Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


La nueva humanidad

Proyectarnos hacia el futuro y vislumbrar la maravillosa vida que espera a quienes tengamos el valor de enfrentarnos a lo nuevo, puro y fraterno; respondiendo así al llamado que como un grito imperioso surge desde el alma humana; no es ficción, sino descorrer los velos del tiempo y ver el mañana que ya está escrito en el universo.

El hombre del futuro no actuará contra la naturaleza, sino con ella, se unirá a los elementales y a los seres que antaño habitaron físicamente el lugar. Ese hombre, dejará fluir las corrientes que vienen desde el cosmos y, utilizando estas finísimas redes de energía como líneas de un plano arquitectónico, construirá la sociedad y los paisajes del futuro.

Ese hombre habrá terminado con el afán de lucro, que no es el del dinero en sí, sino el de la explotación del hombre por el hombre, el deseo de ganar sobre los demás, las ansias de sacar ventaja, para lo cual el dinero es solo un instrumento. Comprendemos que no es el dinero el que lleva a la codicia, sino a la inversa, la codicia utiliza al dinero como utiliza a la inteligencia, la fuerza, la destreza, la ciencia o los gobiernos.

Ya no habrá fin de lucro, ni dinero, los hombres retomarán el canje generoso. Así, algunas colonias producirán determinados artículos o alimentos y otras sus complementarios; nada faltará, todos tendrán lo necesario para vivir de acuerdo al trabajo de sus manos y no al de su fortuna por especulación.

El trabajo por conciencia y por vocación será más un juego, una diversión, que una pesada carga.

La educación de los niños será impartida de acuerdo a la enseñanza oficial, pero también el pequeño desarrollará sus facultades superiores, y su vocación natural, el amor hacia la naturaleza y el respeto a sus semejantes. Se le educará para discernir y para escuchar a su conciencia. Para ser libre, pero también responsable de su libertad.

Los cambios climáticos que hoy vislumbran convertirán a regiones ahora pobres en ricos vergeles, donde la vida florecerá y el hombre cantará extendiendo sus brazos hacia el cielo estrellado.

La energía entrante en la tierra habrá acabado con las enfermedades, y un pequeño movimiento en el eje polar ( que causará grandes conmociones) pondrá fin a las estaciones y la primavera será sin final.

Toda esta maravilla se hará realidad en pocos años. Pero así como la madre debe sufrir los dolores de parto antes de ver reír a su niño, así también sucederá con el Hombre Nuevo.

Primero llegarán los cataclismos que traerán la depuración, solo a través de la experiencia el hombre aprenderá el daño provocado, asumirá lo que no sirve para ser feliz.

Luego de la tormenta saldrá el Sol. (Con nueva Luz resplandeciente)

Mas el cataclismo será bravo, muchos barcos se hundirán y solamente quienes se hayan preparado espiritualmente, escuchando las profecías y viendo los signos de la tormenta que se avecina, entrarán en una tierra renovada.

Pero el ingreso puede ser en este mundo físico, o en otro plano de conciencia, dejando el cuerpo físico.

El Amor siempre abrirá las puertas al mundo de la Luz en todas las dimensiones y en todos los universos.

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los pacificadores porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los que padecen persecución de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros, no entienden.

Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas a los profetas que fueron antes que nosotros.

Mateo 5, 1, 12.

fuente: revista "Nueva Era"

Adaptación y edición: Buenasiembra, la revista de Acuario, 2003.


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional