Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


La Dieta Mediterránea

Cientos de estudios ratifican el valor de la Dieta Mediterránea como una de las mejores opciones a la hora de seguir un estilo de alimentación saludable; esta forma de comer es muy útil para prevenir muchas patologías y mejorar la salud en general.

Sin embargo, a pesar de lo mucho que se habla de la Dieta Mediterránea y los beneficios de nuestras tradiciones culinarias, la industrialización de los alimentos nos ha llevado a una degeneración de los mismos, que de no hacer algunas correcciones en la dirección de las costumbres de nuestros abuelos, es muy probable que España acabe perdiendo el beneficio social e individual de este estilo de vida.

En este sentido, es muy importante recalcar, que los diferentes estudios epidemiológicos que se han hecho, incluyen en sus estadísticas a las personas mayores; este grupo social ha llevado una alimentación muy ajustada a los valores de la Dieta Mediterránea durante gran parte de su vida y es muy probable que los resultados estén recogiendo los beneficios que nuestros abuelos han cosechado hace años, pero a los más jóvenes no nos alcanzarán debido al exceso de calorías vacías, azúcar, charcutería y otros inconvenientes de la alimentación actual.

El Secreto Mediterráneo

Los alimentos que prevalecen en la Dieta Mediterránea son frutas, verduras, grasas insaturadas de orígen vegetal, frutos secos, derivados de la leche, cantidades moderadas de pescado y algo de buen vino tinto.

Todos estos alimentos combinados, nos aportan la justa proporción de proteínas, carbohidratos, lípidos, fibras, vitaminas, minerales y enzimas necesarios para mantener el tan necesario equilibrio nutricional; este se nos presenta como un estilo práctico de comer que puede ser seguido, con pequeñas modificaciones, por personas con diabetes, enfermedades coronarias, en programas de adelgazamiento o, simplemente, por aquellos que se ocupan de mantener su buen estado de salud.

El Aceite de Oliva

Una de las escenas típicas de nuestros desayunos andaluces, es el plato de aceite de oliva con ajo y el pan que mojaremos en él; además de ser una muy agradable costumbre, de ella pueden derivarse beneficios que muchos apenas sospechan.

Bien llamado el “Oro Líquido”, el aceite de oliva puede ser considerado como uno de las causas de la longevidad española; sus beneficios derivan de los lípidos insaturados y la vitamina E que contiene.

El aceite de oliva aporta una variedad de lípido que protege el corazón y ayuda a prevenir las enfermedades que le pueden afectar; aquellas personas con colesterol, triglicéridos o antecedentes coronarios, no deberían privarse de estos nutrientes.

El único secreto para conservar todas sus propiedades es que sea de carácter virgen extra; de esta manera lo podemos utilizar con total tranquilidad, tanto en crudo como cocido y para personas de todas las edades y condiciones.

No nos olvidemos del ajo y el pan. En el caso del ajo, demás está decir que es uno de los elementos terapéuticos más utilizados en todas las tradiciones médicas y es muy investigado en la actualidad; además de potenciar los efectos protectores del corazón del aceite de oliva, es un eficaz antibiótico natural que nos ayuda a prevenir una amplia gama de infecciones.

En el caso del pan, el consejo de los especialistas es que sea integral, y de ser posible, tostado; siguiendo este consejo, nos aportará muchos nutrientes adicionales respecto a la variedad blanca y será más digerible.

El Pescado

Mucho se habla de los Aceites Omega 3, y con mucho, algunas variedades de pescado, son la mejor fuente de estos nutrientes.

Los Aceites Omega 3 han demostrado ser eficaces en la reducción del riesgo de accidentes cardiovasculares, mejoran la respuesta inmunológica (aplicación de mucha utilidad en enfermedades como Esclerosis Múltiple, Lupus, Artritis, Psoriasis...), disminuyen el crecimiento de las células cancerosas y hasta podrían ayudar a mejorar el rendimiento intelectual o combatir la depresión.

Cualquier variedad de pescado es mejor opción que las carnes rojas o el pollo y el pavo; sin embargo, la elección de pescados azules (atún, salmón, sardina) constituye la alternativa más eficaz para beneficiar la salud.

¿Lácteos?

Muchas personas son intolerantes a la lactosa y el consumo de leche está contraindicado en estos casos; se calcula que alrededor de un 15% de los españoles padece este inconveniente.

Los síntomas de este problema se manifiestan con espasmos abdominales, vómitos diarreas, propensión a los resfriados, infecciones respiratorias o problemas cutáneos; normalmente, el único tratamiento consiste en eliminar los lácteos y sus derivados.

Sin embargo la Dieta Mediterránea contiene cantidades moderadas de queso y yogur, alimentos en los cuales la lactosa ha sido parcialmente metabolizada y las consecuencias de la intolerancia han sido moderadas; estadísticamente, el consumo de lácteos ha aumentado con respecto al pasado y se duda que esto sea una evolución positiva.

De todos los lácteos, es el yogur el que presenta muchas ventajas y prácticamente carece de inconvenientes; de acuerdo a varias investigaciones, este alimento mejora la relación de lípidos en la sangre, protege la mucosa gástrica, mejora la inmunidad, la respuesta a las infecciones y reconstituye la flora intestinal deteriorada por el consumo de antibióticos y malos hábitos alimentarios.

Frutos secos, cereales y vino tinto

Los frutos secos (nueces, almendras, avellanas...), los cereales integrales (arroz, trigo...) y el buen vino tinto de nuestras tierras, completan un sistema de alimentación equilibrado y saludable.

Con estos ingredientes completamos abundantes dosis de antioxidantes, fibras, vitaminas y minerales que sostienen la fama de la Dieta Mediterránea como un inteligente estilo de vida.

Ventajas apreciables

La enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo desarrollado y con una tendencia  a serlo en el tercer mundo, a medida que estos países son influidos por las costumbres de las naciones más desarrolladas; al rescatar la Dieta Mediterránea y promocionarla entre la población, los expertos no dudan que las afecciones circulatorias y del corazón disminuirían significativamente.

Otras patologías que podrían controlarse mejor aún que en la actualidad, son la diabetes, el sobrepeso, la artritis, la hipertensión, el deterioro cognitivo o algunas variedades de cáncer; los avances en materia de nutrición, colocan a esta disciplina como una potente herramienta terapéutica y, ante las evidencias, la Dieta Mediterránea como uno de sus pilares más interesantes.

MAS INFO: http://buenasiembra.blogspot.com.ar/2014/12/la-dieta-mediterranea-y-la-juventud.html

Por Pablo de la Iglesia


SOLICITAR TEXTO DIGITAL GRATIS DE:  FUNDAMENTOS de LA SALUD Y EL BIENESTAR


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional