Buenasiembra

Contactar: en Cap. Fed.
(Bs. As.- Argentina)

Con La Sra. Martha  Magnin, herbolaria,

TEL (5411) 4922-8873 de 11 a 20 hs

o Celular :

11-59367728
11-31412844

Mail:buenasiembra@yahoo.com.ar


 

ESCUCHAR RADIO


La Cenuítica, el manual del universo...

La Cenuítica

El auténtico antivirus de la humanidad

y manual del universo y de todo científico


PRÓLOGO

Habrán pocas personas hoy a quienes no les haya llegado a sus oídos alguna de esas grandes verdades que rebotan a los cuatro vientos y por las cuatro esquinas de nuestro mundo.

Verdades que al escucharlas todos sentimos que las llevamos dentro y que no pertenecen a nadie más que a todos.

Las típicas verdades de siempre, verdades del ser humano, como la de que Dios está dentro de todos, o la de que todos somos parte de Dios, o la de que la vida es eterna y no tiene fin, o la de que el amor es bello y unido a la igualdad lo vence todo, a la de que no debemos de permitir que nadie se muera de hambre o por falta de cualquier otro recurso básico, pues ayudar a los necesitados nos hace sentir felices y libres,... o la de que todos debemos de tener los mismos derechos y privilegios.

Verdades que siempre nos maravillan cuando nosotros mismos o alguien nos las recuerda, llevándonos a expresar siempre el mismo sentimiento:

¡Si... así es,... así es! ¡Sí, sí,... ya sé eso que me dicen,... me suena tanto,... es algo que siempre he sabido!

Hay quienes al oír estas verdades comunes de siempre se cierran a quien se las comunica cuando este solo reconoce que la verdad está en él mismo de modo exclusivo, pero no en el otro, el cual, por eso, para no perder su propio ser y no sentirse manipulado, huye de quien le habla,... e incluso puede llegar a reaccionar en contra de él de modo violento, hasta límites insospechados, tal como la historia lo ha demostrado tantas veces.

La violencia nunca es justificable, pero si la autodefensa hacia quien nos intenta manipular y desposeernos de nuestra propia libertad.

He aquí el gran dilema: ¿Cómo compartir y disfrutar de la verdad universal junto a los demás sin manipular ni sentirse manipulado?

Yo soy testigo de que es posible hacerlo, tan solo haciendo uso de un poco de esfuerzo, tacto y sensibilidad.
Un día, siendo aún niños, Fernandito se sentó frente a mí y me comunicó la verdad que él había descubierto acerca del universo.

Me maravillé al escucharle, me hizo sentir que esa verdad también estaba en mi igual que en él, y me pidió que le hablase de ella. Él también se maravilló al escucharme y reconoció la verdad que está en mi al igual que yo había reconocido la verdad que está en él.

Su postura ante mí no era la de un salvador jerárquico y exclusivo, no me dijo que yo era un niño malo, ni que debía de desprenderme de mi identidad para que él me diera una nueva dirigida por él, no me hizo sentir mal con eso, ni tampoco remarcando mis defectos personales, al contrario, tan solo se fijo en mis cosas buenas y cualidades verdaderas, y me pidió mis frutos, diciéndome que él los necesitaba igual que yo los suyos.

Potenció mi ser, mi autoconfianza, mi identidad, mis emociones, mi mente y mi cuerpo, me hizo sentir yo mismo, feliz y libre, y me hizo sonreír.

Finalmente nos abrazamos como buenos amigos, como hermanos y seres iguales, uniendo y compartiendo la plenitud de nuestro ser y de nuestros frutos, de igual a igual. Los dos nos sentíamos muy bien.

Cuando nos despedimos para regresar a nuestros hogares, él me dio las gracias. Igual como yo se las di a él.
¿Qué pasó? Fuese lo que fuese, era bueno y nos hizo sentir bien.

Fernandito no era un dirigente jerárquico, sino igualitario,... no hacía sentir a nadie inferior y manipulado sino un igual.
Aunque él dedicaba su tiempo al estudio de la verdad universal, de la igualdad y de su práctica, por eso su función era la de dirigir. Él era el jefe de los niños de nuestra calle.

Los demás niños dedicábamos el tiempo a otras cosas, y nuestras funciones eran distintas, aunque tal como él decía, los frutos de nuestras funciones eran igual de valiosos para todos que el fruto de su función.

Sus derechos y privilegios eran exactamente iguales que los nuestros, y él estaba dispuesto siempre a ceder su cargo de dirigente a quien con su estudio en cualquier momento se acercase más que él al enunciado de los estatutos igualitarios, el cual, tal como él también decía, sería reconocido directamente por todos.

Fernandito era un buen dirigente igualitario, tal como él decía, un Ito,... era el presidente del grupo de amigos de la calle donde vivíamos.

Sus enseñanzas no solo eran sociales sino también científicas. Con lo cual él podía demostrar que sí que había dedicado gran parte de su tiempo al estudio de la verdad universal que todos tenemos dentro.

En su lado científico él estudio los ciclos evolutivos y las esencias que los componen, y elaboró una nueva ciencia a la que llamó la Cenuítica, con la que descubrió la fórmula matemática que da forma a los distintos aspectos físicos de los diversos pueblos que habitan en nuestro mundo.

En su lado social, demostró que la armonía entre todos los seres humanos es posible, y nos transmitió la ilusión de ir a juntarnos con los niños de las otras calles, para que no nos peleemos nunca más, y que hagamos las paces con ellos y con los presidentes que los dirigen, para que estos y sus dirigidos sean buenos presidentes y buenos niños, que jueguen juntos, compartiendo sus juguetes con igualdad y armonía, para que sus padres también se sientan orgullosos de ellos.

ORIGEN DE LA CENUÍTICA

PRESENTACIÓN DE UNA NUEVA CIENCIA

Quizás este sea uno de los pocos artículos de Cenuítica existentes en la Web.

Intentaré resumir el significado de este término que a muchos les sonará a nuevo. Denominada en su día como Ibérica o Ciencia Ibera Primitiva (CIP) fue creada y desarrollada por un niño de 13 años que hacia mediados de los años setenta empezó a comunicar lo que pensaba acerca del origen del universo, creando una nueva y original escuela de filosofía compuesta por niños y jóvenes de la comarca de Denia (Alicante) en donde vivía él, Fernandito, tal como era llamado por todos. Éste era un niño como otro que iba al colegio y salía a jugar a la calle con los amigos.

La ciencia Cenuítica brotó de él espontáneamente a través de fuertes y repentinas inspiraciones que le llenaban de éxtasis y comprensión del universo, llevándole a escribir inmediatamente todo lo que veía y comprendía con la finalidad de poder ofrecerlo a los demás. El fuerte contenido igualitario de sus escritos no permitió la sectarización de su actividad, que se desarrolló de forma silenciosa y discreta entre algunos de sus amigos y conocidos sin que el resto de la población llegará a percibir ni la más mínima señal de lo que estaba pasando en ese grupo de niños y adolescentes.

Fernandito fue un niño que comprendió la existencia y el universo partiendo de cero, de sí mismo, elaborando su propia ciencia a la que llamó la Cenuítica. Sin considerarse ningún elegido, o llevado por hechos prodigiosos o sobrenaturales, ni enviado por los extraterrestres, ni nada similar, Fernandito continuamente decía que esa misma inspiración suya la puede tener todo el que quiera, para lo cual tan solo necesita un poco de ganas de hacerlo y de concentración.

Él pedía a quienes le escuchaban que se esforzaran en tener esa misma inspiración y les mostraba su deseo de recibir de ellos el fruto de sus respectivas experiencias, sus palabras acerca de la vida y del universo, igual como Fernandito les ofrecía también a ellos No quería monopolizar esa experiencia sino compartirla con los demás de igual a igual y como un igual, expresando que su interés no estaba en el origen por donde esta experiencia de comprensión pudiera venir en un momento dado a través de uno o de otro, sino en la experiencia misma, viniera esta por donde viniera en cada momento, o bien a través de las

meditaciones o palabras de uno o de otro. Por lo que todos debíamos de esforzarnos en tener esa inspiración y escuchar al universo por nosotros mismos, tanto Fernandito como los demás, para mantener siempre libre y fresca la experiencia, para que esta no quedase enganchada y atorada en la fuente por la que brota en un momento dado, en alguna persona que hable de ella en cualquier instante, ni siquiera en el mismo Fernandito, tal como él decía: ¨Todos juntos en la experiencia y la experiencia en todos, con igualdad ...¨

El caso es que todos, igual como Fernandito, pudimos sentir esa experiencia y aparte de la comprensión intelectual que nos daba a todos puedo decir con certeza que es la sensación más maravillosa e indescriptible que he sentido nunca.

Fernandito mencionaba muy seguido que en el mundo hay muchos Fernanditos o personas que igual que él han recibido esa misma inspiración,
aunque también añadía que esa inspiración potencialmente presente en todos, hoy tiene la misma naturaleza en todos y nos conduce a todos a un mismo lugar, punto de encuentro o trabajo común y colectivo que es la creación de una sociedad humana cada vez más justa e igualitaria.

Esa es la meta común y actual del colectivo humano, lo cual nos lleva a decir con seguridad que hoy quien persiga esa meta igualitaria y colectiva, podrá sentir el éxtasis de la inspiración que mencionaba Fernandito, podrá estar Ahí, tal como Fernandito decía, podrá sentirse un ser libre e independiente, sano y feliz. Y quien hoy no persiga esa meta igualitaria, no estará Ahí.
........

Todo este conjunto de palabras, conceptos y fórmulas nuevas agrupados en la ciencia Cenuítica nos hará más fácil a todos tanto el estudiar, como el comprender y el aplicar el sistema igualitario en nuestro mundo. Desde luego sin violencia, sino de modo pacífico y natural tal como este debe de llegar como una nueva faceta evolutiva de la humanidad.

La Cenuítica es fundamentalísima para poder comprender el mundo en el que estamos y facilitar así tanto las relaciones humanas como el desarrollo tecnológico. Las fórmulas Cenuíticas que presenta van desde el concepto más simple hasta el entramado más complejo ante el cual se hace necesaria la presencia de los ordenadores para poder despejar sus incógnitas.

La Cenuítica es la ciencia que estudia las esencias presentes en el mundo en el que estamos y su forma de agruparse entre sí. Tal como Fernandito las llamaba, la primera esencia es la C, la segunda la F, la tercera la S y la cuarta la E.

CUANDO LA ILUSIÓN DE UN NIÑO ES FILOSOFAR

Fernandito descubrió una ciencia nueva sin conexión con ninguna otra ya existente y construida por él a partir de cero.

Sintiendo la fascinación continua, el calor y la luz de un tesoro hallado por él mismo y con la ilusión infantil de poder ponerlo al servicio de un mundo que ya cargado de viejas ideologías está en espera de la auténtica raíz de la ciencia humana que ahora Fernandito tenía para ofrecer, con un nuevo nombre que él mismo le puso: La Cenuítica.

Un nuevo tema para el mundo, con el que Fernandito llenaba de escritos y de fórmulas su libretita de apuntes, plasmando en ella su chorro de inspiración infantil incontenible y continua, que formaba párrafos de múltiples formas y colores, intentando fotografiar de modo repentino su captación momentánea y personal del mundo que le rodeaba.

¿Qué sucede cuando la afición de un niño es filosofar? Fernandito es un ejemplo de ello.

Él ha escrito todo esto muy despacito sumido en un completo estado de éxtasis natural al cual él le llama el éxtasis del Ahí y nos invita a que todos lo sintamos. Para lo cual, como él dice, hay que leerlo muy despacito, intentando comprender cada palabra, cada punto y cada coma.

Su finalidad es transmitir lo que siente además de lo que comprende, para lo cual se ha esforzado en su trabajo tras la unión de su mente y su corazón y pide lo mismo al lector, un esfuerzo de trabajo en la lectura de sus textos, para poder recibir tanto el mensaje como el sentimiento que él transmite a través de ellos.

UN ESTUDIO PROFUNDO DE NUESTRO MUNDO Y UNA LIBERACIÓN DEL ÉXTASIS DE TODOS

La Historia de las Esencias, como libro, es un estudio exhaustivo y profundo del norte y del sur y de todos las distintas partes en las que se pueda dividir nuestro mundo, mostrando tanto la forma de ser como el aspecto físico de cada una de ellas.

La Historia de las Esencias muestra que la divinidad está dentro de todos nosotros y que forma parte de nuestra naturaleza humana y que todos podemos contactarnos con esa faceta humana y divina que nos corresponde a todos por igual y dirigirnos desde ella a los demás con toda la sabiduría y el amor que esa naturaleza humana, natural y divina de dentro de todos tiene para ofrecer a nuestro mundo y a su gente.

Para lo cual tan solo debemos de desearlo, pues todos tenemos esa posibilidad de hacerlo por nosotros mismos, sin ningún tipo de iniciaciones o ceremonias sobrenaturales.

La divinidad es de todos, es humana y es natural.

Tal como Fernandito hizo al conectarse por él mismo con esa naturaleza humana y divina del interior de él y de todos y con su éxtasis, al cual él le llama el éxtasis del Ahí, declarándolo como el auténtico éxtasis 100% gratis y libre de la humanidad e invitando desde ese lugar a todos para que hagan lo mismo que él y que se conecten por ellos mismos con esa naturaleza, humana y divina que está dentro de ellos y con su éxtasis que está tan solo esperándoles como un tesoro que corresponde a todos por igual, al cual todos podemos llegar y tenerlo.

Tal como Fernandito hizo y llama a todos para que también lo disfruten como él, como seres iguales que somos y debemos de ser con los mismos derechos y privilegios.

A través de sus palabras Fernandito da siempre el mismo mensaje básico: ¡Venid y disfrutar de este tesoro que es de todos! Fernandito es una especie de `El Zorro justiciero` o de `bandolerillo eclesial`, que entra furtivamente en los templos para sacar de ellos el tesoro del éxtasis y de las parcelas de cielo acaparadas, que pertenecen a los seres inocentes de la humanidad, y las devuelve a todos ellos, fortaleciendo a su vez su autodefensa para que nadie les vuelva a quitar nada de lo que les pertenece por herencia natural.

La Historia de las Esencias también es un libro que potencia y dinamiza en la gente la propia libertad, la identidad, la autoestima, la autoayuda y el auto conocimiento. En la Historia de las Esencias Fernandito muestra la conexión con la
doctrina igualitaria que todos tenemos dentro y de modo igualitario invita a todos a activarla y a compartirla con él y con todos de igual a igual.

EL GRAN PASO DE LA JERARQUÍA A LA IGUALDAD ....

MAS INFO: http://buenasiembra.com.ar/esoterismo/profecias/interpretacion-de-los-agroglifos-1287.html

Bajar GRATIS EL TEXTO DIGITAL DE La CENUITICA,( una nueva ciencia igualitaria...)  

o Solicitar Gratis





Buenasiembra | 2001-2009 | Quienes Somos | Contactenos

Valid XHTML 1.0 Transitional