Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


Terapias online para pacientes virtuales (¿y anónimos?)

¿Cuáles son sus pro y contras?

La soledad frente al monitor y la sensación de anonimato ayudan a muchos a sincerar sus sentimientos.

 

Es una de las armas que usa la psicoterapia online.Hace rato que las computadoras forman parte de nuestra vida cotidiana.Por la pantalla transcurren un sinfín de actividades, muchas de ellas de índole comunicacional, que están cambiando nuestra manera de relacionarnos con la gente.

Por algún motivo, para muchos es más fácil superar el pudor y decir lo que siente cuando se lo hace sobre el teclado. Internet mediante, el destinatario de la confidencia es un interlocutor remoto, virtual. Puede ser un amigo, un desconocido, o por qué no, un terapeuta.

“Es una facilidad que surge del hecho de que uno no ve al otro. El anonimato favorece el contar y mostrar esas cosas que en la relación cara a cara dan vergüenza. Por Internet y a través de la escritura, la gente cuenta lo que le pasa, lo que personalmente no diría”, explica la licenciada Sonia Cesio, coordinadora de la Comisión de Informática de la Asociación de Psicólogos de Buenos Aires.

Así, las psicoterapias online encontraron en la web un medio propicio para el análisis. “La utilización de Internet acorta los tiempos, porque el paciente, al estar privado completamente de los estímulos sensoriales como la vista y el oído, establece con el terapeuta una relación de mayor confianza en menos tiempo. No sabe qué cara pone el analista y eso hace que se anime mucho más rápido a abordar hechos y sentimientos que a un paciente presencial le puede llevar años. El anonimato que da la red permite cierto desparpajo, levantar más rápidamente las barreras de la represión y ocultar menos”, sostiene la licenciada Diana Furtado, miembro de la Asociación Escuela de Psicoterapia para Graduados.

Sin embargo, si la ausencia del otro favorece la comodidad del paciente, como contraparte, esa ausencia para el analista presenta la dificultad de desconocer si el otro ríe o llora, la entonación de su voz, en síntesis, toda la información que transmite la comunicación no verbal. “Es un desafío porque el terapeuta se tiene que centrar en las palabras”, dice Cesio, “observar qué, cuánto y cuándo responde el paciente”.

E-mail o chat, ambas son posibilidades para la terapia online. Incluso las dos herramientas pueden complementarse bien. La diferencia fundamental radica en la posibilidad de simultaneidad del chat, mientras que el e-mail da oportunidad a la reflexión y la relectura antes de aventurar una respuesta.

También hay que tener en cuenta que esa tranquilidad para expresar emociones y sentimientos tiene su precio. El anonimato ayuda a decirlo todo, pero puede representar un riesgo. Por eso, opina Cesio, es importante que la persona que decida consultar a un terapeuta on line tenga referencias del profesional.

. El licenciado Roberto Sánchez, investigador y docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata, propone cautela: “La seguridad en la red es más bien nula, habría que ver en algunos casos de consultas a través de la web si con esos tratamientos no se está ayudando a la patología más que combatiéndola. En principio yo no haría un tratamiento online mientras exista la posibilidad de hacerlo presencial. No se estudió mucho científicamente sobre la eficacia de la terapia online, por lo que su uso debería ser limitado, acotado y muy controlado”.

Más allá de las preferencias por la PC antes que por el trato cara a cara, a veces viajes por trabajo, cambios en el lugar de residencia y casos en que el paciente vive en una zona en la que no existe la posibilidad de asistir a una consulta, pueden hacer buen uso de una conexión a Internet.

Gracias a la tecnología, la posibilidad de la terapia online existe y se usa en distintas partes del mundo. Por su parte, Furtado sostiene: “No estamos inventando nada, el primero en analizarse vía mensaje escrito fue el padre del psicoanálisis, basta leer el intercambio epistolar de (Sigmund) Freud con (Wilhelm) Fliess. De no haber tenido que escribir manualmente sus cartas y esperar el tiempo que tardaba en llegar el correo, seguramente Freud también habría implementado esta modalidad”.

María Farber

Fuente: Clarín.com
conexiones@claringlobal.com.ar


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional