

II - El Color y la Música en las Cuatro Estaciones Sagradas

   
Para los sentidos espirituales, la Tierra resuena todo el tiempo con música y colores vibrantes. Hay músicos que escucharon esta melodía de la Tierra, que es inaudible para  la mayoría de los hombres. La canción con que canta el planeta según transita en su órbita en derredor del Sol, uniendo su voz a la de losgrandes ángeles Estelares que han cantado desde el amanecer del Mundo.

Hay otros artistas que han visto colores cuyos pigmentos no pueden reproducirse en cuadros; colores para los que sus congéneres están ciegos. Aun careciendo de conocimiento esotérico los artistas, se observa que  la mayor parte de las inspiradas visiones y éxtasis creativos fluyeron a éstos con las Estaciones.

El esoterista, en cambio, conoce que así como el panorama del mundo externo cambia, también interiormente se percibe por los sentidos espirituales la sensación de poner y  quitarse innumerables velos de variados colores o encajes de música según se suceden las Estaciones; cada una trayendo su nota particular, su color básico o armonía de colores.

De las cuatro Estaciones Santas, dos rayos emergen  con vividos y  brillantes tonos armonizados a las majestuosas y expresivas notas de una sinfonía mayor ó éstos son el Equinoccio de Primavera y el Solsticio de Verano. Dos rayos más tenues, de luminosos tonos, armonizados con los tonos suaves de la sinfonÌa menor ó emergen en el Equinoccio de Otoño y el Solsticio de Invierno.
   
En cada una de las Sagradas Cuatro Estaciones hay dos notas de color predominante, una se manifiesta  en lo subjetivo o planos internos y la otra en lo objetivo, o plano exterior. Los colores del plano interno son: Rojo, en Primavera; Azul, en Verano; Oro, en Otoño y Blanco, en Invierno. Los colores del plano externo  son un verde plateado en Primavera, Oro en el Verano, Azul en Otoño y  Blanco en Invierno.
   
En el Equinoccio de Otoño, la fuerza  radiante de Cristo penetra en la Tierra. Un camino de Luz sigue a esta fuerza según atraviesa el Mundo Mental y el de Deseos y desciende  profundamente dentro del globo. La música que describe mejor esta Estación es la fogosa y mágica de La Valquiria, de Wagner; donde Brunhilde, la virgen de la Verdad, es puesta a dormir rodeada de un muro de llamas.

Para encontrar la música descriptiva del Solsticio de Invierno, debemos volvernos a las AvemarÌas, de Schubert y de Bach-Gounod, que son un lejano eco del glorioso canto del ángel Gabriel y su hueste de ángeles ministros. En ella, es tocada la nota del alma de la divina MarÌa, el más avanzado Iniciado femenino de todos los tiempos. Entonces la Luz de Amor penetra la tierra del planeta y el DiscÌpulo calificado se encuentra cara a cara con Cristo y recibe Su Bendición: "Bien hecho, fiel y buen siervo, pasa adentro a la alegría de Mi Reino".
  
Con el Equinoccio de Primavera, el sendero de Luz conduce, dentro de los Mundos  Espirituales  del  planeta, al  magnÌfico tema de Haendel, el Coro del Aleluya, que es el canto del alma del Iniciado que deja su cuerpo natural para vestir su cuerpo celestial. 
   
La Novena Sinfonía, de Beethoven, corona el trabajo, perteneciendo al Solsticio de Verano. Esta no es solamente m˙sica planetaria, es música cósmica. Ella literalmente derrama sobre la Tierra los poderes del Gran Universo. El verdadero significado y propósito de esta majestuosa sinfonía ser· solamente comprendido por los musicólogos del futuro, cuando sean iniciados en los Misterios de las Fuerzas Cósmicas y la Música de las Esferas.
  
Aun cuando las multitudes permanezcan ciegas a estas fuerzas cósmicas de las que cuelga nuestro planeta como en una red iridiscente, ellas responden a su impacto físico y por ello las actividades humanas muestran un patrón rítmico que está en consonancia con las configuraciones estelares.

En Primavera y Verano, el hombre busca fuera y persigue los intereses de la vida objetiva de los sentidos. En Otoño e Invierno, se vuelve a lo subjetivo y sus placeres son ahora más substanciales y relacionados a la vida del alma. El sistema educacional sigue este patrón cósmico, permitiendo la relajación en Primavera y  Verano y dedicando el Otoño y el Invierno a la aplicación al estudio.

Muchos escritores a lo largo de sus escritos ocultistas, han relatado la historia de los Cuatro Festivales Solares como un mito natural. Interpretar su inigualable  significación Cristiana y Espiritual es tarea de aquellos que pertenecen a la Escuela de Misterios de la Nueva Era.Y a esa tarea reverentemente dedicamos este libro.

(Las Cuatro Estaciones de Vivaldi)

Corinne Heline (1882-1975) fue una autora norteamericana de la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel. En Mount Ecclesia (Oceanside, California), el propio Max Heindel la recibió como estudiante de su escuela. Allí conoció a Theodore Heline que posteriormente se convertiría en su esposo, con quien emprendió la edición de varios textos sobre misticismo rosacruz.
( fuente wikipedia)

Solicitar texto digital gratis de: Portales Estelares


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional