Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


El Regreso a los Vegetales

La Vuelta a los Vegetales

OBRAS DEL AUTOR

LA VUELTA A LOS VEGETALES

LA VUELTA A LA SALUD POR MEDIO DE LOS ALIMENTOS

LAMBARÉ / Poesías con prólogo de Justo Prieto

EL DIPUTADO

LA VUELTA A LA SILUETA (Colihue/Hachette)

LA MACROBIÓTICA ZEN (Colihue/Hachette)

Presentó Burgstaller Chiriani un importantísimo trabajo al "Concurso, premio con medalla de oro y Diploma, Félix de Azara"en la Facultad de Bioquímica y Farmacia de la ciudad de Buenos Aires. El primero en su género en el Continente Indoamericano, "Las Tinturas", "Régimen macrobiótico".

0 Si cada vez que ladra un perro has de detenerte no llegarás nunca al final de tu camino.

0 No todo cuanto se desea se consigue en la vida. Pero lo que se ha logrado es por que se ha querido mucho.

Doctor CARLOS HUGO BURGSTALLER CHIRIANI

Farmacéutico
600 HIERBAS MEDICINALES
Sus usos, dosis, preparación y aplicación en terapéutica
700 FÓRMULAS ÚTILES
De fácil preparación en el hogar
10º EDICION
Aumentada y Corregida 1986

LAS PLANTAS MEDICINALES Y LA TERAPÉUTICA MODERNA

Prólogo escrito por el recopilador

Por favor, no pases sin leerlo

Las condiciones socio-económicas y políticas de la América Latina, de habla hispana y portuguesa, guaraní, quichua, y de las demás lenguas aborígenes reconocidas o no, olvidadas o no, despreciadas o no, de estas américas no anglo- sajonas, nos están llevando a todos aquellos que somos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor, a comprender que si no damos hoy, algo de nosotros mismos, los dueños de la opinión, del dinero y del poder, nos van a llevar a una situación en la que soñar en acceder siquiera a la posibilidad que sobrevivan nuestros hijos, será una utopía, y que no habrán cambios sin destrozos y masacres por parte de los poderosos contra los débiles, y que estos mismos poderosos reclamarán de la fuerza de los débiles para justificar sus actitudes inhumanas.

En momentos en que la mínima pretensión de una atención médica, de acuerdo con el sistema imperante, significa hasta morir de inanición para no morir por otra enfermedad, o para, por medio de los medicamentos manufacturados ir sobreviviendo y endeudándose, negando a los otros integrantes de nuestras familias, la posibilidad de crecer y alimentarse, queda en la conciencia del enfermo padre de família, ¿qué hago? Si trato de sobrevivir, hundo a los míos más pequeños, ¿me suicido? ¿dejo estar y que mi enfermedad actual mejore sola? Lo más probable es que empeore ¿y que van a hacer los que de mí dependen? ¿A quien le podemos reclamar, si los impuestos que pagamos hasta por nuestros alimentos, no son devueltos a la población en forma de seguridad, salud y educación, como ha sido el compromiso primario de estas burlas de democracia?

Antes que esa pequeña afección que me tortura y me inmoviliza, se convierta en una cosa tan grave que simplemente me anule, aún viviendo en una ciudad; antes que yo enfermo en el monte me muera por no tener el medicamento de moda; a mí que soy médico rural se me muera un paciente, o a mí que soy un resistente al sistema de opresión y debo vivir huyendo y sin medios, en una revolución contra la miseria de no poder comprar ni lo necesario para poder curarme; a mí que soy absolutamente pobre; a mí que estoy aislado; a todos esos mí, y estos mí, y aquellos mí que lo puedan necesitar y llegar a usar en el futuro, dedico la transcripción de este magnífico libro.

Quizás en mis delírios lo llegue a ver como un minimanual de la supervivencia médica en la desesperanza, pero como uno nunca puede estar seguro de lo que va a suceder, mejor es que esté disponible desde ahora, y no que falte en su momento, no sea que nos pase como a Maria Antonieta y su rey Luis, que nunca esperaron que pudieran llegar las cosas que les llegaron. Y cuando les llegaron, no supieron solucionarlas, y literalmente perdieron la cabeza.
Como en mi criterio, éste es un minimanual de fitoterapia, y no un tratado de botánica, no presentará las figuras que podrían darle un poco de color, por las siguientes razones:

1º: Ya que se supone que quien no depende de la vida ciudadana, conoce el medio en que vive, portanto no precisará una guía de campo ilustrada. Quien vive en ciudad, no podrá ir a buscar, por tanto deberá adquirir en herboristerías o farmacias las plantas que necesite.

2º: Las figuras originales, son ilustraciones a tinta, que demuestran que el autor sabe dibujar muy bien, pero que no dan a quien no sea experto la posibilidad de ver diferencias en los ejemplares botánicos que pueda hallar.

El autor de este libro no deberá saber lo que estoy haciendo con el mismo, pero lo voy a resumir para los que lo lean. Decidí eliminar del mismo, todas las partes literarias, que lo engalanaban, hasta con poesías; todas las partes en las que figura el reconocimiento profesional de grandes y distinguidos personajes para con el autor, y todos los reconocimientos de la prensa mundial y académicos que recibió. Le pido con todo respeto que sepa que no le estoy restando ninguno de sus méritos humanos, que son plenos, pero que aquí serán tácitos. Así deberá comprender que estoy usando su trabajo, para una misión de la guerra que comienza, que nadie declarará, y que lamentablemente no sabemos cuando acabará.

Dios nos ha convertido, como dice Jesús en siervos inútiles, es decir no sabemos cuál es nuestra función, y debemos hacer lo que se nos manda, aún sin saber por qué. De esa manera, ¿cuál fue la función de Judas? Simplemente entregar a su Maestro para que viviera la experiencia que debía vivir, y fuera quien realmente debía ser, ya que el Maestro estuvo dudando en el desierto, entre ser un gran personaje o seguir su destino no deseado.

Así, Profesor Chiriani, quizás al copiar la esencia de tu libro, y distribuirlo al pueblo, aparente que te estoy traicionando, y tu libro escrito para la gloria, sirva para la nueva revolución y la resistencia del hombre marginado y olvidado ante la indigencia y la muerte. Por eso, autor: Si dejo la copia de tu libro en mi biblioteca, ahí va a morir y quedará en el olvido, y no vas a cumplir la misión para la que viniste al mundo. ¿Qué preferirías?.

El recopilador

Eduardo Natalio G.

FITOTERAPIA

Antaño, todo el mundo creía a pie juntillas, en las virtudes terapéuticas de las plantas medicinales. Se atribuía a los simples el poder de curar las enfermedades más graves y de naturaleza más diversa, en los hombres y animales.
Antaño, debido al cientificismo y a la técnica depurada, se desprecia, con un encogerse de hombros y una sonrisa burlona, a los empíricos.

Los "sabios" miran desde arriba a quienes, según ellos, no han evolucionado y todavía viven en "las tinieblas del medioevo", en las cuales proliferan las brujas, curanderas y manosantas que mantienen "relaciones directas" con Satanás, Lucifer y otros príncipes del ocultamiento trashumante.

No ignoramos que, para justificar este menosprecio, citan conquistas de la química y la bacteriología moderna. Olvidando, desde luego, que la penicilina es un hongo, la rauwolfia también es un vegetal y las vitaminas y minerales son también substancias provenientes de plantas y que son éstas los tres principales pilares de la medicina del siglo XX.

Nos atrae y encandila la idea de sustituir un puñado de hierbas o "yuyitos" por uno de “sus principios activos inmediatos, con una actividad formidable, a pesar de su dosis tan pequeña, de efecto constante, por su dosificación precisa e invariable, de fácil administración y división en diferentes dosis”.
Si esto fuera así, los vegetales o hierbas medicinales, no tendrían nada que hacer en la lucha contra la enfermedad.

Pero, desgraciadamente, para los enemigos de la herboristería tradicional, la experiencia ha demostrado, en forma irrefutable que no es posible atribuir, a uno de los componentes de la planta, a uno de sus principios activos, aislados en el laboratorio, por activo que sea, las mismas propiedades terapéuticas que al vegetal entero, del cual procede. La quinina no representa a la quina. La morfina no representa al opio. La papaverina no representa a la adormidera. Ni la atropina a la belladona, ni la digitalina a la digital y así sucesivamente.

Existen dos extremos perniciosos, como en todo extremismo: La credulidad ciega, de los antiguos, cuya fe los hacía caer en prejuicios, que los conducía al fanatismo, atribuyendo propiedades milagrosas a los vegetales más inofensivos.

Y la incredulidad y el desdén sistemáticos de los modernos que pretenden privar a la humanidad de las virtudes medicinales, de las plantas en general, sin considerar que estas deben ser manejadas sin fanatismos y antes bien, con prudencia, buen criterio y con la guía del médico como lo aconsejamos. Y sobre todo cuando se trata de ciertas personas, que para darse importancia rechazan todo lo nativo, aceptando y recomendando lo foráneo, de esos que porque unas plantas hayan crecido en los Alpes, los Apeninos o el Himalaya, creen que son más eficaces que las que crecen en nuestros Andes, o selvas subtropicales y tropicales.

Sin caer en exageraciones, creemos que las hierbas nuestras de esta América Latina, que produce de todo, a tal punto que puede abastecerse a sí misma, debieran figurar en las Farmacopeas del mundo y debieran ser usadas con inteligencia, por todo enfermo dirigido por el médico.

HIPÓCRATES

Hipócrates fue el Padre de la Medicina. Era un médico, bueno, desinteresado y sabio. Nació en el año 470 a. de C. Era contemporáneo de Sócrates y Platón. Dejó 400 libros sobre Medicina, sobre FARMACIA Y CIENCIAS NATURALES.
Curaba, diagnosticando la enfermedad, por la auscultación y la observación del enfermo. De sus enseñanzas, surgió el sistema de prácticas profesionales, fundado en el estudio de la Naturaleza y en la investigación racional. CURABA CON HIERBAS MEDICINALES recomendando: dieta, reposo, tranquilidad y tisanas preparadas con hierbas medicinales.

Casi dos mil años después, sus sistemas siguen siendo de actualidad. En cuanto al tratamiento con hierbas, cada vez va tomando más y más auge. La prensa diaria cada día nos trae noticias de maravillosas curaciones de las más variadas enfermedades. El cáncer, parece será dominado con una planta hallada en el Brasil. Creemos firmemente que no quedará ningún flagelo causante de dolores y de la misma muerte, que no serán  totalmente dominados con los remedios que están listos para curarnos, preparados por la Madre Natura y aplicados por el galeno.

ESCULAPIO

Dios griego de la Medicina. Muerta Coronis (su madre), Apolo (su padre), lo encomienda a los cuidados del Centauro Quirón, versado en Medicina, y en el CONOCIMIENTO DE LAS PLANTAS MEDICINALES.
Esculapio llegó a dominar la cirugía, LA TERAPIA CON PLANTAS, y, además, resucitaba a los muertos; ZEUS, irritado por su infracción, a LA LEY INMUTABLE, lo fulminó con su rayo. EL TEMPLO DE, ESCULAPIO, levantado en su honor en el siglo IV a. de C llega a su apogeo en el siglo II d. de C., pues Galeno ejerció allí su profesión.

ADVERTENCIA A LOS LECTORES

Estas fórmulas son coadyuvantes del tratamiento médico y han de usarse con la vigilancia del mismo. Este Tratado de Fitoterapia jamás pretenderá sustituir al médico. Antes bien, su misión es colaborar con el galeno. En lugares apartados serán usadas las virtudes de las hierbas y la eficacia de las fórmulas por los enfermos, hasta tanto llegue el facultativo, único autorizado para recetar.

Con fines didácticos, SOLICITAR GRATIS EL TEXTO DIGITAL DE: LA VUELTA a los VEGETALES

 

Mas Info: ESSIAC o TONICO HERBARIO


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional