Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


LA MEDICINA DE LA ENERGIA- Caroline Myss

LA MEDICINA DE LA ENERGIA- Caroline Myss

Este libro le ofrece una guía del lenguaje de los chakras, más breve que mi libro anterior, Anatomía del espíritu, a fin de que se familiarice con el lenguaje de la energía y emprenda su propio proceso de curación. Si ha leído Anatomía del espíritu o The Creation af Health, puede utilizar esta revisión de los chakras para refrescar la memoria.

Los chakras están alineados vertical mente desde la base de la columna hasta la coronilla, para indicar que ascendemos hacia lo Divino a medida que aprendemos a dominar el influjo seductor del mundo material. En cada estadio, adquirimos una mayor comprensión de nuestro poder personal y espiritual, puesto que cada chakra representa una lección espiritual o un desafío común a todos los seres humanos.
 
Aunque el sistema de chakras se desarrolló en Oriente y constituyó la base para ciertas enseñanzas hindúes, budistas y racistas, los tipos de energía que describen se corresponden con la energía definida por los sefirot cabalísticos y por los sacramentos cristianos.

Al principio del libro, y de forma más exhaustiva al final, reviso el lenguaje de los chakras.
Describo diversas formas de utilizar su energía para sanar, y técnicas para el desarrollo de la visión simbólica.
Asimismo, presento un contexto simbólico más amplio orientado a la curación. Aunque no he escrito antes sobre este concepto, lo utilizo desde hace tiempo en mis talleres.

Dicho en pocas palabras: veo la historia de nuestra evolución espiritual como una sucesión de culturas de poder (o energía) que se corresponden aproximadamente con diferentes eras astrológicas. Una era astrológica dura unos dos mil cien años, durante los cuales la conciencia humana se desarrolla de nuevas formas. En cada una de esas eras existió un determinado tipo de energía dominante, la cual influía en la vida, la salud y la espiritualidad de las personas. Cada era ha aportado al conocimiento humano determinadas concepciones sobre la naturaleza de la realidad y el poder del espíritu, unas concepciones que aún hoy influyen en nuestra salud y en nuestra alma. A fin de ayudar al lector a comprender el tipo de poder o energía característico de cada una de esas eras, recurro al simbolismo de la astrología.

La capacidad de entender el poder y la energía de esas tres formas nos facilita una nueva percepción de las elecciones que hacemos a lo largo de nuestra vida, comprender cómo éstas influyen en nuestro espíritu y nuestra salud, y cómo podemos ayudamos a recobrar la salud y a recuperar nuestro espíritu.

En el desarrollo de la historia vemos un reflejo de nuestra propia evolución espiritual y nuestra necesidad de adaptarnos al cambio. Las dificultades y la enfermedad forman una parte integrante de nuestro desarrollo espiritual. De igual forma que, al analizar la historia del mundo, creamos un significado a partir de unos hechos aparentemente inconexos, también podemos crear un significado a partir de los problemas y los desafíos de nuestra vida cotidiana.

Mi intención, y esperanza, es que toda esta información procure al lector un medio a través del cual abordar la enfermedad sin temor y afrontar los cambios con coraje. Espero que este libro le ofrezca unos métodos novedosos y útiles de verse asimismo, los factores que amenazan su salud y su capacidad de sanar.

Mi deseo es que se vea a sí mismo en el contesto de la cultura actual, a fin de desarrollar la visión simbólica. De este modo, confío en que logre encender el fuego sanador que reside en lo más profundo del espíritu humano, el cual le guiará a lo largo del camino de su curación.

El fuego sanador, que se ha apoderado de nosotros como individuos, se halla también presente en todos los rincones del planeta; una fuerza mucho más poderosa que nosotros nos impulsa a curarnos a nosotros mismos, nuestra cultura y nuestro entorno; a convertirnos, en definitiva, en una especie consciente. Por este motivo muchos de nosotros deseamos estar sanos y tener plena conciencia propia, y no sentirnos frustrados por nuestra incapacidad de alcanzar esa meta. Quizás al comprender la dinámica de esta nueva cultura de la que formamos parte seamos capaces de convertirnos en unos seres humanos más sanos y empezar a cumplir nuestro destino.

Mientras enseño a las personas que asisten a mis talleres con el afán de sanar el lenguaje simbólico de los chakras. los sacramentos, el Árbol de la Vida y el contexto cultural que conduce a la curación personal, veo cómo ese lenguaje refuerza la creencia en la guía divina. Aprender a manejar esos símbolos metafísicos les ayuda a ponerse en contacto con la energía sanadora inherente a su espíritu.

Conocí a Ellie hace cuatro años en un taller terapéutico en Europa, durante una época en que yo estaba concentrándome en tas similitudes entre los sacramentos, el Árbol de la Vida y el sistema de chakras. No sabía que Ellie sería la primera persona con la que compartiría esta información.

Durante una conversación privada, Ellie me contó que desde hacía ocho años había tenido reiteradas experiencias con el cáncer. El primer tumor había aparecido en su pierna izquierda. Era un tumor pequeño y maligno, pero después de extirpárselo los médicos le aseguraron que habían frenado su desarrollo. Cuatro años más tarde, Ellie descubrió otro rumor en su brazo. Fue operada de nuevo y los médicos le dijeron que habían logrado frenar el desarrollo de ese tumor, al igual que el primero, pero su médico personal le recomendó que vigilara muy de cerca cualquier síntoma anómalo en su cuerpo. En la época en que nos conocimos, Ellie estaba recibiendo tratamiento para curar un tercer tumor, que había aparecido otra vez en su pierna, tres años después del segundo. Ellie sabía que este tumor también era maligno y se sentía aterrorizada puesto que, por más que procurara llevar una vida sana, no lograba evitar que se le reprodujeran los tumores cancerosos. Además, Ellie estaba obsesionada por el temor de que cada pequeño dolor, al margen de dónde estuviera localizado, pudiera ser un síntoma de otro tumor.

Ellie estaba profundamente confusa, porque sabía que hacía cuanto debía hacer para mantener limpio su organismo.
Si la dieta, el ejercicio, la terapia, el yoga y diversos tratamientos holistas no daban resultado, ¿qué le quedaba por hacer? ¿Existía un Dios que realmente nos escuchara? Y de ser así, ¿dónde estaba ese Dios en su vida?

Ha habido vanos momentos en mi trabajo cuando no he sabido encontrar las palabras adecuadas, y éste fue uno de ellos. Como no sabía qué decir, expliqué a Ellie que yo también me había hecho a menudo esas preguntas y nunca había recibido la respuesta de la manera en que la esperaba. Le dije que mientras trabajaba con mis clientes, Utilizando el sistema de chakras como mi único punto de referencia, con frecuencia había pensado que el modelo, aunque antiguo y sagrado, era incompleto. Entonces un día, cuando impartía clase a un grupo de alumnos, contemplé el modelo de siete círculos que había dibujado en la pizarra y en lugar de ver el sistema de chakras, me puse a pensar en los siete sacramentos cristianos.

Poco después tuve una intuición parecida sobre el Árbol de la Vida según aparece descrito en la cabala judía. Me maravilló la unión de esas tres tradiciones sagradas y el hecho de que la voz de lo Divino me mostrara el caudal de energía sagrada que pasa a través del cuerpo.

Describí a Ellie la unión de esas tres tradiciones espirituales y añadí que, para beneficiarse de su poder, debía contemplar su unión a través de una lente simbólica. Le pedí que interpretara el bautismo, el primer sacramento, como la representación,de su capacidad de contemplar su vida y las personas que formaban parte de ella, junto a su relación con la tierra, como un don que le había pedido que aceptara. Le propuse que añadiera no sólo el significado de Shekhinah, que representa una unión con la comunidad de la humanidad, sino la energía de Gaia, la fuerza vital de la naturaleza. Mientras yo hablaba Ellie cerró los ojos, y comprendí que escuchaba mis palabras con gran atención. Le pedí que sintiera esta conexión con la tierra y con su vida, y que la dirigiera hacia su primer chakra, con la imagen de que se estaba reconectando totalmente al sistema vital.

Continué esta descripción a través de los chakras restantes, y cuando treminé, Ellie se había sumido en un profundo estado de meditación. Al cabo de media hora abrió los ojos y dijo con calma: —No me había percatado de que mis experiencias con el cáncer estaban destruyendo más que mi cuerpo. No era consciente de  con la vida, no sólo preocuparme de sanar mi cáncer.

Ellie repitió esa visualización constantemente. Permaneció en contacto conmigo y, cada vez que me llamaba, me informaba de que sentía que su sistema físico se iba regenerado. Me explico que había dado una estructura a sus visualiza dones en la que pretendía incorporar el significado de las lecciones inherentes a cada chakra, sacramento y Sefirá del Árbol de la Vida. Me dijo que había decidido aplazar su intervención quirúrgica porque deseaba comprobar si su labor interna era capaz de producir un cambio en su cuerpo. En caso afirmativo, significaría que hahía conseguido romper el ciclo dé tumores cancerosos. Al cabo de un mes, el tumor empezó a dar muestras de disminuir; la señal que Ellie aguardaba. Se lo hizo extirpar, totalmente convencida de que el cáncer no volvería a reproducirse.

Aunque la de Ellie es una historia particularmente impresionante de la curación de una enfermedad física, se pueden curar muchas dolencias, tanto emocionales y espirituales como físicas.

Las historias que relato en este libro abarcan episodios cotidianos y casos excepcionales con numerosos grados intermedios; es posible que el lector vea reflejada, en alguno de ellos, su situación personal o su crisis vital.
Deseo asegurarle que aquí hallará algo que le facilite la curación.

SOLICITAR GRATIS EL TEXTO DIGITAL DE: LA MEDICINA DE LA ENERGIA- Caroline Myss


Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional