Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Qué sabe la ciencia sobre la hipnosis

Un método creado en 1842: se ha demostrado que es útil para tratar muchas enfermedades

Nuevos estudios sugieren que sólo entre el 10 y el 15% de los adultos y entre el 80 y el 90% de los chicos pueden ser hipnotizados

Lejos de una puesta teatral en la que un reloj oscilante a la altura de los ojos logra anular la voluntad, una sesión de hipnosis clínica se parece más a un agradable espacio para el relax... Y, aunque parezca extraño, sin dejar de percibir lo que ocurre alrededor.

Sin luces estridentes, con una temperatura ambiente placentera y un silencio que se impone, el paciente se deja llevar por la voz del médico hasta alcanzar en pocos minutos la más intensa concentración. Es entonces cuando el cerebro es más receptivo a las indicaciones terapéuticas y de modificación de conductas.

 Alejandro Pagni"Con la sugestión se puede influir la actividad cerebral de manera muy específica, con la ventaja de no tener que usar drogas. En manos de profesionales bien entrenados, puede dar un excelente resultado. El principal obstáculo es que recién estamos empezando a comprender qué pasa en el cerebro durante la hipnosis y cuál es su alcance", dijo el doctor Amir Raz en diálogo telefónico con LA NACION desde su oficina en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Raz, científico reconocido por sus hallazgos sobre el comportamiento del cerebro sometido a hipnosis y mago por afición, es uno de los expertos seducidos por los secretos que oculta este método que obtuvo su nombre en 1842.

La última revisión de estudios sobre hipnosis clínica confirma su utilidad para reducir el dolor, bajar de peso, dejar de fumar, controlar la hipersensibilidad que dispara las alergias, estabilizar la presión arterial, reducir las náuseas y los vómitos de la quimioterapia, eliminar verrugas o disminuir la cantidad de transfusiones en pacientes hemofílicos, entre otras cosas.

"Las investigaciones demuestran su efectividad para tratar muchas afecciones y contra enfermedades que no siempre la medicina tradicional puede curar, o como terapia adicional a los tratamientos convencionales", explicó a LA NACION el doctor James Stewart, autor de la revisión publicada este año en la revista Mayo Clinic Proceedings y especialista de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo en Jacksonville, EE.UU.

Claro que no todos somos potenciales usuarios de esta técnica. Sólo del 10 al 15% de los adultos es altamente hipnotizable; cuanto más capacidad creativa, mejor. Los chicos, en cambio, son el mejor grupo: entre el 80 y el 90% de ellos responde a la inducción mediante imágenes, juegos o relatos. Para Raz, esta diferencia se debe a que hasta los 12 años no se desarrolla por completo la parte frontal del cerebro, responsable de funciones cognitivas que aumentan las barreras contra la inducción hipnótica.

Durante la hipnosis, todo ocurre en el cerebro. Pero, ¿cómo..? "La respuesta más simple es que aún no tenemos ninguna pista...", admitió Raz. Según el neurocientífico, aunque la corteza cerebral nunca se relaja, la hipnosis altera su actividad. En especial, en el área prefrontal. "Esto ya indica que el cerebro está procesando la información de manera diferente", dijo.

Básicamente, el médico crea mediante sugestión una nueva "idea" que modifica el funcionamiento del área cerebral sobre la que se intenta trabajar. El estado hipnótico favorece el cumplimiento de esos mensajes. Cuando Raz dijo a personas hipnotizadas que verían dibujos muy coloridos, las resonancias magnéticas mostraron que el área del cerebro responsable de "ver" el color trabajaba activamente frente dibujos en blanco y negro.

"No sabemos exactamente qué es la hipnosis, pero sí que dispara un conjunto de fenómenos. No es similar al sueño, sino al estado alfa de meditación, pero con picos de atención", opinó el doctor en psicología clínica Carlos Malvezzi Taboada, director del Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, Psicoterapias Breves y Medicina Psicosomática.

En el consultorio, el médico percibe esa receptividad cuando el paciente responde a indicaciones, como abrir los ojos. "En ese momento, deja de lado los mecanismos de defensa de la vigilia y focaliza lo que se le está planteando -señaló-. Cuando le digo a un paciente que descanse y se afloje, invito a que estas sensaciones se reflejen en la corteza cerebral mediante la palabra."

Comportamiento literal

Durante un trance hipnótico, la persona actúa literalmente, es decir, responde sólo lo que le preguntan. "Si se le dice: «¿Tiene hora?», responderá que sí o que no -explicó-. No es lo mismo que a una persona hipnotizada se le diga: «¡No te olvides de esto!» que «Por favor, acordate de esto». En el primer caso, la estoy descalificando indirectamente, mientras que en el segundo, estoy reforzando el condicionamiento positivo al confiar en que recordará."

Muchas son las formas de inducir un trance hipnótico. "Se puede hipnotizar a una persona mientras corre, levanta pesas o lee un libro -afirmó Raz-. De hecho, muchos quedan hipnotizados a diario y sin inducción porque es un estado natural, como cuando se está tan concentrado en una tarea que se pierde la noción del tiempo."

-¿La hipnosis es peligrosa?

-Cuando está en malas manos es lo mismo que la medicina en manos equivocadas.

La mente como factor promotor de la salud

Según la revisión de los últimos 38 años de publicaciones científicas sobre el uso de la hipnosis clínica, realizada recientemente por el doctor James Stewart, la dermatología, la gastroenterología, la nutrición (ver "¿Es posible bajar de peso gracias a la sugestión?") y el control del dolor serían las más beneficiadas.

* El dolor. Los estudios muestran que chicos con quemaduras aprendieron a controlarlo tras una sesión; adultos con dolor agudo en la articulación mandibular respondieron a la sugestión de relajar la mandíbula, con efectos aun a los seis meses; personas que recibieron trasplante de médula, dijeron sentir menos dolor que un grupo control que no recibió sesiones de hipnosis.

* La piel. El 64% de 14 pacientes con verrugas en ambos lados de la cara logró eliminarlas a los 3 meses y tras 6 meses de sesiones; en otro estudio, el éxito lo alcanzó el 80% de 41 pacientes tratados. En pacientes con dermatitis atópica se redujeron el prurito, la picazón y la alteración del sueño, aun a 18 meses después de las sesiones.

* El aparato digestivo. En personas con síndrome de colon irritable tratadas con 7 sesiones de hipnoterapia se redujo el estreñimiento, el dolor, la diarrea y las ausencias laborales. Por otro lado, pacientes con úlcera duodenal pudieron controlar la secreción de ácido gástrico gracias a la hipnosis.

"Su aplicación para calmar la mente es muy necesaria en la medicina moderna, en la que los pacientes a menudo sufren de manera innecesaria o se les recetan drogas que reducen su funcionalidad-puntualizó el doctor Stewar, experto de la División de Enfermedades Cardiovasculares de la Clínica Mayo-. Es el método más directo para influir en la conexión mente-cuerpo.

El potencial de la mente para promover la buena salud es enorme, si no está bloqueada por conflictos internos o pensamientos destructivos. La hipnosis afecta las expectativas y esto genera cambios en la fisiología del individuo."

¿Es posible bajar de peso gracias a la sugestión?

Cuando hace dos meses Marina, de 23 años, llegó al consultorio del doctor Malvezzi Taboada, tenía un solo objetivo, que hoy considera cumplido.

"Cuando llegué, le dije al doctor que quería pesar 48 kilos... Supongo que lo dejó pasar, porque no me dijo nada en ese momento, pero más adelante me dijo que hasta 52 kilos iba a estar bien -recordó esta estudiante de derecho y joven docente de la UCA, minutos antes de iniciar la sesión-. En estos meses, creo que se modificó en mí la idea que yo tenía de mi cuerpo. En una época llegué a pesar 45 kilos y creía que seguía gorda; ahora ya me veo bastante bien y no creo que quiera seguir bajando."

Según el doctor Malvezzi Taboada, Marina asiste a las últimas sesiones de mantenimiento y de reforzamiento del logro obtenido. "Necesitaba aprender a manejar su alimentación y se la ayudó a transformar su conducta alimentaria para ser selectiva en la calidad de los alimentos. Es ocuparse de la comida cuando hay ganas de comer y seleccionar lo que se quiere comer", comentó el experto.

Para Marina, la hipnosis logró generarle una actitud distinta hacia la comida y borró los preconceptos sociales que había acumulado desde chica. "La dieta que hice desde que empecé con las sesiones fue algo así como una antidieta -comentó-: tenía que comer lo que quería, cuando quería, pero hasta sentirme satisfecha. Y así bajé de peso... Esto es increíble para mí, porque mis decisiones terminaron siendo voluntarias."

En las sesiones se sugieren pautas, mensajes, palabras o ideas que hacen que el paciente se vuelva más receptivo a las indicaciones de cambio de conductas. Fuera del consultorio, frente a la tentación, el cerebro evoca esos mensajes y la persona no siente interés por cierta conducta anterior.

Mitos y verdades

Las personas hipnotizadas no recuerdan lo que ocurre en las sesiones.

* No, la amnesia posthipnótica no ocurre espontáneamente.

La relajación es fundamental para la hipnosis.

* Falso, la hipnosis puede ser inducida incluso durante la práctica de actividad física vigorosa.

Durante las sesiones las personas pierden control de ellas mismas.

* No, los sujetos en trance son perfectamente capaces de decir "no" o de dar por terminada la sesión cuando lo desean.

Las personas hipnotizadas pueden ser obligadas a hacer cosas que están contra sus valores

* Falso. Durante la hipnosis, los sujetos mantienen en forma completa la adherencia a sus propios valores morales.

Por Fabiola Czubaj
Fuente: LA NACION

Solicitar, si lo desea, para mas info:

: Vidas antes de la Vida_Hipnosis y Regresiones_Aurelio Mejía_300 páginas.pdf


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional