Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Un guerrero impecable

De las muchas cosas que anhelé en mi vida, la número uno, sin lugar a dudas, fue el llegar a ser un guerrero impecable.
Recuerdo los textos de Castaneda al respecto, pero no sé si mi arquetipo de guerrero impecable se ajusta al de él. Sin embargo, me apropié del título porque me parece de una claridad absoluta.

Desde que abandoné la infancia, comencé a practicar artes marciales y, a pesar de algunos recesos obligados, creo que nunca las dejé de ejercitar.
De una u otra forma, sin embargo, la manifestación física del llamado arte, nunca me satisfizo completamente, así que hurgué en el pasado para saber qué más podía haber.

La primera nota de un guerrero es, probablemente, ser un intenso buscador de la verdad y la justicia.

Mas, la Verdad no es algo que se encuentra fuera de ti mismo. De ser así, nunca podrías hallarla. Y a pesar de los pensadores que dicen que no hay acceso a una verdad, sino a visiones parciales de la misma (y permítame decirles que una verdad parcial no es una verdad), siento que Ella es una función universal y, por lo tanto, habita en nuestro interior, como todas las funciones universales... incluyendo a los dioses.

Esto no quiere decir que no exista en la realidad, como tampoco significa que los dioses no tengan una existencia individual y propia.
El concepto es difícil de aprehender, debido a que resulta resbaladizo para la mente.

Los dioses y las ideas universales, como la verdad, la justicia, el bien, etc. tienen un lugar de vida real e individual en un plano universal al que accedemos sólo esporádicamente.

Lo que llamamos iluminación es una apertura temporaria de la conciencia que nos permite “ver” ese universo.

Una persona cuya conciencia se abre definitivamente a esa visión, recibiendo toda la energía de las funciones positivas del universo, se transforma en un avatar, un buda, un cristo, un ser ascendido. Y eso marca el final de su experiencia terrestre.
Lo que deberíamos saber es que esa función estuvo y estará siempre en nosotros, de otra forma, no habría posibilidad de que pudiéramos despertarla.

Somos el reflejo pálido del Ser que habita en el universo intemporal del espíritu. Ese Ser es el guerrero impecable. Nuestro acercamiento a la clara conciencia de ese yo verdadero, constituye el camino hacia el guerrero impecable.

La segunda nota de un guerrero es, probablemente, reconocer que su soma terrestre es un reflejo de su cristo perfecto. Y que a él se dirige.
Entonces, la existencia material es nuestro camino, el campo de batallas donde adquirimos las dotes, las armas y el temple de ese guerrero.
Cada vez que regresamos a nuestra esencia, en Anwnn, revisamos lo hecho y planificamos nuestra próxima estadía en el campo de batalla, en la gesta terrestre.

¿Que creen? ¿Que elegimos tener una vida cómoda y placentera en la abundancia de un mundo perfecto?

Pon a un niño entre algodones toda su infancia, bríndale todo lo que pida y algo más, obedece todos sus caprichos y deseos, aprueba todos sus desmadres, aléjalo de la realidad de dolor y esfuerzo... Y lo que obtendrás será un débil, egoísta y arrogante tirano.

Los guerreros maduros eligen gestas difíciles.

La tercera nota del guerrero será, probablemente, reconocer que él mismo ha elegido su estado de vida actual, para beneficiar a su propio crecimiento individual y al plan universal.
¿Pero para qué es todo esto?

Si originalmente somos cristos, ¿para qué encarnamos como seres imperfectos y cuerpo sufrientes? ¿Acaso el plan universal requiere de alguna acción de nuestra parte? ¿Hay algo que nuestro guerrero impecable debe aprender?

Si fuera un ser perfecto, creo que me agradaría jugar a ser uno imperfecto. Y para que el juego tuviera más interés aceptaría no recordar quién soy realmente.
Pero no puedo asegurar que esto sean sólo un pasatiempo.

Hay algo que debe ser hecho. Y es probable que el plan universal tenga universos nuevos que crear, o ya creados, donde la materia sea más densa que aquí.
Si el universo fue creado desde lo sutil y espiritual hacia lo denso y material. podemos decir que las formas concretas son “más nuevas” que las sutiles.
Y el universo es algo que se expande continuamente, de manera que nuevas formas van surgiendo.

Tal vez los agujeros negros de materia densísima sean universos cuyo sistema de vida nos es imposible de imaginar.
Y, tal vez, sí hay una tarea para nosotros en el futuro, algo que debemos aprender para poner en práctica luego.

Lo cierto es que nuestra ascensión no se cumple en Anwnn, sino en este mundo complejo y material. Algo estamos aprendiendo en él.

Para los que están anestesiados, la búsqueda del poder temporal (¡oh! ¡cómo los embriaga!) y de la riqueza constituye el objetivo primario de su existencia.
Pero las almas más maduras están trabajando seriamente en aquella tarea.
Porque si lo vemos atentamente, los seres espirituales tienen dificultades para actuar en este mundo y por eso se nos manifiestan como funciones, nosotros somos los brazos de esas funciones y, así, convertimos al planeta en lo que queremos que sea.

Hasta la fecha nuestro esfuerzo conjunto ha sido carente de sabiduría, a pesar del esfuerzo mancomunado de muchos maestros, y hemos llevado al planeta al borde del caos.

No estoy de acuerdo con quienes creen que todo se corregirá solo. En el mundo material el esfuerzo a realizar es necesario, intenso y continuo.
Nada más miren la acción de los soles y planetas. Todo lo que nos rodea es acción. Y acción con un sentido.

Acaso hemos fallado en comprender ese sentido.
La cuarta nota del guerrero será, probablemente, comprender y hacer suyo el sentido del flujo universal.

Y está claro que si quiero aprender del día, no debo mirar hacia la noche y, mucho menos, dejarme atrapar por ella.

Quiero decir que estamos aquí para aprender de la materia, pero si permitimos que nos “aprisione”, o sea, que nuestro ser deja de fluir por estar cristalizado por el poder de un deseo, entonces nada aprenderemos. Y esa estadía será de sufrimiento.

La imagen que lo pinta perfectamente es el cristo crucificado.
Los ladrones castigados a sus lados representan el pasado (el que no se arrepiente, porque no puede hacerlo) y el futuro (el que se arrepiente porque el futuro siempre puede ser cambiado). En el medio está la realidad presente, el cristo; pero está crucificado (la cruz representa al cuatro y a la materia).
Entonces el cristo mira hacia arriba, sintiendo que Dios lo ha abandonado, pues su poder parece ausente. Atrapado en la materia no puede reconocer a Dios, ni ejercer su verdadero poder.

Sin embargo, ese es el momento excelso de la gran iniciación. Cuando el Ser se enfrenta a la mentira de vivir atrapado por el pasado y futuro, toma conciencia de su propia situación y mediante el rito de la purificación y la muerte, logra la ascensión.
Y este parece ser el motivo de nuestra vida, si es que tiene alguno.
Por lo menos eso es lo que nos han enseñado.
Enviado por Seonaidh Labhraidh
Fuente: http://www.sangrecelta.6te.net

Puedes Solicitar Gratis el texto digital de :  Manual de ocultismo Practico


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional